Columnas

Vs. The (Pop) World

Por Juan Manuel Freire

Vs. The (Pop) World Juan Manuel FreireDesde hace algo más de un año, cuando PlayGround me asaltó con una propuesta irresistible –en resumen, escribir lo que me diera la gana y recibir dinero a cambio–, he mostrado mis obsesiones musicales de cada mes en una columna de nombre explícito: Grandes éxitos en mi casa. Pero eso se acabó y, a partir de este mes, mi apartado en esta santa web cambia de idea y de espectro. En parte porque así lo quieren desde arriba, y en parte porque me apetece, porque no hay nada más peligroso para el espíritu que entrar en una cierta rutina y sentirse a gusto en ella. Toca, en fin, airear un poco la casa.De modo que se acabó esa lista comentada de canciones para sobrevivir al mundo, y empieza lo que será un cara a cara mensual con el mundo (pop). El paisaje actual de la música que puede tararearse, pero no es electrónica, ni hip hop –para eso ya hay aquí otras columnas–, en algunos sencillos pasos. De lo que no se librarán es de las dichosas intros en forma de divagación personal. El mes próximo ya tendré una preparada para ustedes. (Últimamente me obsesionan las competiciones de sound systems entre vecinos, pero, a ver, ya hablaremos.)Espero verles todavía por aquí, aunque ya no haya tantos vídeos para ver ni canciones para escuchar. Ojalá la letra –y alguna que otra foto de cantautora– sirva para convencerles de seguir rondando, seguir participando. Pueden hacer todas sus reclamaciones en los comentarios de abajo. Esta primera entrega es solo un ensayo, así que piénsenlo dos veces antes de hiperventilar, por favor. No me hagan sentir como Dorota con Blair. New New Musical Express. Cuando ya nadie daba un penique por ella, el New Musical Express ha resurgido de las cenizas de la mano de una nueva editora –Krissi Murisson: íntegra y guapa– para erigirse como gran opción del quiosco en el apartado pop alternativo. El nuevo NME es el sueño húmedo de cualquiera que se tome en serio y respire todo cuanto rime con pop: criterio notable, diseño elegante, texto masivo, columnas de opinión, dossieres de lujo; véase el dedicado a los mejores letristas hace un par de semanas… Periodismo musical de calidad para abrirse paso en el caótico universo del pop del 2010. Sin el ocasional aliento a moho de Mojo, sin la sensación de hacerse mayor mientras uno pasa páginas que provee The Word, sin el populismo a lo loco del Q. Esperemos que la revista venda y no se quede en efímero sueño imposible. Es posible que triunfe, al menos si nos atenemos a ese ligero incremento en ventas de la industria musical británica, primero desde 2003: un 1,4%, gracias sobre todo a Susan Boyle, pero también a los Beatles y los singles. Chocar y arder y… De las diez portadas diferentes del primer nuevo NME, la mejor debe ser la de James Murphy, aka LCD Soundsystem, acompañado por un bulldog francés bastante similar a él. La declaración que rubricaba su retrato: “Me gustaría ver a los sellos discográficos chocar y arder”. Dentro, sin embargo, la frase rompedora en realidad no acaba así, sin más, sino con un “y volver a ser lo que deberían ser”. Tampoco crean que “You Wanted A Hit” –el mayor hito de This Is Happening, tercer y, por lo que parece, último disco de LCD– es un ataque de alguna clase a su discográfica. En una reciente entrevista para El Periódico de Catalunya, Murphy me aseguró estar agradecido a EMI por la “libertad absoluta” que siempre le ha dado; el tema de marras es un guiño a un amigo que suele preguntarle cuándo hará un hit de verdad, no hits para hipsters, vamos. Las discográficas, en fin, no son el demonio y, a menudo, se han mostrado necesarias y muy decisivas. Ahora solo queda que caigan en buenas manos. Cristales rotos; y reconstruidos. “You Wanted A Hit” podría ser también el título de “Celestica”, nuevo single de Crystal Castles, o su romance inesperado con el eurotrance marca Delerium. Es lo más parecido a un hit mainstream que hayan grabado nunca, pero eso no significa que Ethan Khan y Alice Glass hayan dulcificado del todo su digipunk. Acerquen la oreja a las andanadas de feedback del estribillo del citado u sagrado tema; o salten al siguiente corte, “Doe Deer”, para empezar a trabajar en una posible sordera. Lo que sí es cierto es que Crystal Castles han dado la razón a quienes los vimos, desde el principio, como un grupo completamente emotivo, de indudable bilis pero también indudable dedicación a la intensidad imposible. En “Crystal Castles”, o “CC2”, su ruido es más ruidoso que nunca, pero su belleza es casi más grande que la vida. En serio.

M.I.A. reloaded. El vídeo de Romain Gavras para el “Born Free” de M.I.A. es el vídeo del mes y, hasta nuevas noticias, del año. Eso es así. Podrán discutir la necesidad de según qué estallidos de violencia gráfica, pero no su elevada factura cinematográfica o su pertinencia; recordemos que aparece a la vez que esa cretina ley que permitirá a la policía de Arizona arrestar a todo aquel con aspecto, ja, de inmigrante ilegal. Por otro lado, apena que, por culpa de ese clip tan controvertido, apenas nadie hable sobre el tema en sí: intro tensa, dinámica inteligente, un estribillo que ejerce su magia de forma gradual pero implacable –o cómo alcanzar el infinito con solo dos palabras–, capacidad adictiva… Caos y emoción pop unidos en armonía disidente. Como en Sleigh Bells, coautores de “Born Free”, y su Tell ‘Em: la versión bubblegum y de animadora de Sunnydale del “Machine Gun” de Portishead. 2010: ¿el año del pop saturado de decibelios?

Campeona Wiig. O del pop saturado de parodia: escuchen “Champion”, de Vicki St. Elmo, personaje interpretado por Kristen Wiig en la esperada película de MacGruber, y díganme si no es irresistible. Como mínimo brilla a la altura de los mejores aciertos de Lonely Island o Flight Of The Conchords: es de broma, pero también es 200% pegadiza y hará rabiar de envidia a Kylie con su pegajosidad ochentera. Pero el salto al pop de Wiig –la mejor baza del “Saturday Night Live” en las últimas cinco temporadas– no acaba aquí: la banda sonora del filme incluye otros dos temas de Vicki, uno de ellos ( “Rock My Body”) del lado del propio MacGruber y, cuidado, el ínclito Lightspeed Champion. What the fuck?

Vicki St. Elmo . Champion.mp3
Bon Iver, lleva escurriendo el bulto una temporada. El bulto es –por supuesto– la responsabilidad de dar continuación a su disco grabado en una cabaña como respuesta y solución a un mal de amores: el clásico “For Emma, Forever Ago”. El álbum de Volcano Choir –su proyecto con Collections Of Colonies Of Bees– irradiaba idealismo y ensueño, pero la epifanía se le hacía algo más difícil. Y ahora encontramos a Vernon colaborando con Gayngs, discutible proyecto post-sophisti-pop del productor Ryan Olson con Zack Coulter y Adam Hurlburt de Solid Gold. Kudos para Vernon por su hiperactividad y versatilidad, pero ¿no sería hora de concentrarse en la nueva tanda de Bon Iver? Es un tema que me preocupa. Si tienen noticias, digan algo abajo.

Supergrupo canadiense vs. supergrupo canadiense. Con todos los días para escoger que hay en el año, The New Pornographers y Broken Social Scene –los dos supergrupos de Canadá– tuvieron que elegir el mismo, el 4 de mayo, para editar sus respectivos nuevos discos. La pregunta es: ¿por qué no sacarían los grupos provecho de esta coincidencia de fechas? Un pequeño beef, un intercambio de insultos, aunque fuesen falsos. Carl Newman, líder de los Pornos, explicó esto en el Sun de Vancouver: “Cuando descubrí que nuestro disco iba a aparecer el mismo día que el de Broken Social Scene, quise llamar a Kevin Drew y rodar un pequeño vídeo promocional, donde saldríamos los dos, uno frente al otro, en un día de viento, y después nos abrazaríamos. Nos abrazaríamos al son del ‘Wake Up’ de Arcade Fire. Eso sería como un anuncio dual para los discos de ambos. Pero soy demasiado vago. Me distraje”. Los Pornos han ganado, al parecer, la batalla comercial, pero en términos puramente artísticos, el combate queda en tablas: aquí encontramos a dos bandas perfectamente distintas explotando con criterio sus fórmulas conocidas; power pop a varias voces para los primeros, aventura rock y pop de vértigo en los segundos. Ni “Together” (The New Pornographers) es “Mass Romantic” ni “Forgiveness Rock Record” (Broken Social Scene) es “You Forgot It In People”, pero se aproximan lo suficiente para erigirse como dos de los mejores discos publicados este año. El indie saca cabeza. Quizá llegue el tiempo en que revistas como People o Us se encarguen de hacer el trabajo del beef por las bandas del indie. Los artistas, digamos, alternativos empiezan a establecerse en el overground de Estados Unidos: puede verse en los late night shows, cuyas actuaciones son cada vez más extrañas; fíjense, sobre todo, en Jimmy Fallon, por donde han pasado de Neon Indian a The xx. Y The New York Times ha dedicado extensos artículos de su dominical a Joanna Newsom y, más recientemente, The National, cuyo High Violet es serio aspirante a disco del año, por encima de Pornos, Broken Social Scene y prácticamente todo lo demás. Matt Berninger y los suyos han tomado también, vestidos de traje, las páginas de GQ, con The Walkmen o The Drums. Igual solo es un espejismo o una alucinación, pero quizá U2 no ocupen tantas páginas de tantas revistas la próxima vez que saquen disco. Ojalá.

5 x 140. Cinco discos perdidos entre las grietas de esta columna y dignos de mención; en forma de tweet, al estilo Weingarten.1) Foals/ Total Life Forever: Tras acercar el math-rock a las masas, relajan el ritmo, se expanden y bucean en el éter, quizá para siempre.

2) Kaki King/ Junior: Emotiva virtuosa de la guitarra, desatendida fiera melódica del indie-rock: escuchar Communist Friends me sulibeya.

3) Twin Sister/ Color Your Life: Los adictos al último de Beach House deben buscar este EP mágico, etéreo, vital. Y esa versión de Daft Punk.

4) Holy Fuck/ Latin: Jams en la onda de Battles, pero impulsadas por el impacto radical más que por el lóbulo frontal. Simplemente de locos.

5) Summer Camp/ Ghost Train: El sueño pop lo-fi en 7” de Jeremy Warmsley y Elizabeth Sankey, ocasional escriba del New Musical Express. En el próximo capítulo: la música de gimnasio de Kele Okereke, el ocaso de Christina Aguilera, el extraordinario final de “Lost”, etcétera.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar