Columnas

Tarantino y RZA en el paraíso de las artes marciales

El líder del Wu-Tang Clan dirige (y el director de “Kill Bill” produce) “El Hombre de los Puños de Hierro”, película llamada a reactivar la moda de las cintas de kung-fu

RZA, líder del Wu-Tang Clan, da el salto a la dirección de películas con “El Hombre de los Puños de Hierro”, un homenaje a las viejas cintas de kung-fu de los años 70 con Russell Crowe y Lucy Liu, con Tarantino de productor. Acción y pastiche para pasarlo teta.

Uno

Mi amor por Quentin Tarantino no conoce límites. Lo compro absolutamente todo; y me vuelvo directamente irracional cuando alguien intenta convencerme de que 1) “Death Proof” (2007) no es tan buena como “Pulp Fiction” (1994) o “Kill Bill: Vol. 2” (2004). 2) La partida de cartas de “Malditos Bastardos” (2009) es aburrida. 3) “Django Desencadenado” (que se estrene ya, por Dios) da pereza. Es uno de los mejores cineastas en activo, y para mí no es negociable. Pero cuando se pone a recomendar, apadrinar e incluso producir películas, tiemblo. Entro en pánico. Su punto álgido fue cuando puso la detestable “Precious” (2009) en su lista de las mejores del año. Excepciones gloriosas a un lado, mi sensación es que apoya y reivindica películas de colegas que tienen una sensibilidad similar a la suya (casi siempre extraordinariamente influidos por su cine), pero con una forma de afrontar su trabajo menos pura, más prefabricada y artificial.

El director de “Reservoir Dogs” (1992) ha marcado uno de los modelos cinematográficos clave de los dos últimos decenios, basado en la referencialidad, el reciclaje, el rescate de películas y subgéneros infravalorados (con o sin razón) y la mezcla como juego favorito. Pero, por una razón bastante clara, esa mecánica sólo le funciona bien del todo a él. Bueno, a él y a algunos directores que han trabajado muy cerca de él. “Planet Terror” (2007), de Robert Rodriguez, primera parte del díptico que completa “Death Proof”, es extraordinaria. Y, sin responder exactamente a ese patrón, las películas de Eli Roth “Hostel” (2005) y “Hostel 2” (2007), presentadas por Tarantino y de las que es productor ejecutivo, son toscas e imperfectas pero importantes. ¿Por qué sus películas brillan? ¿Por qué arma tan bien la mezcla? ¿Por qué consigue hacer pasar por nuevo y radiante lo viejo y denostado? Y, más importante, ¿por qué levanta híbridos fascinantes y otros que juegan a lo mismo se quedan en el pastiche sin alma? Pues precisamente por esto último. Porque lo que en él es pasión, un acercamiento puro a las cosas que le gustan y un deseo irracional de reivindicarlas, en otros es sólo pose: se les ve el plumero.

Dos

La nueva película presentada por Tarantino responde a la fórmula en cuestión. Es puro rescate, reciclaje e hibridación. Y suma a la fórmula otras constantes tarantinianas: la violencia superlativa y lúdica (retorcida y chiflada hasta el punto de perder su esencia atroz) y un humor accesible que lo cubre todo. Se trata de “El Hombre de los Puños de Hierro” (2012), debut en la dirección del músico RZA, productor y rapero insigne, líder de Wu-Tang Clan y señor vinculado al cine desde hace tiempo y de maneras distintas. Su participación en “Ghost Dog, El Camino Del Samurai” (1999), de Jim Jarmusch, donde intervino en la música y tenía un glorioso cameo, abriría la veda a un serie de apariciones cinematográficas de mayor o menor extensión. Además de figurar en varias bandas sonoras, le hemos visto como actor (de diferentes rangos) en películas tan distintas pero con tanta clase como “American Gangster” (2007), “Hazme Reír” (2009) y “Salidos De Cuentas” (2010), quedando para el recuerdo su trabajo en “Coffee and Cigarettes” (2003) de Jarmusch, donde interpreta con GZA, también rapero y miembro de Wu-Tang Clan, y Bill Murray el magnífico episodio “Delirium”.

RZA se ha codeado bien, y ahora estrena un primer largometraje, rodado con todo lujo de medios y absoluta libertad creativa, con el sello de Tarantino, flamante padrino de la propuesta, marcado a fuego.

Tres

RZA, que ya tiene en marcha otros proyectos de largo (The Hollywood Reporter anunciaba a finales de octubre que anda en dos cosas, el thriller de acción “No Man’s Land” y un biopic sobre Genghis Khan que podría escribir John Milius), propone con “El Hombre de los Puños de Hierro” un híbrido genérico (acción, artes marciales, aventuras, comedia) que remite con claridad cristalina al díptico tarantiniano sobre la venganza cocinada a fuego lento de La Novia… Hasta el punto de contar con Lucy Liu en un personaje que recuerda al que interpretara en “Kill Bill”. Remite prácticamente por todas las razones antes enumeradas. RZA, que se reserva uno de los personajes principales (el hombre de los puños de hierro titular, sin ir más lejos), firma el guión al alimón con Eli Roth, otro protegido de Tarantino; y, como el director de “Pulp Fiction”, juega al cruce, mezcla géneros, tradiciones y estilos cinematográficos muy distintos y, sin venderse al distanciamiento irónico o la modernez de pacotilla, imprime al conjunto un barniz estético y sonoro ( la banda sonora también corre a cargo de RZA, en colaboración con Howard Drossin) que acerca a la actualidad los materiales sisados de otro tiempo.

Como hiciera Tarantino en “Kill Bill”, RZA convierte “El Hombre de los Puños de Hierro” –ambientada en la China del siglo XIX y sobre la suma de esfuerzos de un grupo de guerreros, un clan de asesinos y un misterioso forastero para hacer frente a un enemigo común– en una suerte de personal homenaje/rescate romántico del cine asiático de artes marciales, de las películas de kung-fu y kárate. Su propuesta, eso sí, está más cerca de los wuxias que el díptico de Tarantino. Respeta de las películas admiradas las coreografías limpias y el cuerpo a cuerpo claro y comprensible, y se niega a anular su recuerdo con pirotecnias demasiado contemporáneas. En sus entrevistas para promocionar el filme, cita como claros referentes a Lau Kar Leung, director de “La Leyenda del Luchador Borracho” (1994) y a Bruce Lee; se manifiesta sin impostación y con entusiasmo, lo que probablemente aleje su película de los intentos artificiales y artificiosos de otros cineastas de parecerse a Tarantino.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar