Columnas

La mejor semana del año

Siete días de cultura pop en diez comprimidos masticables y con buen sabor

Esta ha sido la mejor semana del año, sin discusión. Tiene algo de triste, por el fin de “Fringe”, pero también mucho de excitante gracias a las nuevas dosis de “Girls”, “The Following”, el ¿esperado? estreno de “Gossip Girl Acapulpo”, la música de Toro y Moi (y el playback de Beyoncé), más la guinda del cartel de Primavera Sound 2013. Y ojo, que esto irá a mejor.

“I wish I could be there / See you everyday / I don’t have to call you”

(“Cola”, Toro Y Moi)

“Trabaja en una estrategia”, le dice el Dr. Patel (Anupam Kher) a Pat Solatano (Bradley Cooper), en fase de recuperación de una crisis mental, en “Silver Linings Playbook” (deben perdonarme, señores distribuidores, pero me niego a utilizar la absurda traducción española del título). Es un momento emocionante en el que casi cualquiera podría reconocerse: ¿quién no se ha sentido alguna vez, bipolar o no, como Solatano, en un momento de total desorientación? La vida de hoy, estimulante como puede ser, también es exigente; y la infelicidad se presenta a cada vuelta de la esquina. Uno puede trabajar en una estrategia, o simplemente no parar nunca, como una vez me dijo Philip Glass… Los planes a largo plazo también funcionan. Tener un objetivo. Esta semana –la mejor del año, de nuevo– la gente del Primavera Sound anunció un horizonte en el que apoyarse, varios días con nombres salvavidas como The Postal Service, Phoenix, Solange, Grizzly Bear y otros miles. Gracias, Primavera Sound. De veras. Durante cuatro meses vamos a soñar con esto.

Pero “La Gala” y su despliegue de nombres no son lo único que hacen de esta semana la mejor del año. Aquí van otros 10 motivos.

“It’s been quite a journey”

De todas las series fantásticas que trataron de seguir la estela de “Perdidos”, “Fringe (Al Límite)” había sido la más longeva, en parte por la movilización de los fringies tras aquel traslado a la fatídica noche de Fox de los viernes –donde antes habían “muerto” “Firefly”, “Wonderfalls”, “Terminator: las Crónicas de Sarah Connor” y “Dollhouse”– en su temporada 3. Pero nada tan ambicioso e infinito, tan amigo del “todo es posible”, puede durar.

En la madrugada del viernes al sábado, un puñado de fieles dimos la triste despedida a esta serie imposible, a la vez un procedimental de episodios autoconclusivos, una mitología en perpetuo crecimiento y un drama familiar/romántico bigger than the universe. Como decía el memorable mad doctor Walter en el penúltimo capítulo, “The Boy Must Live”: “It’s been quite a journey”. Y uno plagado de demasiados momentos memorables para resaltar solo uno, pero voy a apostar por cierto momento de la segunda temporada: aquel en que, aprovechando un flash-back para visitar a Walter y su melancólico hijo Peter en los 80, los créditos iniciales fueron tuneados para asimilar la idea de futuro de la época. Cuidado con ese tema principal en clave casiotónica.

#GGAA

Para quienes ya echan de menos “Gossip Girl”, hay buenas noticias (o no): este verano podremos disfrutar (o no) de “Gossip Girl Acapulco”, es decir, la versión mejicana del culebrón juvenil de Savage & Schwartz. Los mismos personajes, aunque con diferente nombre y, claro, intérprete se darán cita en lo que parece el placer culpable definitivo del 2013. ¿Y he dicho ya que se estrena en verano, estación ideal para dejar las neuronas en punto muerto? Olvídense de Chuck Bass, que aquí llega Max Zaga. No se pierdan el tráiler.

Las revistas aún importan

Sobre todo si se parecen, aunque sea mínimamente, a Apology, nueva publicación cuatrimestral con 250 páginas de literatura, entrevistas, ensayos, humor, fotografía y arte; en otras palabras, casi todo lo que vale la pena en este putrefacto mundo. En su primer número incluye un relato de Bill Callahan (el hombre antes conocido como Smog); las preguntas del novelista Frederick Exley ( “Desventuras de un Fanático del Deporte”) a la leyenda feminista Gloria Steinem; ensayos fotográficos de Ryan McGinley y Roe Ethridge; o una extensa entrevista con el dúo cómico de culto Tim and Eric, incluyendo retratos de Terry Richardson. Producto exquisito para leer, mirar, pensar y, por qué no, decorar la mesa del café. No escribe Amy Martin, pero todo no puede ser.

¡Ah!, no la busquen todavía en Twitter o Facebook. Su editor Jesse Pearson (ex Vice) explica que “todavía no ha decidido si esos Goliaths del networking social son maléficos o no; o, dicho de otro modo, hasta qué punto son maléficos”. Búsquenla mejor aquí.

Mega-megalomanía

A las 18:48 del sábado se ponía en marcha Mega, el nuevo servicio de alojamiento de archivos del mesías del “todo gratis” Kim Dotcom. El nuevo Mega se presenta como una versión menos pérfida de Megaupload –no se podrá hacer búsqueda de archivos–, pero todos sabemos para qué lo usará la gente, y no, no nos referimos a datos personales. 250.000 personas se registraron en solo dos horas, suponemos que ávidas de tener una nube donde hacer flotar sus fotos de vacaciones. Pero el éxito ha acabado siendo una losa para el megalómano Dotcom. La web tiene problemas para manejar tanta ansia de guardar. El martes, el neozelandés de adopción pedía disculpas en Twitter por el “pobre servicio” y dijo que la “launch party” –debajo, su speech para la ocasión– había disparado las expectativas. “Lección aprendida”, escribió. “Nada de evento lujoso de lanzamiento para Megabox”. Sí, en seis meses Dotcom contraatacará con su servicio musical Megabox, una aparente salvación para todos los músicos del planeta, que cobrarían directamente el 90% de las ventas. ¿Resultará que al final Dotcom será no solo inocente, sino un verdadero benefactor?

Siempre ellas por aquí

“¿De nuevo tributo a Hannah, Marnie, Shosh y la esposa hippie?”, se preguntarán algunos. Sí, otra vez. Es lógico hablar de “GIRLS” porque, mientras está en antena, contribuye claramente a hacer de cada semana la mejor del año. “I Get Ideas” tuvo momentos hilarantes: toda la conversación sobre bañar cerdos entre Ray y Shosh, o cómo ellos mismos quitaron a Marnie de la cabeza la idea de ser modelo. Pero fue sobre todo un episodio de melancolía implacable (de esa que te acompaña después de acabar los créditos, e incluso al despertar el día siguiente). Capítulo de rupturas (aquí vienen spoilers): Hannah echó de su vida tanto a Sandy como a, ¿definitivamente?, Adam, en un final que pudo verse como comedia absurda pero también (así lo vi yo) drama desesperado. ¿Dos personas no hace tanto unidas en cuerpo y alma optando por ponerse mutuas órdenes de alejamiento? Dolor, dolor feroz.

Pero quedémonos con la parte divertida.

La película de la semana

También el personaje de Bradley Cooper en “Silver Linings Playbook”, que hoy llega a la cartelera, tiene una orden de alejamiento, en su caso de su ex esposa. Por suerte –o desgracia: ella tampoco es estable–, aparece en su vida Tiffany (Jennifer Lawrence), quien lo distrae un poco del pasado con su evidente belleza y también con su depresión y rabia. “Silver Linings Playbook” es un drama screwball, si podemos hablar de un subgénero así. Diálogos veloces y brillantes entre la risa y el pathos; locura y melancolía. Al filme que más me recuerda es “Punch-Drunk Love”, de Paul Thomas Anderson, aunque “Silver Linings Playbook” es su propia bestia y, si no fuera por la existencia de “Zero Dark Thirty”, quizá mi favorita para ganar el Oscar a la mejor película. Que Bret Easton Ellis ha dicho que se llevará.

"Lincoln" and "Zero Dark Thirty" are both vaguely Republican which is why "Silver Linings Playbook" will win the Oscar for Best Picture...

— Bret Easton Ellis (@BretEastonEllis) enero 24, 2013

Si por mí fuera, al menos el Oscar al mejor guión se llevaba. Y por qué no, también su dúo protagonista podría llevarse las estatuillas sin sentimiento de culpa: Jennifer Lawrence rompe preconcepciones sobre ella –convence a nivel dramático incluso más que en “Winter’s Bone”– y Bradley Cooper nos hace sentir gloriosamente a todos los que apostamos por él desde su rol del gran Will Tippin en la megaserie “Alias”.

Chaz y moi

Chaz Bundick ama el pop y quería hacer un disco de pop para todos los públicos. Pero le ha vuelto a salir, para bien o para mal, un disco de pop único y personal, colindante ahora con el lado house que desarrolla bajo el alias de Les Sins. El recién publicado Anything In Return es su disco más bailable, pero también un disco de pura tristeza sin cortar, como demuestra la llamada al entendimiento entre enamorados de “So Many Details” (ese repetido “What happened to us?”), el lamento por la distancia de “Cola” ( “I wish I could be there / See you everyday / I don’t have to call you”) o esa incertidumbre en “Say That” ( “Cause I can’t decide / if you are my love”). El videoclip de esta última, obra de HARRYS (como el de “So Many Details”), es una delicia: véase, por favor, a Bundick ensayando solitariamente en el bosque los mejores pasos de sábado noche. Tenía razón Tyler The Creator al decir esta semana en Twitter ( all caps): “TORO Y MOI IS THE FUCKING BEST”.

Beyoncégate

¿Quién cometió la peor traición, Lance Armstrong o Beyoncé?, se preguntan en Estados Unidos. La duda sobre si la hermana mayor de Solange hizo o no un Vaquerizo –es decir, si cantó o no en playback– se ha convertido en tema de conversación con aparente mayor interés que la guerra en Siria y las muertes por cólera en Guantánamo. Última actualización: un oficial anónimo de la inauguración ha asegurado a la CNN que Beyoncé “no cantó en directo”. También dijo: “Como no tenía tiempo de ensayar con la banda marine, decidió usar su grabación con la banda marine. Fue todo cosa de Beyoncé”. Si no han visto la polémica emisión, debajo pueden hacerlo.

Adicción a la vista

Admitámoslo, “The Following” no tiene un piloto perfecto: faltan imágenes –no tiene el nivel en este sentido de una serie de cable–, las alusiones a la obra de Poe son un poco simplonas y a la vez pomposas, los sustos son de manual… Pero también es cierto que el capítulo funciona e inquieta, en parte por romper las expectativas en cuanto a su historia (al fin y al cabo, Kevin Williamson, su creador, también escribió el retorcido, divertido laberinto “Scream”). Sorprende (ojo, vienen spoilers) la eliminación de un personaje, en apariencia, importante en el primer episodio, igual que la captura del asesino. En apariencia la serie crece hasta niveles tóxicos de paranoia porque no habla de un asesino, sino de uno y miles, los seguidores (“the following”) de Joe Carroll, repartidos por el mundo bajo la guisa de gente normal. Una historia de violencia, caos y terror, definida como una “24” con “serial killers” en lugar de terroristas. Enganche serio a la vista.

Debajo, el tráiler del próximo episodio.

La canción del año de esta semana

La competición estaba dura: la colaboración de Disclosure con AlunaGeorge ( “White Noise”), CUALQUIER extracto del “Home” de Nosaj Thing, “She Sleeps” (FaltyDL)… Pero al final han sido Blue Hawaii quienes se han quedado con el honor gracias a “Try to Be”, una maravilla de pop moderno con piezas frágiles bailando en tensa armonía. En mi cabeza en bucle, ese estribillo: “May as well just be me”.

Next: El estreno de “House Of Cards”, Tegan and Sara, “GIRLS” y otras siete formas de aguantar hasta la llegada del Primavera.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar