Columnas

Diez discos recientes que necesitas conocer para estar al día

Un disco diario no es suficiente, así que aquí tienes diez más para aumentar tu dosis semanal de novedades frescas, con un poco de todo: de lo nuevo de Moby al neo-grunge de Yuck

Nos sobran discos, hay muchos que se quedan fuera de la sección de críticas, y eso es injusto. Dicho esto, aquí van diez de rabiosa actualidad con cosas interesantes y que no debes dejar pasar por alto si quieres estar conectado al 100% con la actualidad. Cada viernes, diez más.

¿Necesitas más música? ¿Tienes un hambre insaciable y la dosis diaria que tienes a tu alcance te sabe a poco y te quedas con ganas de una ración extra? Bienvenido, pues: este es el lugar donde, semana tras semana, te serviremos en cómodas porciones hasta un total de diez discos buenos –con su respectiva nota– que vale la pena conocer. Quizá no sean obras maestras (esas las encontrarás, cómo no, en la sección de críticas), pero sí que son relevantes en sus campos respectivos, del hip hop al indie-rock, del techno al R&B.

Anna Calvi: “One Breath” (Domino)

Nota: 7.7

Anna Calvi se postuló con su álbum de debut homónimo como la sucesora directa de PJ Harvey, o, mejor dicho, como la versión femenina de Nick Cave. Ahora está de vuelta con su segundo disco, “One Breath”, que dice estar inspirado por “la muerte de un ser querido”. Y se nota, porque es un trabajo con tantos vaivenes como la mente de alguien que ha tenido que superar dicha tragedia. Aunque lo cierto es que en esta obra ganan los momentos altos, en los que la épica orquestal cumple con su cometido de erizar el vello. Ahora también se le nota más cercana en espíritu a otra solista de profundo calado en la actualidad, St. Vincent, algo que no debería extrañar a nadie pues este “One Breath” ha sido producido por John Congleton (mano derecha de Annie Clark). Un LP, sin duda, que la confirma como una de las grandes artistas femeninas del momento y también como una prodigiosa voz.

Deltron 3030: “Event 2” (Bulk Recordings)

Nota: 6.6

El primer disco de Deltron 3030 fue un acontecimiento de primer orden en los territorios del hip hop de vanguardia: orquestado como el guión de una película de ciencia-ficción, tenía un protagonista capaz de las mayores hazañas líricas (Del The Funky Homosapien), un director bregado en todos los géneros de acción (Dan The Automator) y un genial responsable de efectos especiales (Kid Koala). “Deltron 3030” (75Ark, 2000) consolidó el género del avant-hip hop en el momento en que también surgían nombres como Anti-Pop Consortium o Busdriver, y en su momento se observó como una obra maestra. ¿Qué ha pasado con “Event 2”? Primero, que llega 13 años después, cuando el hip hop se ha transformado varias veces y lo ‘avantgarde’ se encuentra en espacios muy distintos a los de la excentricidad, el uso de beats electrónicos con aires futuristas y el rollito conceptual. Sin embargo, hay momentos interesantes en un disco que peca de demasiado largo: un hit como “The Return”, el retorno al micro de Zach de la Rocha, cameos cinematográficos como Joseph Gordon-Levitt o Mary Elizabeth Winstead y mucho vértigo. Pero el impacto ya no puede ser el mismo. Han tardado mucho en volver. RG

Lawrence: “Films & Windows” (Dial)

Nota: 7.0

Una vez más, uno de esos títulos que lo dicen todo. Las ventanas son portales hacia otros lugares –aunque sólo sea con la mirada–, y las películas no necesitan ninguna explicación añadida: en conclusión, el hamburgués Lawrence propone en su quinto álbum una especie de refinación voyeurística del deep house, intentando sugerir con sus ritmos y paleta de sonidos una experiencia paisajística emotiva. De todos modos, no hay lo que se conoce como una ‘influencia’ de las bandas sonoras de cine, salvo el primer corte ( “The Opening Scene”), y sí una adaptación de su técnica de siempre a lo más viajero y melancólico del viejo techno de Detroit. No es una gran sorpresa, no hay nada nuevo en Lawrence que sumar a lo ya conocido, pero su manera de plantear escapadas por el cosmos o por una carretera a medianoche sigue siendo una delicia. RG

Moby: “Innocents” (Mute)

Nota: 6.5

Con su nuevo disco, “Innocents”, Moby nos ha dejado sensaciones agridulces. Aunque ha conseguido superar el bache que había atravesado su errática carrera desde “18”, el álbum no acaba de resultar satisfactorio en su conjunto. Donde sí funciona como un engranaje perfecto es en el ámbito de las colaboraciones. Aquí ha contado con nombres ilustres del underground como Wayne Coyne, Cold Specks, Damien Jurado o Mark Lanegan para dar con un cancionero sereno, alejado del mundanal ruido, con un buen puñado de buenas ideas. También ha ayudado el hecho de que haya llamado a Mark “Spike” Stent para que le ayude en la producción, un tipo que ha trabajado con lo más granado del pop. Como dice el propio Moby: “trabajar con todos estos colaboradores ha ayudado a que me sienta orgulloso de este disco y que tenga algo parecido a una vida social”. Lo celebramos.

Rene Hell: “Vanilla Call Option” (PAN)

Nota: 7.7

La importancia del sello PAN hay que medirla en base a la libertad de acción que deja a los músicos que publican en ella: posiblemente, no haya otra plataforma de experimentación electrónica con más agallas en la actualidad. Rene Hell había publicado previamente sus álbumes en lugares como Type o NNA Tapes, frentes importantes de la abstracción neo-analógica, pero en todos esos vinilos se traslucía un toque de estética cósmica, algún rastro de melodías, como si fuera el hermano difícil de Oneohtrix Point Never. Pero en “Vanilla Call Option” se han roto todas las compuertas y el material más difícil de Rene Hell inunda todo el plano auditivo con crujidos, gruñidos y chillidos espolvoreados por encima de armonías atonales y ritmos sin regularidad, muy en la línea de obras maestras del freeform como el reciente álbum de Rashad Becker, “Traditional Music of Notional Space”, en el mismo sello. Sólo para oídos muy curtidos en los misterios del ruido amorfo. RG

Sleigh Bells: “Bitter Rivals” (Mom + Pop)

Nota: 6.1

El dúo Sleigh Bells lleva varios años combinando guitarrazos hirientes con melodías dulzonas. Una fórmula que les ha funcionado a la perfección en sus dos primeros discos, pero que ahora con “Bitter Rivals”, su tercer álbum, parece que se les ha resentido. Empieza a haber una sensación de déjà vu con sus canciones, como si ya nos sonasen de antes. No sabemos muy bien si tendrá la culpa de ello el hecho de que su vocalista, Alexis Krauss, haya estado más involucrada en la producción, escribiendo la mayoría de las melodías. Según cuenta su partenaire, Derek Miller, “ésta ha sido una verdadera colaboración”, en lugar de los dos primeros discos que podría decirse que eran más bien “suyos”. A su favor cabe decir que han añadido nuevos matices a la instrumentación, pero los cambios no han sido suficientes para convencernos del todo.

Teen Daze: “Glacier” (Lefse)

Nota: 7.0

Jamison, el hombre que está detrás de Teen Daze, es de lo más prolífico que te puedas encontrar hoy día en el mundo de la música. En apenas dos años ya ha entregado tres discos, el tercero de ellos este “Glacier” que ahora nos ocupa. Aquí se aleja del chillwave de sus inicios o del rollo intimista de su segundo LP para entregar un álbum cargado de atmósferas, adornadas esta vez por sintetizadores en lugar de baterías. Los resultados son más ambient que de costumbre y, de hecho, a algunos les vendrá a la mente la figura de Brian Eno al escuchar sus canciones, pero lo cierto es que este disco es lo suficientemente variado como para tener tiempo a ofrecer momentos más pop y otros más new age. Como un compendio de todo lo aprendido estos últimos años.

The Internet: “Feel Good” (Odd Future)

Nota: 6.8

The Internet es el proyecto compartido por DJ Syd, la única componente femenina de Odd Future, con Matt Martians. Y dentro de la plataforma de Los Ángeles, era la opción más decididamente encaminada hacia las mieles del R&B, de manera mucho más sensual que la emprendida por Frank Ocean –aunque, eso sí, con resultados mucho menos espectaculares, a juzgar por el correcto “Purple Naked Ladies” (2012). Este segundo álbum avanza en algunos aspectos -hay canciones con forma más redonda, las producciones están más trabajadas aunque tiendan a la delgadez sedosa de los sonidos, y Syd canta mucho mejor-, pero indica, como aspecto incompleto, que todavía no se ha alcanzado la madurez total. Hay momentos que tiran hacia Sade ( “Red Ballon”) y otros hacia un funk psicodélico, sin acabar de encontrar el equilibrio perfecto. Todo se andará. RG

These Hidden Hands: “These Hidden Hands” (Hidden Hundred)

Nota: 7.6

Tommy Four Seven lleva tiempo haciendo techno, pero jamás como el que ahora difunde bajo el alias These Hidden Hands, a medias con James Kronier. El tono ahora es lúgubre, gótico, salpicado de voces llegadas de un lugar hondo y negro, ritmos pétreos, bajos que salpican como chorros de sangre. En lo formal, recuerda a una versión dura de los primeros Raime, o una opción lenta del mismo techno terminal e industrialoide que se hace en Blackest Ever Black por otras vías, la de Regis principalmente. Y aunque parece que a los DJs más valientes les costaría encajar la mayoría de los cortes incluidos en este debut en una sesión frenética, cuando esto suena en casa (aconsejamos hacerlo de noche) se da el mejor escenario para ver en tu propia mente una sobrecogedora película de terror. RG

Yuck: “Glow & Behold” (Fat Possum)

Nota: 7.2

Tras la traumática marcha de su vocalista, Daniel Blumberg, muchos pensábamos que Yuck eran historia, pero nada más lejos de la realidad. El ahora trío inglés se puso manos a la obra junto al reputado productor Chris Coady (Yeah Yeah Yeahs, TV On The Radio, Beach House) para dar con las canciones de su segundo álbum, “Glow & Behold”. El disco fue grabado en un estudio que anteriormente era una iglesia y que ya utilizó el dúo de Baltimore para su excelso “Teen Dream”. Aunque su arranque no es del todo satisfactorio, a la altura de su cuarta canción este disco adornado con preciosos vientos es cuando coge altura. Los referentes han virado, y aunque aún hay alguna inclinación hacia el noise-pop de My Bloody Valentine, su sonido se ha amansado y ahora hasta vienen a la mente bandas como The Beatles como en la pieza titular. Y que nadie se asuste, el cambio de cantante hasta les sale bien.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar