Columnas

El día que un héroe americano se convirtió en icono transexual

¿Es Bruce Jenner el símbolo que necesita la comunidad trans?


“Sí, a todos los efectos, soy una mujer”. El pasado viernes, Bruce Jenner confesaba su deseo de ser mujer en una entrevista en la cadena ABC.

“Mi cerebro es mucho más femenino que masculino. A la gente le cuesta entenderlo, pero así es mi alma”. Durante dos horas, Jenner explicó a la periodista Diane Sawyer cómo la disforia de género había marcado su vida desde la infancia. Habló de cómo se ponía los vestidos de su madre, de cómo habían sido sus matrimonios y de cómo se lo comunicó a su familia.

Sus palabras pusieron fin a meses de especulaciones, rumores y persecuciones de paparazzis. Era un anuncio esperado. Pero la dimensión pública del personaje lo hace especialmente impactante.

Nuestra generación le conoce por ser el patriarca del clan Kardashian. Padrastro de Kim, Kourtney y Khloe, padre de Kendall y Kylie, durante 9 temporadas ha aparecido en el célebre reality que protagoniza la familia, convirtiéndose en una personalidad televisiva.

Él mismo señaló la ironía entre una vida extremadamente pública y una lucha muy privada en la entrevista con Sawyer. “ La historia verdaderamente real en la familia era la que yo escondía, de la que nadie sabía nada. Aquello que realmente podía traer un cambio en la vida de la gente estaba dentro de mi alma, y no podía contar esa historia”.

Jenner está habituado a que sus hazañas afecten a la gente. El verano de 1976 se convirtió en un héroe nacional tras ganar la medalla de oro de Decatlón en los Juegos Olímpicos de Montreal.

La historia verdaderamente real en la familia era la que yo escondía, de la que nadie sabía nada

Aquella fue una victoria especialmente simbólica para America. Como cualquier otra competición internacional durante la Guerra Fría, los Juegos Olímpicos se observaban como una batalla contra la Unión Soviética tan importante como cualquier otro conflicto armado. Ese verano todo apuntaba que Nikolai Avilov se alzaría con el oro en la prueba atlética por excelencia.

Pero Jenner no soló ganó, sino que arrasó. Marcó un nuevo récord mundial y humilló a Avilov, que quedó relegado a la tercera plaza. El 9 de agosto de ese mismo año, la revista Time se refirió a él como “el atleta más grande del mundo”. No era para menos: el Decatlón es una prueba durísima, en la que los atletas deben completar 10 pruebas durante dos días consecutivos. Hoy sigue siendo una prueba exclusivamente masculina.

Su imagen ilustró cajas de cereales, se hizo actor, apareció en series de televisión y en el musical Can't Stop the Music de Village People, se casó con una ex de Elvis Presley y apareció en la portada de la revista Playgirl. Era guapo, musculoso y llevaba el pelo largo. Las mujeres le querían en su cama y los hombres querían ser como él. Era un símbolo de la masculinidad americana.

Y ahora, a los 65 años, finalmente ha reunido la fuerza para admitir que siempre ha querido ser una mujer.

Su anuncio llega en un momento en el que la comunidad transexual empieza a gozar de visibilidad en la cultura de masas. Cuando el pasado mes de mayo la revista Time puso a la actriz transexual Laverne Cox, conocida por Orange is the New Black, en su portada, el subtítulo rezaba “La siguiente frontera de los derechos civiles en América”.

Las mujeres le querían en su cama y los hombres querían ser como él. Era un símbolo de la masculinidad americana. Ahora, a los 65 años, ha reunido fuerzas para admitir que siempre quiso ser mujer

La pregunta que muchos se hacen ahora es si el anuncio de Jenner será positivo o negativo para superar esta frontera.

Cuando se programó la entrevista, parte de la comunidad transgénero temía que el anuncio de Jenner solo serviría para añadir ruido y distorsión a la cuestión. De primeras, se hace difícil asociar la normalización con una familia disfuncional que se ha convertido a sí misma en un circo mediático.

Una vez emitido el programa, las opiniones siguieron divididas.

Para el escritor y filosofo Paul B. Preciado (antes conocido como Beatriz), la manera de presentar la transición de Jenner por parte de la cadena fue prácticamente idéntica a las de Christine Jorgensen, quién en los años 50 se convirtió en la primera persona ampliamente conocida en someterse a una operación de cambio de sexo. “Está a medio camino entre el freak show, el frenesí pornográfico y el escarnio mediático”, dijo a The Guardian.

Pero es innegable que la experiencia de Jenner como transgénero es atípica. Tiene el apoyo de toda su familia —incluida Kris Jenner, de quién se divorció el pasado septiembre— y de su círculo social. Algunos de sus hijos se unieron a él durante la entrevista y el resto compartió muestras de apoyo en las redes sociales. El éxito de KUWTK, además, le ha dado la seguridad financiera necesaria para afrontar todos los costes de su transición.

La inmensa mayoría de transexuales no tienen tanta suerte. Sigue siendo una de las comunidades menos protegidas de la sociedad. A menudo se enfrentan al ostracismo y los abusos por el simple hecho de existir. En 2014, un estudio descubrió que cerca del 40 por ciento de las personas transgénero se ha intentado suicidar al menos una vez. El pasado diciembre, el suicidio de Leelah Alcorn conmovió al mundo. Tenía 17 años y sus padres la habían intentando convencer de que rechazara su identidad de género.

La cadena E! ya ha confirmado que producirá una serie documental que recogerá su transición

El caso de Alcorn provocó que Obama tomara partido, invocando los derechos de los transexuales en su Discurso del Estado de la Unión. Sin embargo, fue necesaria una muerte para que llegaran los focos.

Jenner, en cambio, ha vivido la mayor parte de su vida bajo los focos. Y todo apunta a que seguirá siendo así tras convertirse en mujer. Sin ir más lejos, la cadena E! ya ha confirmado que producirá una serie documental que recogerá su transición.

La clave ahora está en sí esta exposición acaba repercutiendo de forma positiva o negativa en la comunidad transexual.

Los escépticos afirman que todo se trata de una maniobra de publicidad, una nueva vuelta de tuerca del circo Kardashian. Algunos le acusan de haber permitido que los medios le caricaturizaran, de haber convertido la experiencia trans en carne de sensacionalismo y de haber retrasado su anuncio para multiplicar los réditos de audiencia. Le acusan, en definitiva, de dar la espalda a los verdaderos problemas de los transexuales en favor del espectáculo.

De un día para otro, se ha convertido en la persona transgénero más famosa del mundo

Quienes creen que la frivolización no es el camino adecuado hacia la concienciación tienen sus argumentos. Esta semana, la web de cotilleos TMZ publicaba que el programa combinará drama y humor. “La serie tendrá muchos momentos serios y reveladores, pero también habrá espacio para la diversión, incluyendo la manera en que Bruce tendrá que adaptar su juego de golf a sus nuevos pechos”.

Pero, ¿y si el espectáculo fuera la arma definitiva para la asimilación de la transexualidad por parte de la sociedad? Por muchos ensayos que se escriban, por muchos discursos que pronuncie Obama, por muchos posts de Tumblr que se compartan, nada de esto puede competir con una audiencia tan aglutinadora como la que puede lograr una figura como Jenner. De un día para otro, se ha convertido en la persona transgénero más famosa del mundo. No existen precedentes de ello en la cultura pop. Y solo por ello vale la pena tener la esperanza de que su transición implique un trasvase cultural definitivo.

El héroe que quiso reescribir su cuento

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar