Columnas

Feministas, poetas, aliens y algún hipster: estos son nuestros libros preferidos de 2014

14 cómics, ensayos, poemarios o novelas que nos han enamorado y que tienes que leer

Menudo año más loco y más lleno de libros vibrantes. No hemos parado de leer ni un solo momento y en las oficinas de PlayGround las montañas de novelas, ensayos, fanzines, cómics y poemarios amenazan con derrumbarse sobre las cabezas de los redactores. Nos gusta leer, sí. Y nos gusta que leáis. Y sabemos también que a vosotros os mola que os recomendemos libros bonitos, extraños, distintos, llenos de esas cosas que nos despiertan y que nos agitan el body.

Poetas rarísimos e inencontrables, novelas escritas en otros idiomas pero que merecen ser leídas, una selección de las novedades editoriales más interesantes del momento y un montón de autores jóvenes y reivindicativos a los que descubrir entre ebooks, blogs e incluso tuits. Ese ha sido nuestro 2014. Un año que empezó prometiendo ser “el año de las escritoras” y que acabó siendo el año de las buenas propuestas, de los buenos lectores y de las inmejorables expectativas de cara al futuro. 

Hemos ordenado nuestras estanterías para recordar algunos de los volúmenes que más amamos nosotros y que más os gustó conocer a vosotros. 14 libros muy distintos entre sí, pero absolutamente imprescindibles en cualquier buena biblioteca. ¿A qué estáis esperando para haceros con ellos?

1. Que levante la mano quien crea en la telequinesis, de Kurt Vonnegut (Malpaso)

«Todo el mundo quiere a Kurt. Y todo el mundo va a sentir que quiere aún más a este escritor elegido democráticamente como genio cuando leamos su libro Que levante mi mano quien crea en la telequinesis (Ed. Malpaso), una colección de charlas que el autor dio en universidades, dirigidas principalmente a los jóvenes, y en cuyo interior descubrimos delirio y brillantez a partes iguales.» Seguir leyendo.

2. The Sick Rose, de Richard Barnett (Thames & Hudson)

«Quien haya velado el rostro de un enfermo conocerá de sobra la tierna e infantil belleza de su decrepitud. La tuberculosis, las manchas en la piel, las enfermedades venéreas, la picazón, la depresión, y también el cáncer. The Sick Rose nos pasea por estos dolores y nos cuenta sus orígenes y el devenir o superación de cada uno de ellos. Así, el propósito final de Richard Barnett es el de valorar estas ilustraciones sólo como lo que significan: el retrato de las que fueron nuestras más grandes desgracias, pero también la constatación de las que se convirtieron en nuestras más grandes victorias.» Seguir leyendo.

3. Yahya Hassan, de Yahya Hassan (Suma de Letras)

«Yahya Hassan tiene 18 años y es musulmán. Su historia es la de un refugiado palestino procedente de Líbano, cuya familia emigró a Dinamarca cuando él era pequeño. Como el propio autor relata en su poemario, a lo largo de toda su vida ha tenido que enfrentarse a situaciones violentas provocadas por las eternas contradicciones políticas y religiosas entre sus más cercanos y el país en el que habita.» Seguir leyendo.

4. Planeta tierra, de Aisha Franz (La Cúpula)

«Narrada en pequeñas viñetas en blanco y negro y sin apenas diálogos, en su historia tres generaciones distintas de mujeres se enfrentan a una vida que no comprenden. Una madre divorciada y frustrada que pasa el día realizando labores domésticas, una hija adolescente obsesionada con rebelarse y con el sexo, y también su hermana pequeña, una niña de unos diez años que sólo busca responder preguntas sobre la difícil vida que le ha tocado vivir, sobre cuestiones de amor que no entiende y sobre lo odiosa que en realidad es la palabra “crecer”.» Seguir leyendo.

5. Un viaje a la India, de Gonçalo M. Tavares (Seix Barral)

«Una travesía personal, literaria y filosófica es lo que encontramos también en Un viaje a la India (Seix Barral, 2014), la última y arriesgada novela de Gonçalo M. Tavares. Última, aunque estuviera casi quince años escribiéndola. Arriesgada, porque una de sus cualidades más características es que está escrita en verso. Homenaje a las epopeyas clásicas, y además a ese género lírico que tantas veces olvidamos y que a menudo debemos desempolvar.» Seguir leyendo.

6. Indies, hipsters y gafapastas, de Víctor Lenore (Capitán Swing)

«Detesta Arcade Fire, adora el reguetón y Camela y por encima de todo quiere acabar con la hegemonía cultural impuesta por los modernos. Víctor Lenore es motivo de polémica cada vez que habla, y ahora acaba de publicar Indies, hipsters y gafapastas, un panfleto antihipster en donde carga contra la cultura del emprendizaje y el imaginario del moderneo.» Seguir leyendo.

7. Dibujos, de Sylvia Plath (Nórdica)

«Detalles de barcos, de gatos, de esquinas escondidas que en algún momento le enamoraron, y hasta un retrato de su infiel marido, Ted Hughes (en la imagen de cabecera), de cuando todavía parecían una pareja feliz, y antes de que el mundo de ella pasara de ser rojo, a convertirse en algo completamente oscuro.» Seguir leyendo.

8. The Underground Girls of Kabul, de Jenny Nordberg (Crown)

«Una crónica de la propia Nordberg que recoge sus últimos cinco años investigando, entrevistando, observando y conviviendo con distintas mujeres afganas que son o que fueron bacha posh durante su infancia. La periodista norteamericana quería reflejar de manera extensa las distintas etapas de estas niñas, no ya sólo en su niñez, sino también en su primera adolescencia o madurez. A través de distintas voces femeninas, Jenny Nordberg compone un interesante mosaico de experiencias muy distintas entre ellas.» Seguir leyendo.

9. Bad Feminist, de Roxane Gay (Harper)

«En un 2014 dominado por el debate sobre el feminismo, podría parecer que este libro es una sólo una vuelta de tuerca más, o incluso un ejercicio oportunista. Sin embargo Bad Feminist promete ser todo lo contrario, pues casi por primera vez llega a nuestras librerías un relato auto-crítico y consciente del papel de la mujer —y de su relación con los hombres y con las demás mujeres— en nuestros días, a través de su propia experiencia, de las dinámicas políticas recientes y sobre todo de la farándula de la cultura pop que nos domina.» Seguir leyendo.

10. Taipei, de Tao Lin (Alpha Decay)

«"Taipei" fue el fulgurante regreso de Tao Lin a la novela en 2012, y por fin llega la versión en castellano de la que podría considerarse como su obra más madura, aun girando alrededor de sus temas habituales: las drogas como ritual inútil, la astenia urbana, las fiestas que acaban en vacío y las relaciones sentimentales estériles.» Seguir leyendo.

11. Kaddish, de Allen Ginsberg (Anagrama)

«Tras el fallecimiento de Naomi, el Allen Ginsberg adulto no pensaría en otra cosa que no fuera la muerte. Su meta, entonces, se convirtió en la de escribir su propia versión del Kaddish, una de las oraciones principales de la religión judía que ha de rezarse en público. Un canto hondo, el suyo, dedicado a la desaparición, al arrepentimiento y a la memoria. Un conjunto de poemas que casi son como cuentos en los que el protagonista invoca a los fantasmas del pasado, para poder sobrevivir a su propio futuro.» Seguir leyendo.

12. La trabajadora, de Elvira Navarro (Literatura Random House)

«Cuando la leí me pareció atrevida por los temas que trataba, que suelen ser infrecuentes en la novela española actual escrita por mujeres. Enfermedad mental, confrontación entre amigas, crítica al mundo editorial y a la situación de crisis… En la línea de Sanz o Carrero, este libro dice adiós a los ruralismos y al postureo viejuno. Hacía falta un poco de esta sangre.» Seguir leyendo.

13. Amar la herida, de Carmen Juan (La Bella Varsovia)

«Recordar la infancia, ahora, es acordarse de esa pureza. De esos hermosos años de castigo como los que Fleur Jaeggy detalla en sus brutales novelas sobre la infancia. Una aprendiz de Jaeggy, precisamente, es la joven poeta alicantina Carmen Juan, quien hace apenas unos meses resultó ganadora del Premio García Baena de poesía joven convocado por La Bella Varsovia. Su libro, titulado Amar la herida, es un espejo mágico en el que se reflejan todos nuestros recuerdos.» Seguir leyendo.

14. Léo Léa, de Zidrou (Norma)

«La culpa del intenso azul que envuelve a este libro la tiene, en realidad, un siniestro dibujo en tonos rojos y negros realizado por un niño . Así es como lo cuenta el célebre guionista Zidrou, quien recientemente ha vuelto al catálogo de Norma con Léo, Léa, una historia de familia, de enfermedad, de muerte y también de amor. Porque hay luz al final del túnel, o al menos existe un pequeño resplandor azul que nos invita a relajar la mente, a ocultar la tristeza, a destruir todo aquello que algún día nos hizo daño y, al fin, a ver el mar.» Seguir leyendo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar