Columnas

La mejor semana del año

Siete días de cultura pop en diez comprimidos masticables y con buen sabor

Ha sido la mejor semana del año por diversas razones. Una, el nuevo tema de AlunaGeorge. Pero también el Oscar a Jennifer Lawrence, el álbum de Shout Out Louds y, para variar un poco, el nuevo capítulo de “Girls”. Los últimos siete días pop han ido un poco así.

“You were old skool, I was on the new shit” (Charli XCX, “You – Ha Ha Ha”)

No sé ustedes, pero uno empieza a estar cansado de salir por las noches y sentirse como el prota de “Life on Mars”, repentinamente de vuelta en el pasado, en una dimensión temporal extraña y paralela a caballo de los 80, los 90 y, en menor medida, los dosmiles. Me explico: si nos guiamos por la banda sonora de la amplia mayoría de discotecas indie del planeta, 2013 es todavía un horizonte lejano. A nadie le amarga un poco de nostalgia, pero escuchar seguidas, viernes a viernes, las canciones que bailaste en el FIB del diluvio desespera a cualquiera. Bueno, a mí me desespera.

Nunca pensé que iba a cogerle manía a los Smiths, pero estas sesiones sin apenas espacio para la actualidad más excitante lo están logrando. Sé que la culpa no es de los DJs, sino más bien de los patrones, con temor a que el público salga corriendo si no reconoce un tema al primer acorde: “ Love Will Tear Us Apart”, “ Take Me Out”, “ Ruby”, “ Song 2”, etcétera. Por el bien de la humanidad melómana, dejen a los DJs mostrar sus últimas corazonadas. Que el público se acostumbre a, qué sé yo, Ra Ra Riot, Local Natives, John Talabot, algo de música negra –territorio al parecer prohibido en las indie disco nacionales– y, en definitiva, el mágico placer de descubrir canciones. Me cuesta un poco respetar esos clubs donde no tengo que usar Shazam al menos una vez por noche.

J-Law is the law

ABC promovió la emisión de los Oscar con este lema: “ ¡Finalmente! ¡Unos Oscar que los tíos pueden disfrutar!”. ¿Qué tíos? Solo los fans de Seth MacFarlane, quien se ha hecho un nombre a base de vulgarizar con incorrección bastante previsible el legado satírico de “Los Simpson”. Personalmente, disfruté menos que cero con su presentación del primer “Saturday Night Live” de la última temporada –algo así como un ensayo para esto–, y en su labor de anfitrión de los premios de Hollywood me resultó igual de desafortunado que de costumbre. No solo por la elección de sus objetivos –el género femenino, en especial–, sino por la eficacia relativa de sus misiles.

De esta última entrega de los Oscar se recordarán escasos Grandes Momentos, de hecho casi ninguno. Que la Academia quisiera convencernos con un medley interminable del buen momento del musical –really?– es un chiste. Ganó un filme respetable pero por el que cuesta entusiasmarse, apasionarse. Personalmente me quedo con las apariciones de tres de las, quizás, mejores personas del planeta Tierra. Ang Lee, siempre tan abrazable, con un discurso en absoluto ensayado, no como el de la princesa postiza Anne Hathaway. Daniel Day Lewis, haciendo chistes. Y por supuesto, Jennifer Lawrence, quien tropezó y se levantó y se rió de sí misma con toda esa naturalidad que la caracteriza y hace diosa.

Jack Nicholson también es fan, obviamente. Momento stalker de antología.

La mejor película… ever, parte 2

J-Law es tan encantadora que le perdonamos que, por su culpa, Jessica Chastain se fuera a casa con las manos vacías. Poco importa: la Sra. O’Brien de Malick seguirá estando en todas partes, en las paradas de autobús (gracias, YSL) y todas las películas, lo que incluye “Movie, The Movie 2V”, nuevo asalto de Jimmy Kimmel al estado de Hollywood por la vía del humor absurdo. Siete minutos con Gerard Butler como Liam Neeson, un falso Alvin de “Alvin y Las Ardillas”, la muerte de Bruno Mars y, en fin (dejaré los spoilers), toda la locura imaginable. Gracias a Sandrinne Gingembre por la sugerencia.

Momento ‘Girls’

Video Games”, otro capítulo brillante (y van unos cuantos) de la segunda temporada de “Girls”. Como el controvertido “ One Man’s Trash”, dirigido por Richard Shepard, con la elegancia y el poder hipnótico que eso conlleva. Episodio casi gemelo, en cuanto a ritmo y aislamiento ambiental, de “ The Return”, el del viaje de Hannah a Michigan por el 30º aniversario de la boda de sus padres. Aquí es Jessa quien regresa a casa; de su padre (tremendo Ben Mendelsohn), para ser precisos. Quiere comprobar si el indescifrable mensaje de texto que ha recibido de su progenitor (“butt text”, como aprenderemos) es una señal de alguna voluntad de reconciliación.

Quienes acusan a “Girls” de serie “onanista” para el exclusivo lucimiento/exhibicionismo de Lena/Hannah tienen aquí otra muestra de su error. Si el episodio “ It’s a Shame About Ray” incidía (emotivamente) en la relación entre Ray y Shosh, y “ Boys” abordaba el breve bromance entre éste y Adam, “Video Games” cedió gran parte de su tiempo a Jessa y sus solitarias circunstancias: Jessa trascendiendo su cliché, mostrando sus fracturas, arrancándose un dolor antiguo en ese diálogo memorable con su padre en los columpios.

Jessa: “ Y actuas como si quisieras que viniera a verte, pero no sabes cómo tenerme aquí. No sabes siquiera enfrentarte a ello. Ni siquiera puedes tener una conversación conmigo”.

También hubo humor (del “sexit” pasamos a la “sexcapade”), pero de nuevo nos encontramos ante un episodio en el que gana el pathos. En los próximos Emmy, ¿volverá “Girls” a competir como comedia?

Vote Charlie

Del agente provocador Charlie Brooker suelen comentarse sus brillantes gérmenes argumentales, su lúcido humor satírico, pero no tanto su capacidad –hasta hace poco ignota– para escribir los relatos amorosos más originales y dolorosas que se recuerdan en tiempo. “ The Waldo Moment”, tercera y última entrega de esta temporada de “Black Mirror”, parte de una idea brillante, la del avatar animado convertido en líder político, para incidir en un tema ya tratado en “ The National Anthem”: la indefensión política ante las nuevas tecnologías y, en particular, los nuevos canales de expansión de la información. Pero queda, sobre todo (vienen spoilers), una historia de amor truncada por una campaña y un colapso televisado que ríanse ustedes de Paddy Chayefsky al comienzo de “ Network, un mundo implacable”.

Si “Black Mirror” ha resultado, en cada capítulo, una experiencia tan satisfactoria y resonante, es por la capacidad de Brooker para ir más allá de una idea ingeniosa y encontrar la forma de hacer que nos importe realmente. Con una economía poética, además, propia del mejor escritor del mundo. El romance de “The Waldo Moment” se sella en apenas una frase (“ No he sido feliz en un tiempo, y esto es bueno, ¿sabes?”) y se cierra con otra (“ Mira, no puedo, estando con esto, no puedo verte”). Así de genial.

El pop era esto

Los aspirantes a estrellas del pop (indie) del 2013 tienen listón a superar en “Optica”, el nuevo disco de los suecos Shout Out Louds. Arranca simplemente agradable (“ Sugar”), pero enseguida llega “Illusions” para obrar su magia y animarte a salir de casa, compartir algo con seres humanos de carne y hueso, aunque sea con esta lluvia que de momento no cesa. El pop era esto: tres minutos, cuatro a lo sumo, de felicidad. En “ Optica” hay minutos terapéuticos de sobra: “ Illusions”, la neworderiana “ 14th Of July”, “ Walking in Your Footsteps” o una final y emotiva “ Destroy” con vientos que pueden dirigirnos hacia la épica tranquila de The National. Sin olvidar, claro, la insuperable “ Hermila”, too sexy, too beautiful.

Solo una imagen

20 amigos han cambiado su foto de perfil”. Y de esos 20, 20 han usado la misma. ¿Cuál? ¿Cuál va a ser? Los (ya icónicos) cascos de Daft Punk, que han sustituido al logo del dúo en su página oficial. Debajo a la derecha, un poco más pequeño, el de su nuevo sello Columbia. Algo de sonido, un pequeño bucle, un beat, no habría estado de más para acompañar a esta imagen teaser, pero nos conformamos. Y nos excitamos.

La seriedad de CHVRCHES

Una de las lecturas que más he disfrutado estos días, en lo que a prensa pop se refiere, es esta entrevista a CHVRCHES en Pitchfork. Desconocía la procedencia de los componentes masculinos –Iain Cook, de 38, tocaba en Aereogramme y Martin Doherty, 30, era músico de directo de The Twilight Sad– y el nivel lectivo de Lauren Mayberry, 25, licenciada en derecho y con máster en periodismo. Aparte de datos biográficos, la pieza revela la seriedad con que CHVRCHES abordan esto de la música pop: “ Alguien me dijo una vez que a nadie le importan una mierda las letras en las canciones pop, pero encuentro eso muy ofensivo porque yo siempre las escucho”.

Aquí su “ Recover”, una canción muy seria.

La escuela “O.C.”

Se habla a menudo del impacto de Pitchfork en el mundo musical tal y como lo conocemos, su difusión de la música alternativa, cómo la ha legitimado, etcétera, pero ¿y “O.C.”? Sí, aquella serie con Mischa Barton y Rachel Bilson como BFFs. Toda una generación (o varias) descubrió en “O.C.” a grupos como Band Of Horses, Modest Mouse, Pinback o, por supuesto, Death Cab For Cutie, grupo favorito del über indie Seth (Adam Brody). La lista de canciones aparecidas en la serie puede chequearse aquí e impresiona bastante.

Todo esto viene a cuento de Atlas Genius y su recién aparecido debut largo, “When It Was Now”, que quizá debió llamarse “When It Was Then”. Parece un disco concebido enteramente bajo la influencia de “O.C.” y su banda sonora, como soñando con salir en la serie, aunque por desgracia ya no esté en antena. Hay canciones notables pero una en particular, “ Trojans”, es un hit inhumano: una combinación formidable de Death Cab For Cutie –ese ritmo del comienzo–, los mejores Phoenix y, mirando más atrás en el tiempo, The Police. Resistirse a ella es inútil.

Melody Prochet > Melody a secas

Tras proyectos como My Bee’s Garden y The Narcoleptic Dancers, Melody Prochet ha encontrado, por fin, su voz más personal e hipnótica con Melody’s Echo Chamber, ese proyecto de pop ensoñador/psicodélico con Kevin Parker de Tame Impala como cerebro en la sombra. “ I Follow You” es insuperable, pero poco a poco otros temas del debut homónimo han ido encontrando su hueco en nuestros corazones. Uno de ellos es el single “ Crystallized”, ahora con magnífico vídeo de Zaiba Jabbar, cineasta ligada a música y moda a la que debemos piezas para Tiny Dancer y Little Boots. Atención a cómo se apropia de los loops del tema.

La canción del año de esta semana

Es para AlunaGeorge y “ Attracting Flies”, último adelanto del álbum “Body Music”, previsto para junio. El dúo no sabe equivocarse. Algunos todavía estamos con “ White Noise”, su colaboración con Disclosure, en un bucle sin final del que no sabemos cómo salir, ni tampoco queremos. Pero ahora podemos alternar el “ just noise / white noise” con el “little grey fairytales / and little white lies” de esta joya de R&B futurible.

Next: El primer disco de Rhye, el segundo de Youth Lagoon, el probable desastre de “Red Widow” y otros siete motivos para estar vivo, aunque vivas en España.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar