Columnas

Pues claro que es la mayor estrella rock del planeta

Kanye West acalla a los haters con una actuación estelar en Glastonbury

Pasó la mayor parte del concierto evitando la confrontación. Prácticamente no habló. Tampoco soltó ninguna de sus habituales diatribas autotuneadas. Y ni siquiera se inmutó cuando un pesado invadió el escenario. Pero, justo antes de iniciar los bises con Gold Digger, se dirigió a la audiencia:

“Lo voy a decir esta noche porque no sé si podré hacerlo en 20, 30 o 40 años. Pero esta noche sí. Estáis viendo a la mayor estrella rock del planeta”.

Lo repitió gritando. Y ninguna de las más de 100.000 personas que tenía delante se planteó contradecirle.

Mucho se había especulado acerca del concierto de Kanye West en Glastonbury. Unos decían que existían conspiraciones para recibirle con una pitada masiva y tirarle botellas de orina. Otros apostaban a que iban a salir Paul McCartney y Taylor Swift. Hubo quien incluso apuntó que sacaría a Kim Kardashian al escenario. Casi todos estaban convencidos de que contestaría a los haters con uno de sus incendiarios monólogos.

Al final no sucedió ninguna de estas cosas, sino lo único que realmente cabía esperar: una actuación memorable del artista más importante de esta generación. ¿Quién si no sería capaz de enfrentarse a un escenario tan inmenso como Pyramid Stage prácticamente en solitario y mantenerlo incendiado durante casi dos horas?

Cuando se anunció a Kanye como cabeza de cartel de Glastonbury, hubo una petición que recolectó 130.000 firmas de gente que pedía su cancelación para poner una banda de rock en su lugar. Su respuesta fue empezar el concierto con Stronger, cuyo primer verso empieza con un N-now th-that that don't kill me/ Can only make me stronger ( Ahora aquello que no puede matarme/ Solo puede hacerme más fuerte). Para cuando cayó el primer drop de la canción, el público ya estaba en órbita. Y esas 130.000 personas ya se habían quedado sin argumentos.

La conexión con el público fue total. No tiraron botellas, sino cohetes. Encendieron bengalas, corearon todas las canciones de principio a fin y ondearon banderas con la inscripción Yeezy taught me ( Yeezy me enseñó). Y cuando un humorista mediocre llamado Lee Nelson intentó capitalizar el troleo e invadió el escenario, los espectadores le abuchearon porque interrumpió Black Skinhead.

Todo ello lo consiguió sin necesidad de demasiados artificios. La puesta en escena fue tan minimalista como poderosa. Pasó la mayor parte del concierto solo en el escenario, únicamente acompañado de una estructura de cañones de luz blanca, a veces formando un halo encima de su cabeza, a veces llenando el escenario y convirtiéndole en una silueta. Es el mismo efecto que ya se había visto en actuaciones televisadas como las de los Grammy o los Brit Awards, pero con estas dimensiones multiplica su fuerza y potencial icónico.

Tocó 30 canciones. Todo hits. Interpretó Lost In The Word y Hold My Liquor junto a Justin Vernon de Bon Iver, y All Of The Lights y Good Life desde una grúa sobrevolando el público, en el único tic mesiánico que tuvo el concierto. Al volver al escenario tras bajar de la grúa intentó una versión de Bohemian Rhapsody de Queen, en el que fue el momento más controvertido de la noche.

¿Lo hizo como homenaje sincero o por la provocación de entonar un himno rock encima de un escenario rock cuando miles de fans del rock te han pedido que no te subas a él? Lo poco preparada que llevaba la canción –incluso olvidándose de las letras– y el hecho de que se tratara de una introducción a Can't Tell Me Nothing hace sospechar que se trató de lo segundo.

Y entonces llegó la frase. No es la primera vez que Kanye se autoproclama la mayor estrella rock del planeta. Pero en esta ocasión el contexto multiplicó el alcance de sus palabras. Internet, claro está, reaccionó en consonancia. En pocos minutos, Twitter se llenó de haters enfurecidos.

Hubo chistes.

"You are watching the greatest living rock star on the planet!!!" Wow Kanye.. You never met ma auntie Marion

— Eddi Reader (@eddireader) junio 27, 2015

Hubo memes.

Pero, sobre todo, hubo muchas manos en la cabeza.

Y mucha gente indignada por el hecho de que alguien que no toca ningún instrumento en el escenario.

Y utiliza autotune.

Pueda, ni siquiera, dignarse a utilizar la palabra “rock”.

Pero, justamente, Kanye se plantó en Glastonbury para enterrar de una vez por todas la vieja concepción de estrella del rock. Cuando en 2008 Jay-Z encabezó el cartel del festival, ya hubo protestas parecidas. “Es ridículo, ¿si no abrazamos lo nuevo cómo podemos progresar? Estamos en 2008. Esa manera de pensar es extremadamente vieja, ni siquiera es como piensa el mundo actualmente”, dijo entonces Hova.

Pues bien, en 2015 parece que muchos siguen aferrados a esa misma mentalidad. Y Kanye también también sabe que no tiene ningún sentido. Vivimos en un mundo que está dejando atrás las etiquetas. La mezcla es evolución y ya hace años que el hip-hop es el nuevo pop. Solo un necio podría afirmar que el espectáculo de Kanye es un simple concierto de rap. Es perfectamente lícito que no te guste su música, pero desmerecer una actuación así apelando a la autenticidad de las guitarras es casi reaccionario.

La elección de All Falls Down para cerrar el set no fue casual. Tal y como apuntaba Aimee Cliff en Fader, existe un paralelismo entre la frase Even if you in a Benz, you still a nigga in a coupe y su propia situación frente al público del festival. La frase hace referencia a la idea de que por muy exitoso que sea un negro, en Estados Unidos seguirá siendo percibido como un “negrata”. En Glastonbury, Kanye la utilizó para decir que si los fanáticos del rock no le valoran después de un show como ese nunca lo van a hacer.

La mejor noticia es que él ni siquiera se plantea complacerlos. Prefiere desafiarlos autoproclamándose la mayor estrella rock del planeta en el escenario rock más importante del mundo. Al fin y al cabo, las grandes estrellas del rock siempre han vivido según sus propias normas.

   

¿Quién si no?

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar