Columnas

Vs. The (Pop) World

Por Juan Manuel Freire

El dolor físico es lo peor. Si existe un Dios, este hombre (o mujer, whatever) se lo debe pasar en grande jugando al vudú con pequeñas reproducciones de alguno de nosotros, clavando agujas en una u otra articulación, retorciendo extremidades, lanzándonos a la papelera cuando se aburre. El dolor físico, el que no te lleva al hospital pero tampoco se va, resulta tan intrusivo que tus cosas favoritas se vuelven accesorias. Pero hay que vivir, dicen. Lo que hay que hacer en realidad es distraerse. Al final, la solución a todo pequeño mal es la misma: distracción, pasar el rato, ir tirando. Eso.

La música juega un papel particular en este trance. Conocido es su poder terapéutico, su capacidad para modificar respuestas biológicas. La escucha sostenida de Enya –no las remezclas sincopadas de Dntel, sino los originales– reduce la ansiedad, el dolor, la tensión y los niveles de estrés; o eso dicen por ahí. Y ponerte los discos de Phoenix debería insuflarte energía suficiente para recuperar súbitamente la fuerza en las rodillas. A veces funciona, pero no para mucho rato. En realidad, en estas situaciones funciona mejor ponerse música sobre gente que lo pasa mal o incluso peor. Joy Division, adagios, la “Isla De Los Muertos” de Rachmaninov. Es eso, o ponerte alguna creación de Shonda Rhimes: es difícil estar peor que los pacientes de “Anatomía De Grey” o “Lejos De Todo”. A ver si me distraigo –y les distraigo– escribiendo las píldoras que siguen.

It’s Britney, bitch

Disco-distracción memorable del 2011: “Femme Fatale” de Britney Spears. Dicho sin ironía, sin doble sentido, sin ganas de provocar. Con el corazón en la mano y carreritas en la mente. Si uno logra superar los dos primeros temas y las dudas que generan –en el primero aparece la marca de Ke$ha y del segundo solo se salva el puente dubstep–, se encuentra con un disco tan fácil de disfrutar como difícil de abandonar. Sin baladas, sin tiempos muertos, sin (apenas) relleno. Quitaría “Trouble For Me” o “Gasoline”, pero no puedo quitarme de la cabeza “I Wanna Go”, ultimate powersong, ni “Big Fat Bass”, con el imprevisible Will.i.am elucubrando, quizá mejor que nunca, sobre un mainstream conceptual y meta-artístico. “I could be your treble, baby, you could be my bass”. Al romance por la ecualización. Brillante. Será single. Será un mundo mejor.

Britney Spears - Big Fat Bass feat wil.I.Am

La importancia de una buena historia

En un arrebato de candidez, al guitarrista Nick Valensi se le ocurrió decir que grabar el nuevo álbum de The Strokes fue una experiencia “horrible”. E ipso facto la prensa –gran parte de ella– se empeñó en decir, de una manera u otra, que si la banda había sufrido grabando era complicado que nosotros gozáramos escuchando. Menuda tontería: por esa regla de tres, “Apocalypse Now” (Francis Ford Coppola, 1979) sería “Hot Milk” (Ricardo Bofill, 2005); y discos sagrados de Big Star (el segundo y el tercero) y Fleetwood Mac ( “Rumours”), discos olvidados. Yo tampoco puedo con “Metabolism”, pero pasar por alto la infecciosidad de “You’re So Right”, “Taken For A Fool” o la sintética “Games” –que adjunto abajo– es hacer oídos sordos a la realidad. Aunque solo sea por esta vez, print the fact.

Ark(gh)

Además de la corporación maléfica del mundo “The Cape”, Ark es también la corporación dudosa del mundo real. “Friday” tampoco es tan mala –al menos hasta que la versione Juan Camus, que es lo único que falta–, pero la Ark Music Factory es culpable de crímenes contra el (súper) pop y todo alrededor de ella huele a chamusquina; a juguete roto y lanzado a la hoguera. Aquí debajo tienen una entrevista con Patrice Wilson, “la cara de Ark Music Factory”, cincuenta por ciento del equipo creativo detrás de “Friday” y conductor de limusina-rapero en el vídeo. La empresa amenaza “con seguir trabajando con gente, montando audiciones masivas, buscando la siguiente estrella viral”. De risa, de veras. ¿Es Patrice Wilson o Kenan Thompson? ¿Y cuándo empieza el “What uuuuuup”? (PD: Atención al inspirador mensaje final.)

In love with The Weeknd

De la nada surgen, para sacudir corazones incautos, The Weeknd, algo así como los Junior Boys del R&B, o algo muy parecido a lo que serán, seguramente, las canciones de Drake (quien los ha lanzado vía Twitter) con Jamie xx. Abel Tesfaye canta seductoramente al sexo y las drogas sobre producciones sutiles y sensibles, de beats sobrios y sombríos y samples robados a Beach House; una nueva inferencia del dúo de Baltimore en Hamsterdam tras aquella apropiación de G-Side. “The Party And The After Party” es, según parece, el tema estrella de “House of Balloons”, pero también brilla “Glass Table Girls”.

The Weeknd - Glass Table Girls

Beef de temporada

Aguando la fiesta a los portmaníacos, la doble de ballet de Natalie Portman en “Cisne Negro” acusó a la actriz de haber hecho solo el 5% de las tomas de baile. Darren Aronofsky, un director al que mejor no tocar la moral –como pude comprobar en persona cuando le entrevisté-caneé por “Réquiem Por Un Sueño” y por poco no salgo vivo–, hizo a su montador repasar los planos con Natalie danzando para certificar en cuántas aparecía la actriz. Y era mayoría. “111 son Natalie Portman sin retocar. 28 son su doble de baile Sarah Lane” –decía Aronofksy en un comunicado difundido por Fox Searchlight–. “Si haces cuentas, te sale un 80% de Natalie Portman. ¿Y qué hay de la duración? Los planos que muestran a la doble de baile son planos generales y rara vez duran más de un segundo. De modo que, si nos guiamos por el tiempo, el 90% sería Natalie Portman”. Las cifras cantan y danzan. Desde luego, Lane ha quedado un poco mal; y ahora lo más probable es que no consiga trabajo ni en la segunda parte de “Dance Movie: Despatarre En La Pista”.

Becky Stark está viva

Para quienes todavía esperan, en vano, continuación al brillante debut de Lavender Diamond, el disco de The Living Sisters –su Becky Stark con Inara George (The Bird And The Bee) y Eleni Mandell– solo podía ser una excelente noticia. Lo dejaremos en buena, quizá: “Love To Live” no es “Imagine Our Love”. Pero siempre es un placer escuchar su voz, o sus voces, y hay temas con encanto como “How Are You Doing?”, que gana en la visión del director Michel Gondry, con esas tres historias de desgracia entrecruzadas. Cómo abrazar el caos de manera adorable. El humor del dolor llevado a su máxima expresión.

SXSW

Dicen que los críticos ya no valemos para nada, pero personalmente agradezco que gente con un cierto criterio pueda decirme, por ejemplo, qué ha valido la pena de festivales elefantiásicos a los que no he tenido la suerte de ir. Nunca he pasado por SXSW y este año, por lo visto, ha habido algunas sorpresas; sí, además de cerveza, en este festival hay música; y en cada esquina y rincón. Repasando los repasos, resumiendo los resúmenes, queda un breve listado de bandas a las que debemos seguir la pista. Como los brasileños Holger y su rock extático y africanista: imaginen que Vampire Weekend se arrancan el polo Ralph Lauren, se quitan los náuticos, se lían a gritar. O los virtuosos y exactos pero intensos Hands, de los que oiremos hablar. O un grupo sin álbum pero con credenciales de sobra: Wild Flag, la unión de Carrie Brownstein (no se la pierdan en “Portlandia”, en Canal+) y Janet Weiss (ambas ex-Sleater Kinney); Mary Timony de Helium, y Rebecca Cole de The Minders. De Portland son Ghost Animal, rock con extra de reverb e influencias de ambos lados del Atlántico; en ellos y “Summertime In Heaven” nos detenemos.

Ghost Animal - Summertime In Heaven

“The Killing”

La serie del momento es un thriller, digámosle, procedimental, pero se aleja del efectismo de las producciones de este género que suelen llegarnos de EEUU. Quizá porque, en realidad, versiona un título nórdico, “Forbrydelsen”, y además con gran fidelidad. La serie podría librarse de algunos subrayados sonoro-musicales –al fin y al cabo, viene de AMC, quienes nos han regalado series tan silenciosas, tan sobrias como “Mad Men” y “Rubicon”–, pero no podemos dejar de celebrar su clima espectral o su delicadeza de matiz. La trama se presenta algo tópica, pero es casi lo de menos. Toca dejarse mecer por las nubes, el paisaje, la sugestión sutil de miradas y gestos.

Donald Glover

Otra gran noticia para la televisión y la cultura pop en general: la renovación de “Community”, una sitcom como no hay otra, referencial de forma creativa, sentimental sin caer en cursilería. Ya solo por los epílogos con Abed (Danny Pudi) y Troy (Donald Glover) ya merecería tener tantas temporadas como “Ley Y Orden”. En uno de ellos, el del capítulo “Spanish 101”, veíamos al dúo rapear en hilarante castellano, y aquel rap de la antropología, con guiño al “Africa” de Toto, tampoco estaba mal. Ahora, Donald Glover –que no es familia de Danny– se ha estrenado como rapero en toda regla bajo el nombre de Childish Gambino; y lo suyo no tiene demasiado de broma, no al menos de broma no intencionada. Su último EP se sale: flow estilo Lil Wayne, rimas ingeniosas e insólitas sobre neurosis personales o su curro con Tina Fey – “Anything I put my mind to, I accomplish it/ From writing scripts with Tina Fey to laying down the hardest shit”– y producción cuidada, todo a cambio de nada; se descarga por la cara aquí. Entre esto y el retorno de The Lonely Days, los días perrunos se acabaron. O casi. Pásame el ibuprofeno, va.

5x140

1) Dirty Beaches/Badlands: Aunque solo sea por su versión del “True Blue” de Madonna, ya vale la pena hacerse con este raro tesoro noise-pop.

2) The Pains Of Being Pure At Heart/Belong: Entre The Joy Formidable y esto, queda claro que los 90 son la nueva onda. ¿Cuándo vuelven Lush?

3) Rainbow Arabia/Boys And Diamonds: En “Blind”, elucubran sobre cómo sonaría Fever Ray de parranda por Sudáfrica. Un hito entre muchos.

4) Vessels/Helioscope: Aunque ya no figure entre los gustos de la mayoría (indie), el post-rock aún puede dar de sí grandes obras: aquí tienen una.

5) Yelle/Safari Disco Club: ¿Existe el disco de súper pop perfecto, sin relleno por medio, accesible y afilado al unísono? Yelle han sabido hacerlo.

Next: El disco allstars girl-power de Prefuse 73, hagiografía de James Franco (hermano de Dave), la película de TV On The Radio, “Juego De Tronos”, algún beef de temporada y aquello que ahora tampoco sé que se producirá. La música tiene capacidades curativas. No, no hablamos de ninguna basura new age: es una curación real contra el tedio de la vida cotidiana y la grosería de la cultura pop mayoritaria. El Dr. Freire, a continuación, les receta un bálsamo para sentirse mejores, más felices, activos.

britney_femmefataleBritney Spears

the strokesThe Strokes

ARKArk Music Factory

the weekndThe Weeknd

black swanCisne Negro

Lavender DiamondLavender Diamond

sxsw SXSW

the killingThe Killing

the communityCommunity

lushLush

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar