Columnas

Vs. the (Pop) World

Por Juan Manuel Freire

Vs. the (Pop) World  Por Juan Manuel Freire “Escucho música mientras escribo. A veces, es la misma canción una y otra vez (“Rehab” sonó en un bucle infinito durante cuatro días mientras revisaba mi propia novela)”. Leer estas palabras del escritor David Macinnis Gill en las “Book Notes” del blog literario-musical Largehearted Boy me hace sentir algo menos solo en mis rarezas de oyente. Desde que iTunes apareció en mi vida, a menudo me he encontrado desdeñando la línea recta –escuchar álbumes del tirón, el tema dos después del uno, y así– para tomar desviaciones de lo más inadecuadas. La principal: el modo aleatorio, que puede servirte para descubrir conexiones – ”I Walked”, de Sufjan Stevens, se parece a “Any Direction” de Fyfe Dangerfield– pero también para volverte loco. Y luego vendría la opción “la misma canción una y otra vez”; una buena forma de concentrarse a la hora de darle al teclado.

Pero la lista sigue y sigue, e incluye improvisadas playlists por temas –canciones con la palabra “invierno”, “verano” o “ladrillo”–, duraciones –los temas más cortos, por ejemplo, en mi caso popurrí implacable de tonos de móvil, interludios de rap y Crash And The Boys– o quién sabe qué criterios sin sentido. Últimamente es extraño el álbum que, tras una primera escucha, me invita u obliga a que lo escuche de nuevo y sin remisión, sin mirar atrás ni adelante o saltar a otro asunto. A veces pienso que la culpa debe ser de los álbumes, que no son lo que eran. Pero, en realidad, mi estrecha relación con el reproductor de Apple –es que son un montón de horas juntos cada día; el roce hace el delirio– parece detrás de esta variedad de manías. Y ustedes, queridos lectores, ¿cómo consumen su música? ¿Acaso cuentan con alguna sugerencia de hábito retorcido para adjuntar a mi extensa colección? Y ahora, a por esa panorámica del universo pop de los últimos días. El famoso 14-S

Hace un par de “Vs.”, allá por finales de julio y con la calda a pleno rendimiento, nos hacíamos eco de la coincidencia en la fecha de lanzamiento de diversos discos importantes, algunos con aspecto de salvavidas. A una cierta distancia, el 14-S parecía un día para tirar cohetes y eso, pero quizá estábamos condicionados por el bochorno. Hagamos una media de calificaciones al estilo Metacritic, a ver qué sale. Interpol, “Interpol”: se fue el bajista Carlos D y con él se llevó nervio, tensión y sexo; una oscuridad poco turbia (55). The Walkmen, “Lisbon”: su melancolía rock no alcanza la locura de “High Violet”, de The National, pero los chicos son, desde luego, superclase (78). Brandon Flowers, “Flamingo”: menos U2, más Fleetwood Mac, con un dueto a todas luces fantástico con Jenny Lewis (58). Of Montreal, “False Priest”: excesivo y genialoide, brillante y agobiante, experimento necesitado de un remontaje (60). Blonde Redhead, “Penny Sparkle”: el disco infravalorado de la temporada, un festival de pop melancólico de elegancia imposible y melancolía futurista, a escuchar con “Blade Runner” o “2046” proyectadas en la mente (88). Total bruto: 339. Resultado de la media: 67, es decir, el 14-S se merece sus “generally favourable reviews”. Conmemoremos la fecha con una proyección del gran clip del “Not Getting There” de Blonde Redhead.

Los grupos más infravalorados del indieCon la edad, uno aprende a controlar sus emociones y sentimientos; se supone. Pero reparar en una nota injusta en Pitchfork sigue provocando las mismas emociones en mí que cuando todavía fanzineaba. Quizá sean, incluso, emociones más trágicas, puesto que la capacidad de P4K como tastemaker ha crecido progresivamente con los años y aterra imaginarse a un grupo favorito bajando de caché o, finalmente, incluso desapareciendo por culpa de unas pocas décimas ninguneadas. Toda esta historia viene a cuento de ese escaso 5.4 reservado por ellos para “The Orchard”, de Ra Ra Riot, un disco escrito y grabado con todo el amor del mundo, preciso y precioso, cargado de feliz tensión y de espaciosidad; prueben a escuchar “Do You Remember” sin sentir algo. En algún lugar entre Vampire Weekend y Arcade Fire, Ra Ra Riot podría ser uno de los grupos peor atendidos de los últimos años. Pienso en ellos y me vienen a la mente matt pond PA, Mates Of State, Earlimart, Cloud Cult, Division Day… ¿Por qué no sabemos algo más de ellos? ¿El mundo derrapa? ¿Es una cuestión de timing, de ocasiones perdidas, de no haber colocado la canción lógica en la serie del momento? Porque de veras, ¿quién se resiste a “Do You Remember”?

Ra Ra Riot - Do You Remember [The Orchard]

El knob en tu cara

Quiero creer que ese famoso 6.1 en P4K no podrá con la carrera internacional del nuevo disco de El Guincho, un explosivo, adictivo “Pop Negro” solo merecedor de todo lo mejor. Resulta curioso leer las reseñas de medios de fuera: siguen apareciendo resaltados Animal Collective, Panda Bear, etcétera, los nombres de siempre, en lugar de todos esos nombres clave del pop español que deberían estar ahí. Por una voz, los ‘spaniards’ tenemos las claves, las pistas: Radio Futura, Paco Trinidad, Ciudad Jardín, Mecano, you name it. Pero lo mejor de temas como “Soca Del Eclipse” o las ya clásicas “Bombay” y “FM Tan Sexy” es que suenan a géneros todavía por bautizar, al ingenio de un solo músico posible, El Guincho. Si este año solo compran un disco español –pero ojalá caigan más, no me sean ratones–, debería ser este. “Lycra mistral” es obsesión actual.El Guincho - Lycra Mistral

Filetes de temporada “Conozco Pitchfork, miles de personas lo visitan, y pienso sobre su influencia. Quiero decir, siempre les he gustado, pero ¿y si dejaran de hacerlo? ¡Nadie me escucharía! ¡Es algo terrorífico! ¡Si te joden, estás jodida, estás jodida! Y eso da mucho miedo”. Son las tiernas palabras de Marnie Stern en la revista Impose, en una entrevista a cuento de su nuevo disco homónimo. Parece buena chica, ¿verdad? Temerosa y tal. Pero unas líneas más abajo, Stern se lanza a despotricar de Bethany Cosentino, censurando sus letras sobre buscar boyfriend: “Ya puestos podrías ser una banda hair metal de los 80 diciendo ‘I want pussy’”. Quizás a la autora de This Is It And I Am It And You Are It And So Is That And He Is It And She Is It And It Is It And That Is That (2008) le moleste que Cosentino haya recibido tanto apoyo de P4K cuando toca la guitarra con menos técnica que ella y canta letras sencillas en lugar de poesía resonante. Pero para rajadas monumentales, las de Gary Mounfield, aka Mani, sobre Peter Hook a través de su cuenta de Twitter (@Maniscream, ahora inexistente). En un post del 6 de septiembre aseguraba que la cartera de Peter Hook se podía ver desde el espacio por estar “llena del dinero de sangre de Ian Curtis”. Y más adelante, añadió que Hook “no tiene tiempo para mí ahora que se está enriqueciendo arrastrando el cadáver de su compañero para que le den pasta a cambio”. Mani se retractó, Peter aceptó, pero no sé, no me veo a estos dos ahora mismo echando un minigolf. El drama presidencial de Wyclef JeanOtro versus fascinante de los últimos tiempos ha sido el establecido entre el ex Fugees Wyclef Jean y Sean Penn. Como ya sabrán, el músico fue descalificado para la carrera por la presidencia de Haití. Algo que debió emocionar a Penn, quien había criticado repetidamente las aspiraciones políticas de un hombre cuya presencia en Haití tras el terremoto había sido anecdótica. Según el actor, al músico apenas se le había visto por allí. Pero según dijo el músico en un entorno discreto, el Hammerstein Ballroom, Penn no se había percatado porque estaba “demasiado ocupado esnifando cocaína”. Un portavoz de Penn rechazó estas alegaciones rabiosas en JustJared.com: “Mr. Jean no está familiarizado con las exigencias físicas de los voluntarios en Haití. Como trabajadores humanitarios allí, la noción de mermar el sistema inmunitario a través de drogas ilícitas es ridículo”. El beef también lo es, pero ¿podrían seguir, por favor? The Wilderness Downtown

Win Butler, colíder de Arcade Fire y notorio benefactor de Haití, tampoco creía en el reggae-man como presidente: “Técnicamente, [Wyclef] no debería ser candidato porque no ha sido un residente de Haití. Y creo que el hecho de que no hable francés y no sea fluido en criollo sería un problema realmente grave a la hora de coordinar un gobierno realmente complejo, como es el caso del gobierno de Haití”, declaró a través de Sirius XMU. Para conocer el drama haitiano no sirve darse un garbeo por allí con Google Earth. Aunque, para sentir el drama suburbial, nada mejor que probar el videoclip interactivo que Chris Milk ha creado para Arcade Fire con su ya clásico tema “We Used to Wait” como banda sonora. Piquen el nombre de su vieja localidad, escriban una carta a su antiguo yo, echen una carrerita por las calles… El clip –o los clips: uno por persona– del año.

Hasta siempre, Lamborghini

¿Recuerdan cuando las series americanas estaban, sobre todo, protagonizadas por gente forrada de dinero? Pero en tiempos de crisis, los ricos resultan menos admirables que antipáticos y los héroes han de ser gente sin superpoderes, tan solo supervivientes. Y tras el auge del subgénero sobre “padres de barrio residencial que se pasan a la economía ilegal” – “Weeds”, “Breaking Bad”, “Hung”– nos encontramos ahora ante una remesa de nuevas series que no sólo aceptan, sino que hasta se ríen de la Caída del Imperio Americano. Pronto llegarán sitcoms promisorias como “Outnumbered” y “Raising Hope” y dramas como “My Generation”, y ya ha llegado, sin hacer mucho ruido, “Big Lake”, una producción de Adam McKay y Will Ferrell que hace mofa surrealista de la recesión y, de paso, todos los clichés de la sitcom familiar al uso. Recomendable. Christopher Nolan loves Michael BayIncreíble pero cierto. O al menos eso asegura el director de fotografía de “Origen”, Wally Pfister, en una entrevista para el blog Cinematical: “…hay películas por ahí que él ama y yo detesto. No soy un gran fan de Michael Bay. Así que siempre estoy diciéndole, ‘¡venga, tío!’ Pero él ve algo en sus películas, yo no lo veo”. Tantas semanas defendiendo “Origen” frente a los haters con frases como “así debería usar el dinero Michael Bay”, y ahora me encuentro con esto. Er. La decepción de KlaxonsSe comenta, se rumorea, que ser pionero de un género o tendencia es una jugada, entre otros motivos porque con el segundo disco puedes sonar a tus seguidores. Y este es el caso de los nu-ravers Klaxons con “Surfing The Void”, al menos a la altura del single “Echoes”, cuyo chorus no sabemos decir si remite menos a Klaxons que a Delphic. No pasa tanto con el resto del disco, que suena ruidoso, espeso, pesado como él solo, seguramente en gran parte por culpa del productor Ross Robinson (Limp Bizkit, etc.) Otra buena decepción, la del dúo smart Hurts, de quienes algunos esperábamos un debut de synth-pop retroactual con producción estilo, digamos, Tim Friese-Greene, pero no este despliegue de pompa sin sólida base compositiva. No hay demasiada vida más allá de “Silver Lining” –qué giros melódicos–, “Wonderful Life” y “Better Than Love”. Ping (Plof)Seguimos con la malaise, con la decepción, con el desengaño. ¿Qué podemos decir, que no se haya dicho ya, con menor o mayor intensidad, sobre esa red social-musical con nombre krautrock? ¡ Ping! Solo puedo aportar mi testimonio sobre lo que a mí me tocó vivir en mi breve etapa como usuario y sufridor del invento de Apple. Aburrimiento máximo. Seguí a Rick Rubin, le mola Arvo Pärt, vaya. Seguí a Alexandra Patsavas, pensé si dejarle un comment sobre esas preguntas que nunca me contestó para Travelling. Compré un tema de Joe Dassin, “L’Été Indien”, para ver cómo se reflejaba en mi perfil. Después no supe qué hacer. Al día siguiente, todo seguía igual. Y al tercer día… Desconecté. 5x1401) Sufjan Stevens/All the Delighted People EP: Se llama EP, pero es, en realidad, un álbum superior, otra demostración de bravura. Épico y frágil.2) Summer Camp/Young EP: Se llama EP y lo es, pero no de gran tema titular y sobrantes, sino todo de ‘greatest hits’. Nuevo Dúo Maravillas indie pop.3) The Hundred In The Hands/The Hundred In The Hands: So cool it hurts. Te da ganas de comprarte ropa, cortarte el pelo, aprender idiomas y volar.4) Twin Shadow/Forget: Junto a Twin Sister –ya tiene gracia–, una de las grandes revelaciones del año. Melodías perfectas, drama justo, ensueño feliz.5) Violens/Amoral: Sin comentarios. No escucharlo, no bendecirlo, sería amoral. El mejor pop indie de los 80 y el del futuro, unidos en algo indescriptible.

Next: Joaquin Phoenix faker, Nick Hornby más Ben Folds, el flúor de Ana Torroja, “Boardwalk Empire”, no sé si los chicos de “The Big Bang Theory” me caen igual de bien ahora que les pagan 200.000 dólares por capítulo, etc.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar