Columnas

La mejor semana del año

Siete días de cultura pop en diez comprimidos masticables y con buen sabor

Lo que ha dado la semana en diez píldoras compuestas de teaser, trailers, canciones, vídeos, análisis de los pequeños fenómenos, series, música y más música. Vayamos de la mano de Juan Manuel Freire a las maravillas que nos han regalado Phoenix, Justin Timberlake y muchos más.

I guess I couldn't live without the things that made my life what it is.” (“Too Young”, Phoenix)

Enero, dicen, es una oportunidad para los nuevos principios. Y aquí me tienen, empezando de nuevo en esta casa, aunque con el espíritu antiguo (y joven, creo) de “Grandes Éxitos En Mi Casa” y “Vs. The (Pop) World”. Será un poco lo de siempre, aunque espero que bien. Y una vez a la semana en lugar de una vez al mes: la cultura pop gira demasiado rápido para esperar tanto tiempo a tomarle el pulso. Cada siete días, diez píldoras sobre lo que está pasando, lo mejor, lo peor, los hits, los misses, la música, el cine, la tele, los piques, las apps, todo cuanto nos mantiene despiertos. Un monólogo personal que estaría bien que acabase en diálogo dinámico. Tips, quejas diversas y los previsibles insultos a mi querida Lena Dunham, todo ello pueden dejarlo en el apartado de comentarios.

Bienvenidos a la mejor semana del año. Al menos hasta que llegue la próxima semana, claro está.

“Jodie Foster was here”

Si de algún tema de los Globos se habló el lunes, ese fue el speech de Jodie Foster. Primero un poco tenso, después intenso, salvajemente sincero. Fueron en total 6 minutos y 40 segundos de confesión, energía y amor, con palabras (siempre desatadas) sobre sus amigos de profesión, la importancia de la privacidad, su homosexualidad y su retirada de la interpretación. No han faltado las voces críticas –hablar así de alto sobre su orientación sexual habría tenido un impacto mayor en la sociedad tiempo atrás–, pero su discurso sonó auténtico a cada momento, con el nervio histérico de quien se abre en canal en público.

Un nuevo (complicado) principio

Quienes temían que “Girls” se volviera más convencional y mainstream con la segunda temporada, pueden respirar tranquilos. Y todavía deberían dormir intranquilos quienes se empeñan en seguir comparando esto con “Sexo en Nueva York”. Porque “Girls” es otra cosa: complicada, dolorosa, melancólica y también, a veces, muy divertida, en una serie de adjetivos que serviría para definir casi cualquier relación del siglo XXI.

Si creyeron que Hannah reflexionaría mínimamente sobre sus actos después de acabar con esa tarta en Coney Island, se equivocaban: nuestra heroína es ahora (cuidado, vienen spoilers) más Hannah que nunca. Inmadura ( “I fucking hate grown-ups!”), sin ganas de sentirse responsable de los sentimientos del otro (en este caso Adam), pero a la vez temerosa de admitir ante esa persona que no es, técnicamente hablando, soltera, sino que anda liada con otro; y además republicano (Donald Glover, cuyo fichaje como amante debería calmar las críticas por prejuicios raciales).

Las relaciones de hoy son todo eso que decía arriba pero, además, también son virtuales: Facebook, Whatsapp, Twitter, todos esos inventos del diablo pueden contribuir tanto a engrasar un romance como a convertirlo en fuente de neurosis. En la mejor secuencia de este primer capítulo, Ray y Shoshanna tienen una conversación marcada por el drama del double check y sus derivados. “Mi ordenador me dice que me has eliminado de tus amigos”, señala Ray, poco antes de criticar a Shoshanna su uso y abuso de los emojis, como remarcando su distancia generacional. “¿Qué tienen de malo los emojis?”, pregunta Shosh. Nada, en su punto justo. Solo en su punto justo. Lo de abajo es una prueba de chat entre ambos, y es para volverse loco. (Gracias por la cap, Amanda Dobbins.)

“Shit, tie, shit”

Entre las comedias románticas, las imitaciones de Bon Iver y demás, creíamos que JT había perdido el interés en la música. Pero no: seis años después, regresa (por todo lo bajo, aseguran los haters) con “Suit & Tie”, producida por Timbaland y featuring Jay-Z. No es “SexyBack”, pero sí grower. Un homenaje al soul de los 70 de los que tanto gustan a R. Kelly, con una producción de marchas cambiantes que merece, desde luego, ser explorada en profundidad. Cuidado con rajar demasiado de “Suit & Tie”, no sea que eso de “shit, tie, shit” se convierta en catchprase en algún momento y luego haya que desdecirse. Eso sí, no se entiende que el artwork del single muestre un esmoquin en lugar de, claro, “suit & tie”.

Perdidos en el MySpace

El nuevo single de JT aparece, casualmente ( wink wink), al tiempo que el nuevo MySpace, con Timberlake como inversor. Ya hacía tiempo que la página necesitaba reforma, y el cambio ha sido tan radical como en cualquier víctima de aquel programa de cirugía estética de Antena 3. En este caso, para bien: no sé para qué diantres sirve, pero Dios, qué bonito es. Entrar es fácil –como tantos otros, ni me acordaba del pass, pero me sumé a través de Facebook y todo fue como la seda–, pero una vez dentro no sabes muy bien qué hacer con tu vida. ¿Salir a la calle? Espera, qué bonito.

Pre-sexo en Nueva York

“The Carrie Diaries”. Ajá. Uhm. Precuela de “Sexo en Nueva York” sobre la adolescencia de Carrie Bradshaw, sus primeros contactos con la moda y el sexo opuesto. La idea da pereza, sobre todo porque, con el tiempo, incluso los mayores fans han cogido manía a Carrie/SJP (no está la gente de humor para aguantar la aventura de derroche por Abu Dhabi de “Sexo en Nueva York 2”). El piloto se estrenó el lunes en Estados Unidos con una audiencia moderada, pero hay que decir algo: “The Carrie Diaries” tampoco es el desbarajuste que podría ser. De hecho, es mejor de lo que merece ser.

Josh Schwartz ( “O.C.”) y Stephanie Savage ( “Gossip Girl”) han confeccionado un cruce de “Es Mi Vida”, “Freaks & Geeks” –en plan remake glossy– y la propia “Gossip Girl” que a veces funciona muy bien, en gran parte por un reparto con encanto. AnnaSophia Robb convence como Carrie, aunque cualquier parecido físico con SJP sea pura coincidencia, y luego tenemos, gancho hipster, a Ellen Wong (aka Knives Chau) como su amiga Mouse. El capítulo se ve con agrado, al menos mientras la voz en off se contiene en su poesía. Así es, amigos. He dicho agrado. También puede que simplemente me haya dejado engatusar por su banda sonora: Modern English, Talking Heads, New Order… Nivel banda sonora de “La Chica De Rosa”, vamos. Se llama chantaje musical.

Wild for A$AP

A-Trak, araabMUZIK y DJ Clark Kent se unieron a A$AP Rocky para su actuación de esta semana –la mejor del año, recuerden– en “ Late Show with David Letterman”. El de Harlem empezó sentado en un trono dorado de pega para el tema titular del recién aparecido “Long.Live.A$AP” y poco después, el trono salió volando y empezó la fiesta demente de “ Wild For The Night” (produce Skrillex, pero mola) con el trío antes mencionado liándola buena al fondo. ¿Estaría Letterman moviendo el pie debajo de la mesa?

La peor película del año

Una vez más, Vulture reunió a los críticos señeros de Estados Unidos para escoger el lanzamiento cinematográfico más infumable del año. En algo así han de valorarse no solo los bodrios evidentes, equivocados desde su misma concepción, sino también aquellos títulos en los que la distancia entre ambiciones y resultados es, digamos, oceánica. La pobre ganadora ha sido “Esto Es La Guerra”, comedia romántica de acción sin gracia, amor del bueno ni acción potable, dirigida por el hombre que se hace llamar McG.

Pero, ¿cuál habría sido su contribución a la votación? Voten en los comentarios, adelante. Yo me quedo (allí se estrenó en 2012) con la aburrida, cínica, desesperante “Despedida De Soltera”.

El teaser de Phoenix

¿Bancarrota? No será creativa. Los pocos segundos de “Bankrupt!” –si es que pertenecen a éste– que pueden escucharse en www.wearephoenix.com hablan de un nuevo disco en clave sintética y con claro impacto pop, es decir, en sintonía con un “Wolfgang Amadeus Phoenix” que cuatro años después de su aparición continúa en heavy rotation, salvando la vida día a día. Esos pocos nuevos segundos zumbantes son excelsa vitamina.

Shane’s back

Si me dieran a escoger una sola película para ver del próximo Sundance, esa sería, claramente, “Upstream Color”. Shane Carruth hizo una obra maestra por 7.000 dólares –si es que queremos creerle– con el filme de viajes temporales “Primer”. Aquello fue en 2004. Desde entonces no ha hecho ninguna otra película, así que hay tensión. El L.A. Times ofrece esta sinopsis: “ Una joven mujer (Amy Seimetz) sufre una abducción y, en apariencia, un lavado de cerebro a través de un material orgánico extraído de una flor específica. Más tarde conoce a un hombre (Carruth) y después de que se enamoren, llegan a la conclusión de que él puede haber sido sometido al mismo proceso”. Siguiendo el camino del primero reclusivo y ahora workaholic Terrence Malick, Carruth empezará a rodar su siguiente filme, “The Modern Ocean”, este verano. Pero vayamos por partes. Primero toca obsesionarse con “Upstream Color”. Aquí debajo el (acongojante) tráiler estrenado esta semana.

La canción del año de esta semana

Pertenece a Youth Lagoon, se llama “Dropla” y avanza el esperado disco “Wondrous Bughouse”. Seis minutos de épica pop con una instrumentación más densa de lo habitual en él; y todavía más emoción, si cabe, de la que suele ofrecernos. Ese “You’ll never die / You’ll never die” sobre avalanchas de violines forma ya parte de la historia pop de 2013.

Next: El final de “Fringe”, un recuerdo de Will Tippin, el nuevo Toro y Moi y siete razones adicionales para levantarse por la mañana.

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar