Columnas

Tú que eres tan guapa y artista: de la pasarela al disco y viceversa

A las modelos les da igual una pasarela o una sala de conciertos: el caso es que se les adore. Algunas han obtenido éxito en el mundo de la canción, con Sky Ferreira como último ejemplo. Aquí va el who is who del modeleo que canta

El inminente estreno del álbum de Sky Ferreira, nueva musa heroin-chic, nos ha llevado a buscar en el baúl de los recuerdos en busca de otras modelos que decidieron pasarse a la canción y obtuvieron el suficiente éxito como para llevarse aplausos. De Nico a Carla Bruni, y de Kate Moss a Vanessa Paradis, aquí van 15 maniquís con arte en la garganta.

De lo guapas que son, siempre han generado un sinfín de envidias. Pero si a su sola presencia sumamos que encima tienen talento para afinar sus cuerdas vocales y ponerse ante el público a defender sus canciones, se demuestra que el mundo está muy mal repartido y el talento se lo distribuyen entre cuatro gatas. Hablamos de las modelos, mujeres que más allá de alimentar su superficialidad y ser esclavas de las dietas, también han probado históricamente suerte en la industria musical. Unas pocas han conseguido llevar una carrera en consonancia con sus logros de maniquí, y por el mero hecho de haber probado a adentrarse en un campo que a priori no es el suyo como es el de la canción, les hemos querido dedicar esta lista (con amor). Y más teniendo en cuenta que la próxima semana otra chica maniquí, Sky Ferreira, debutará en largo para disfrute de nuestros oídos y nuestros ojos.

Solange

La hermanísima de Beyoncé no sólo es la más alternativa de la familia en lo estrictamente musical, sino que además no se lo ha pensado dos veces a la hora de emularla y lucir pelazo afro en las páginas de moda cuando la ocasión lo ha requerido. Ya sea promocionando la marca House Of Dereon de ‘Queen B’ o convirtiéndose en la imagen de Madewell, lo que está claro es que la familia Knowles de fotogenia anda más que sobrada. Son tan perfectas que dan mucha rabia.

Hannah Cohen

La buena de Hannah, más allá de ser una de las últimas damas del folk gracias a su debut “Child Bride”, también cayó en las garras de la superficialidad de la moda cuando muy jovencita aterrizó en Nueva York y tuvo que ganarse la vida para pagar su coqueto apartamento. Por entonces, antes de abrazarse a su guitarra, se dejó retratar por Terry Richardson o Ryan McGinley y, además, editó su propio libro de fotografías. Lo que viene siendo un partidazo en toda regla.

Karen Elson

Como buena top model, ninguna pasarela o cabecera de moda se le ha resistido a esta tigresa de pelo panocha que no precisa de tacones para ver el mundo desde las alturas, y todo desde que a los 18 años se dejara flashear por Steven Meisel para el Vogue italiano. Pero por si no fuera poco, encima también puede liderar la troupe cabaretera The Citizens Band, marcarse un dueto con Cat Power del “I Love You (Me Either)” y lanzar un más que digno álbum, “The Ghost Who Walks”, producido por su ex Jack White. Aunque aún está por ver si después del traumático divorcio ella está por la labor de seguir cantando.

Cara Delevingne

Siendo hermana de la también modelo Poppy Delevingne, no es de extrañar que algo se le haya pegado. Siendo más británica que Harrods estaba cantado que iba a ser una de las musas de Burberry. Aunque si ya es asquerosamente envidiable por lo guapérrima que es, encima da el cante. Y oigan, no lo hace nada mal, como aquí podrán comprobar. De disco nada de momento, pero no debería extrañarnos que se animara a encerrarse en un futuro en un estudio de grabación.

Oh Land

Ella no se considera una belleza vikinga, pero tan pronto abandonó su Dinamarca natal para instalarse en Nueva York empezaron a lloverle las ofertas para vivir en un ‘strike a pose’ perpetuo. Si a eso le sumamos canciones tan pegadizas como aquella “White Nights” de su homónimo debut, queda más que claro que sabe lo que se hace. Toda una figura de culto que aún no sabe lo que es el éxito interplanetario en el pop… de momento.

Milla Jovovich

Antes de ser una de las mayores sex symbols de Hollywood, la ucraniana dio el campanazo en la moda gracias a Richard Avedon, que la descubrió siendo una pre-púber de 11 años. Pero como buena alma renacentista también dio el do de pecho en 1994 editando su único álbum hasta la fecha, “The Divine Comedy” (o cómo creerse la Kate Bush balcánica), probando suerte con el trip hop en Plastic Has Memory, trabajando con miembros de Tool y A Perfect Circle en el proyecto industrial Puscifer, y sintiéndose algo valiosa en las bandas sonoras de sus películas. Si no lo ha petado hasta ahora en los charts, que se replantee dejarlo.

Grace Jones

La diosa de ébano (con permiso de Naomi Campbell) ha mutado en tantas personalidades musicales que se merece un artículo ella sola. De diva disco pasando por enaltecedora de la chanson (ahí está su archiconocido cover de “La Vie en Rose”), siempre se ha puesto el mundo por montera. Desapareció de lo musical durante prácticamente veinte años, pero en 2008 volvió por la puerta grande armada de dub y más joven que nunca en “Hurricane”, luciendo poderío escénico en Sónar con un show que aún tenemos clavado a fuego en nuestras retinas. Diva entre divas.

Vanessa Paradis

Con 14 años se convirtió en la niña más repelente de toda Francia al triunfar con “Joe Le Taxi”. Sin embargo, tan pronto empezaron a asomarle los pechos empezó a combinar su carrera de actriz con sus sonados romances con los también cantantes Florent Pagny, Lenny Kravitz, y las campañas publicitarias de Chanel. Ahora que ha dejado de ser la compañera de Johnny Depp, ponemos la mano en el fuego en que el siguiente en caer será un músico reconocido.

Sky Ferreira

De haber nacido antes, en los noventa hubiera sido toda una musa heroin-chic para Calvin Klein. La estadounidense ha demostrado sentirse más que cómoda en lo estrictamente musical y tan pronto como la semana que viene lanzará por fin su esperado “Night Time, My Time” para demostrar que es mucho más que una cara bonita de las tallas XS. Asimismo, por si no tuviera bastante, también hace de secundaria en la orgía gore de Eli Roth “The Green Inferno”. Aunque no teman sus fans, que ni siquiera se adentra en la jungla peruana para convertirse en la merienda de esos caníbales cabrones.

Kate Moss

Grande entre grandes. Pasan los años y ahí sigue, siendo todo un icono de la moda que tanto se deja el alma en las pasarelas como entonando (con muy buen gusto) “Some Velvet Morning” junto a Primal Scream o dejándose querer por The Lemonheads en “Dirty Robot”. Los mentideros del gossip apuntan a que más temprano que tarde podría lanzar un disco con material propio. Habrá que ver si le echa un cable su marido, Jamie Hince de The Kills, o se decanta por algo más Juan Palomo.

Florrie

Modelazo de infarto, toda una maestra de la batería y una de las últimas niñas mimadas de ese laboratorio del pop de masas que es y será siempre Xenomania. La británica, sin que sepamos muy por qué, aún no se ha decidido a lanzar ningún LP con cara y ojos y está dejando pasar una oportunidad de oro para convertirse en algo así como la nueva Annie. En cambio, de bombardearla a piropos, alguien debería animarle a que se ponga de una vez las pilas.

Carla Bruni

Poco antes de su braguetazo con Nicolas Sarkozy (siguiendo la estela de nuestra Letizia) la buena de Carla se convirtió en la artista más ñoña del planeta al taladrarnos la cabeza con su “Quelqu’un m’a dit”. Tras un parón obligado para hacer frente a sus obligaciones en el Palacio del Elíseo, ha seguido con menos éxito su carrera musical. Para qué nos vamos a engañar: por mucho que repita el éxito de su mayor hit, la que fuera una de las tantas musas de la pasarela a principios de los noventa será siempre recordada por la sombra de Sarkozy y sus arrebatos groupies con Eric Clapton y Mick Jagger. Mucha gente mataría por su agenda telefónica.

Nico

Indiscutiblemente, un icono de la modernidad y la vanguardia. De joven se ganaba la vida como modelo, pero una vez se hizo íntima de Andy Warhol y musa del recientemente fallecido Lou Reed y John Cale (con quienes grabó el histórico “The Velvet Underground & Nico”) dio un giro radical a su vida que la llevaría a probar suerte en una carrera musical en solitario que nunca acabó calando ni entre los simpatizantes de los sonidos más experimentales (pese a colaborar estrechamente con Cale, Jackson Browne o el propio Gainsbourg). Le fue mucho mejor en el cine, donde trabajó a las órdenes de Fellini en “La Dolce Vita” o su amiguísimo Philippe Garrel antes de morir mientras iba en bicicleta por Ibiza. Toda una todoterreno artística avanzada a su tiempo a la que no le importaba la sordera que padecía.

Artista invitada: Antonia Dell’Atte

En España también tenemos modelos que se han pasado a la canción. Podríamos haber escogido a Bimba Bosé, pero como está en todos los saraos hemos preferido tirar de videoteca y recuperar aquel “He Comprado un Hombre en el Mercado” en el que la antigua musa de Armani, a la par que enemiga pública del conde Lequio, decidió hacerse cantante. Aún recodamos lo surrealista del momento y lo que disfrutamos viéndole defender lo indefendible en el plató de aquel circo romano de “Crónicas Marcianas” que tanto añoramos. ¿Alguien guarda el disco en casa como un tesoro y nos lo puede prestar un par de días?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar