Columnas

Vs. (The Pop World)

Por Juan Manuel Freire

Vs. (The Pop World)  Por Juan Manuel Freire Entre los melómanos de mi generación (es decir, los nacidos alrededor del estreno de “La Guerra De Las Galaxias”) hay dos pasados musicales clásicos. Está el pasado heavy, que a menudo ha evolucionado en pasión por el electro distorsionado y la IDM pasada de vueltas; son unos freaks, vamos. Y después está el pasado AOR, del que cuesta un poco desligarse y que uno oculta como puede, aunque las temporadas enteras de “Las Chicas Gilmore” en el DVR delaten claramente. Sí, yo pertenezco a ese segundo grupo. “Hola, me llamo Juan Manuel y escuchaba a Mike & The Mechanics”. Lo confieso, vale.

Lo confieso pero, por fin, sin temor. Durante una temporada pensé que las horas pasadas con las orejas pegadas a Phil Collins, Genesis, Mike Oldfield y demás ejemplos de la llamada “buena música” de los 80 y primeros 90 de poco me iban a servir en el entorno de la crítica “seria”. Pero desde hace poco, esa educación AOR se ha revelado útil para hablar de lo más granado de la escena indie internacional, de Gayngs a Cass McCombs, pasando, claro, por Bon Iver. Si no estuviste enganchado a la banda sonora de “Llamaradas” no sabrás que el último tema del excelente “Bon Iver” (2011) es una especie de tributo a Bruce Hornsby & The Range. Tributo declarado: “No hay suficiente Hornsby en mi escena”, dijo Justin Vernon hace poco en el late night de Jimmy Fallon. Ya no queda nada uncool. Es decir, cualquier educación musical es de provecho. ¡Hurra!

No tirar a la basura

Telepathe es un grupo que solo me trae buenos recuerdos, y entre ellos figuran mis comienzos en PlayGround, cuando esto todavía se llamaba “Grandes éxitos en mi casa”. En la primera entrega de aquella columna se coló “So Fine”, el single de revelación de estas dos chicas a caballo entre Cocteau Twins y Ying Yang Twins. Encuentro extraño que “Dance Mother” (2009; 3 irrisorias libras ahora mismo en Amazon.co.uk) no sea considerado el clásico moderno que es; como extraño encuentro que su retorno con el single “Throw Away This” no haya sido celebrado por la blogosfera con fiestas tribales y retweets a granel. Puede que no sea tan esquivo, oscuro como el material anterior, pero en absoluto es desechable: el productor Lewis Pesacov (guitarrista de los infecciosos Fool’s Gold) exalta el lado pop de Livaudais y Gangnes con grandes resultados. El gritito del principio me trae loco. ¿“Throw Away This”? Para nada.

"Throw Away This"

Amor a primera escucha

Hasta la fecha Chad Valley (nombre real, Hugo Manuel) parecía un actor secundario en la película del chillwave. Pero todo ha cambiado, al menos desde mi perspectiva, con algo como el single “Now That I’m Real (How Does It Feel?)”, que lo presenta con la misma claridad de ideas del último Toro y Moi y la emoción melódica de (ahí es nada) Loney Dear, al que, además, este músico de Oxford recuerda físicamente. Es una unión en el cielo de samplers, sintes, tambores metálicos y, por supuesto, voces fantásticas: eso va por Valley y también Rose Dagul, de Rhosyn, en una segunda voz que reconduce el tema a terrenos limítrofes con los primeros Stars, que es como decir los mejores Prefab Sprout (palabras mayores). Avance del mini-LP “Equatorial Ultravox” –título feo para música bonita–, cuenta con un videoclip maravilloso a cargo de la fotógrafa Lucy Bridger. Amor a primera escucha. Y vista.

Noisey.com

Maneras de pasar un buen rato en la red hay muchas, pero pocas tan sugestivas como www.jesus-is-savior.com y, sobre todo, Noisey.com, una web ideada para descubrir grupos de todo el mundo a través de actuaciones filmadas con todo lujo y entrevistas. Esta aventura conjunta de Vice, Dell e Intel es toda una mina y merece la pena pasar un rato viajando de un punto a otro de su mapamundi musical. Los amantes del indie estatal pueden conocer mejor a Mujeres –cuyo show recomendaba hace poco el diario The Guardian–, Caballo Tripode y Der Ventilator, pero hay posibilidad de conocer a bandas de todo el mundo, tocando dentro o fuera de su territorio. Chad Valley en Oxford, Toro y Moi en Atlanta, Austra en Toronto, Braids en Vancouver, Bot’ox en París o una debilidad, No Joy, en Montreal. Un gozo, en verdad. Absolutamente.

Mis dudas con Cults

En esa misma web puede verse a Cults tocando en San Francisco. Algunos dirán cómo he podido omitirlo, siendo como es –o eso podría deducirse por las críticas– uno de los grupos del momento. Pues miren, no los tengo claros. O quizá no tenga claro a qué tanto revuelo. Su propuesta –sonido como desde otra habitación, pop 60s y rock’n’roll primitivo convertidos al indie– no tiene nada de ofensiva, pero el dúo no cuenta con suficientes buenas canciones para sostenerla a lo largo de todo un disco. Me sirven “Go Outside”, “Oh My God” y “Bad Things”. Sobre el resto, dudas, dudas y más dudas. Los prefería en la época en que eran anónimos, más twee, menos rockistas. Menos Kills, más Spector. También dudo si “You Know What I Mean” es un tributo a, o un plagio de, “Where Did Our Love Go”, de las Supremes; y no creo que estemos ante el mismo caso de Coldplay y “I Go To Rio”, porque no veo acreditados a Holland-Dozier-Holland por ninguna parte en el tema de Cults.

Cults - You Know What I Mean

La noche es negra

Una de las mejores películas que verán este 2011 no se ha estrenado, al menos que yo sepa, en ninguna pantalla de cine. Se llama “L.A. Noire” y es un gigante paso adelante en la concepción del videojuego como cine interactivo; el “Heavy Rain” de 2011, pero aún más complejo, avieso que aquél. Un ejercicio de noir absolutamente disfrutable, con tramas más comprensibles que las de “El Halcón Maltés”, un cásting fortalecido por varios actores y actrices de “Mad Men” –el protagonista es Aaron Staton, alias Ken Cosgrove– y un sistema de juego en el que reacciones faciales y emociones juegan un papel destacado; el aspecto más electrizante del juego no es tanto la acción, que la hay, y a montañas, como unos interrogatorios en los que debes convertirte un poco en el Dr. Lightman de “Miénteme” (D.E.P.). Y como es de los tipos de “GTA”, puedes interactuar con objetos y escenarios más libremente que en “Heavy Rain”, desde luego. Sentarse ante la pantalla significa evadirse en toda regla de la cotidianidad, el feísmo, los días apagados. En serio, Roger Ebert: ¿ “los videojuegos no son arte”?

Historia del beef

Tras dedicar reputados volúmenes a Sonic Youth ( “Goodbye 20th Century”) o Jeff y Tim Buckley ( “Dream Brother”), el periodista y biógrafo musical David Browne ha mirado hacia la música favorita de su infancia para un nuevo libro en absoluto desdeñable, “Fire and Rain. The Beatles, Simon & Garfunkel, James Taylor, CSNY and the Lost Story of 1970” (Da Capo Press) . Es un libro para amantes del beef. Las historias de triunfo y turbulencia de cuatro nombres que grabaron cuatro álbumes clave de 1970 –Simon & Garfunkel ( “Bridge Over Troubled Water”), The Beatles ( “Let It Be”), Crosby, Stills, Nash & Young ( “Déjà Vu”) y James Taylor ( “Sweet Baby James”)–; un año menos estudiado que 1968 y 1969, pero igualmente fascinante. Dice Browne: “No podía resistirme a revisitar un momento en que música dulcemente cantada y tiempos feos coexistían, e incluso se alimentaban mutuamente, en un mundo que viraba bruscamente”. Lectura seria y gozosa... Y si quieren algo hilarante y gozoso, pocas opciones mejores que “2030: The Real Story of What Happens to America”, la novela de Albert Brooks –el carismático y ocurrente actor y cineasta– sobre un futuro donde abunda la gente mayor y escasean los jóvenes; el cáncer ha sido curado y la gente sobrevive hasta edades indecentes, estrujando los recursos de Estados Unidos. Y en estas que el país sufre un terremoto de magnitud gigante, para la frustración de la administración del primer presidente judío del país. El libro es un milagro; y se sale de él con esperanza.

Lady Gaga y el principio del fin

Si creen que la portada de Lady Gaga es fea, será porque no han escuchado el disco. El feísmo de “Americano”, “Government Hooker” y “Highway Unicorn (Road To Love)” –o Journey meets “Legend”– es simplemente insuperable, el exceso llevado hasta sus peores consecuencias. Es lo que sucede cuando Gaga descubre a Justice, los digiere mal y se piensa la más moderna, e irónica, quizá, del barrio. Hay accidentes que ni siquiera la distancia irónica puede salvar, y el álbum de Gaga está entre ellos. Todo, o casi todo, lo peor de la cultura popular de nuestro tiempo resumido en algunos minutos eternos. Por otro lado, yo si fuera ella me preocuparía: la artista no deja de sonar en las radios, pero a menudo con los temas del disco anterior. De “Government Hooker” ni rastro.

Government Hooker

Jon Benjamin tiene una furgo

Quienes hayan seguido esta columna sabrán de mi cierta debilidad por “Bob’s Burgers”, una de las mejores comedias (animadas o no) surgidas de la televisión estadounidense en el último lustro. Entre “Dr. Katz” (el creador de “Bob’s”, Loren Bouchard, fue guionista de aquella) y “King Of The Hill”, la historia del aspirante a chef de alto copete convertido en hamburguesero provee de bromas slacker de cinco tenedores. Sus fans están ahora de enhorabuena, porque H. Jon Benjamin, quien hacía de hijo de Dr. Kath y ahora hace de Bob, acaba de estrenar programa en imagen real en Comedy Central: “Jon Benjamin Has A Van” es un experimento cómico no siempre exitoso, pero muy valioso, a caballo entre el noticiario satírico y las bromas callejeras. Aquí un sample del humor reinante.

www.comedycentral.com Comedy Central TV Shows Comedy Videos

5x140

Thurston Moore/ Demolished Thoughts: Beck produce un disco bello y tenso, con gemas como la folk-jazz (y muy Van Morrison) “Benediction”.

Robert Pollard/ Lord of the Birdcage: No crean ciertas críticas. Esto es un retorno de Pollard a su mejor forma. O si no, oigan “In a circle”.

Fucked Up/ David Comes to Life: Los Jodidos celebran su décimo aniversario con una ópera punk sobre un romance condenado. De órdago.

13 & God/ Own Your Ghost: Quizá indie rap y glitch-rock no figuren entre los sonidos de moda, pero esto hay que escucharlo y bien alto. Uf.

Battles/ Gloss Drop: Cómo sobrevivir a la marcha de Tyondai Braxton: a base de color, helado, sol y calor. Math-pop para llevarse a la playa.

Next: Dan Humphrey transmuta en Jeff Buckley, Clams Casino –otro nombre feo para música bonita–, la “Staircase” de Radiohead, Drake, el regreso de CSS, el romance de Courtney y Jack, algún beef, alguna serie, y flashes diversos del paisaje pop de hoy, tan vasto, tan difícil.

Vs. Mayo 2011

Vs. Abril 2011

Vs. Marzo 2011

Lady Gaga Crítica: “ Born This Way

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar