Columnas

Spain is pain

Sabores de aquí

Porque España sigue doliendo –en el bolsillo, en el orgullo, en el alma del que aún se sienta vivo–, esta columna sigue coleccionando capítulos, buscando ser reflejo estimulante de lo que sucede dentro –y fuera, pero sin irse nunca demasiado lejos, no vaya a ser que no sepamos desandar luego lo andado de vuelta a casa– de los difusos confines de ese ámbito “independiente” al que preferimos no tener que asignarle límites. No hay más que atacar con las uñas la más visible lámina de superficie de nuestro negociado indie para ir mes a mes descubriendo que hay más cosas sucediendo de las que a simple vista podría parecer. El problema es el de siempre: falta visibilidad, falta propensión al riesgo y ambición (ambición a la hora de crear, no en el sentido de a dónde ir a llegar), faltan canales con medios para hacer aflorar esas muestras de especial creatividad o talento que poco tienen que envidiarle a lo que nos venden –y compramos, vaya si compramos– los medios de fuera.

1. Comunicación es la palabra. Mientras aquí cuesta dios y ayuda dar con información sobre según qué cosas, los más rodados mecanismos promocioneros de ultramar nos demuestran que es muy posible presentar ideas sobadas y bandas del montón como si fueran lo más fresco y nuevo del barrio. No hay nada como la insistencia, nada como la repetición, para acabar obteniendo un eco a menudo libre de todo sentido crítico. Y mientras la mayoría de nosotros seguimos aún cayendo en el error de dar por buenos y ciertos demasiados argumentos promocionales foráneos casi siempre inflados, ¿cómo nos presentamos nosotros a ojos de ese mismo mercado global? Luciendo falsas sonrisas dibujadas con pintalabios de tercera. Valgan como ejemplo tres distintos casos todavía cercanos en el tiempo.

“Paella auténtica, gazpacho, sangría, vinos y cervezas españolas”, rezaba el programa de Sounds From Spain como reclamo hacia ese paquete de artistas ( Amaral, Huecco, Los Planetas, Tom Cary, Nudozurdo y Unfinished Sympathy, quienes por cierto han anunciado su separación) que acudieron al pasado SXSW en calidad de “representación española oficial”. A la vuelta del SXSW, el madrileño Hyperpotamus, uno de los que viajó hasta Austin por sus propios medios, sin el respaldo de nadie, tuvo unas lindas palabras para esa delegación oficial: “Lo peor del SXSW ha sido ver cómo la delegación española pasa unas agradables vacaciones pagadas a costa del dinero público. Es una vergüenza ver que quien nos representa en la música de cara al exterior no sabe hablar bien inglés, se pasa el día sentado de cháchara y comiendo bocadillos y viste como el culo”. Así de claro se lo contó el “tropicalista a capella” a Jenesasipop pocos días antes de que Los Planetas se refirieran en estos términos a su experiencia americana en mitad de un chat organizado por El País: “Una porquería, menudo chiringuito cutre montan allí para los grupos españoles. Ni en la feria del pueblo más ignoto te encuentras unas instalaciones peores. Por allí no se acercan ni los cuervos y mira que hay...”. Al menos Los Planetas sí viajaron gratis –o sea, a gastos pagados por la plataforma Sounds From Spain– hasta Austin. ¿Qué repercusión obtuvo esa delegación oficial a raíz de su paso por el SXSW? Más bien escasa, y en todo caso a años luz de la lograda por Delorean, Cápsula o Charades, generadores de un feedback informativo considerable. ¿No te parece que algo falla?

Más cerca de casa. Hace ya un par de meses, de paso por la capital alemana, me sorprendió ver un cartel que anunciaba una inminente Spanish Rock Invasion. Un afiche amarillo con sabor gráfico a Ramones no auguraba grandes cosas, y esa primera impresión quedó ampliamente refrendada cuando esas canicas viejas que uno tiene por ojos se acercaron lo suficiente como para poder leer los nombres de las bandas implicadas en una aventura promotora que luego supimos que venía impulsada desde el entorno de la sala madrileña Gruta 77. Esto es lo que apuntaban entonces desde la sala capitalina al respecto de su idea: “Durante nuestra experiencia personal en Berlín, hemos comprobado, con sorpresa, el desconocimiento que hay en la capital alemana, uno de los principales enclaves culturales europeos, al respecto de la escena musical española, especialmente de las nuevas tendencias. También resulta significativa la falta de propuestas en Berlín (a pesar del interés) de la actual escena underground española”. De ahí sus intenciones, en principio loables de acercar hasta la capital alemana una muestra del sabor del “underground” madrileño, buscando de paso “romper los tópicos e iconos asociados a nuestros grupos”. ¿Cómo? Trayéndose hasta Berlín a bandas tan veteranas y ancladas en patrones tan clásicos como Sex Museum (rock de garage con tendencia al riff pesado), Los Coronas (gran banda de... surf instrumental), Los Chicos (una apisonadora de rock'n'roll teñido de punk-rock, rhythm & blues y soul) o Megatones (una banda dedicada a replicar las formas del rock'n'roll de los cincuenta cuyo primer y de momento único álbum se remonta a... ¿2001?), y presentándolos como “lo mejor que tiene que ofrecer la escena underground madrileña en materia de rock”. ¿Es eso lo más interesante que puede ofrecer la “joven escena madrileña”, que así rezaba en el cartel? Huelga decir que no, y que ese tipo de sentencias son siempre peligrosas, y a menudo contraproducentes.

Más cerca en el tiempo. Imaginamos que en busca de un fracción de esa “easyjet set” que cada fin de semana viaja para sudar entre las paredes de clubes como el Berghain, el Weekend o el Watergate, las instituciones madrileñas intentan estos días promocionar la vida nocturna de su ciudad –¿alguien se acuerda de aquello de Madrid No Se Cierra?– por diversas capitales europeas, empezando, este pasado fin de semana, por Berlín. Lo que lees, bajo el eslogan de Fiesta Is Madrid, el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y ECO (Asociación Madrileña de Empresarios por la Calidad del Ocio) han decidido promocionar a clubes tan castizos como Goa, Ohm, Fabulush, Moby Dick, Ochoymedio y Elástico. En términos prácticos, eso se tradujo en un fin de semana de clubbing, tapeo (las tapas no faltaron en la puerta de cada uno de los clubes y salas) y música en directo ( Bla y Cat People fueron los únicos representantes en materia pop) que, como era de esperar, atrajo a muchísima menos gente de la esperada. Gran fracaso. Normal, si tenemos en cuenta que DJ David Bernabé, DJ Subatec, DJ Margó, DJ Luiliminili, DJ Commandantje, DJ Kike Boy, DJ Maringo o DJ Melli Magic formaban el grueso de la oferta. Con esa armada invencible difícil es proyectar la imagen de un clubbing local de calidad en una de las capitales mundiales en esa misma materia, una ciudad en la que cada fin de semana puedes escuchar a muchos de los mejores deejays y productores del mundo. La idea de nuestras instituciones es llevar ahora esa gira hasta Copenhague, Ámsterdam y París. Esperemos que ahí corran mejor suerte... aunque no cuesta dudar de que vaya a ser así.

Teniendo en cuenta que todo ese sarao va a ser sufragado con dineros públicos, ¿no cabría exigirle a esas instituciones un mayor rigor a la hora de decidir su gasto? Quien estas líneas pinta se resiste a pensar que si la persona con poder para decidir estuviera al tanto –luego bien asesorado– de iniciativas con base en la capital como las de Holydubs Kru (apóstoles de las bajas frecuencias en veladas como Bassment Club o Subvives), Analogical Force, Impersonal Strikes (ahora ISBP), Session Elements o Black Book Sessions –por citar algunas, que hay más– seguiría prefiriendo llevarse de tournée por Europa a ese grupo de agentes representantes del Moby Dick, el Fabulush o el Ochoymedio, aunque quién sabe... quizás esté yo pecando de ingenuo, y no sea cosa del desconocimientos, sino de la asignación a dedo por razones distintas a las del simple mérito.

3. Como cada mes, toca darle un repaso a algunas de las cosas de aquí (discos, noticias, eventos, proyectos que mueren o que echan a andar) que han venido sucediendo en estas últimas semanas. Comenzamos.No sólo algunas de nuestras bandas se abren al extranjero (por ejemplo, gracias al apoyo del Institut Ramon Llull y el Institut Català de les Indústries Culturals, los barceloneses Mujeres giran estos días por UK, con presencia incluida en el festival The Great Escape, mientras Anni B Sweet prepara la grabación en Múnich de un showcase exclusivo para la plataforma Radio Energy TV), también algunos de nuestros sellos se animan a abrir sucursales fuera. Las gentes de Elefant, por ejemplo, acaban de decidirse a tomarle el pulso desde dentro a la bulliciosa escena mexicana. Hace poco anunciaban el nacimiento de Elefant Records México, marca que estarán presentando la próxima semana in situ al hilo de los dos conciertos que La Bien Querida estará ofreciendo en México DF (en el Teatro Metropolitan) y Monterrey (en el Auditorio Luis Elizondo) como invitada de excepción de Julieta Venegas.

Ya que hablamos de Elefant, es de recibo avisar que habrá nuevo álbum de Single en septiembre. De momento sabemos que ese segundo álbum del proyecto post Le Mans de Teresa Iturrioz e Ibon Errazkin se llamará “Monólogo Interior” y que en él ha colaborado Genís de Astrud, que también publicarán su nuevo trabajo en Elefant. Astrud, siempre únicos, piensan regrabar algunos de sus grandes temas ( “Cambio De Idea”, “Me Afecta”, “Europa” o “Todo Nos Parece Una Mierda”, auténticos hits con personalidad en la historia reciente del pop español) tal como han estado presentándolos en tiempos recientes: en la majestuosa compañía del Col.lectiu Brossa, versión ampliada del Brossa Quartet de Corda que ha puesto sus instrumentos (violín, violonchelo, zanfona, acordeón, marimba y vibráfono) al servicio de la redefinición en clave de cámara –con tendencia al arreglo imprevisible y travieso– del pop creativo de Astrud. Si se cumplen las previsiones, unos y otros comenzarán a grabar ese disco a principios del próximo julio con vistas a su lanzamiento a finales del verano. Hay ganas.

4. Seguimos tirando de hilos para hablaros de Doble Vida, joven iniciativa discográfica orquestada sin presiones –puro do it yourself artesano– y sin prisas desde el centro de un cónclave de locos románticos del vinilo con domicilio en Barcelona. Hace algo más de un año tuvieron la feliz idea de iniciar una serie de splits, vinilos de siete pulgadas, siempre a canción por cara, siempre compartidos por una banda de aquí y una de fuera, discos cuya fabricación vienen costeando con el dinero que recaudan organizando esporádicas pero siempre atractivas fiestas-concierto; un poco a la manera de La Fonográfica General (quienes, por cierto, pronto ofrecerán la descarga en digital de todos sus discos), aunque aquí los discos ni se regalan ni se distribuyen exclusivamente en fiestas.

La primera criatura de esta Doble Vida repartió sus caras entre The Ruby Suns y Extraperlo. Su segundo Gran Disco Pequeño acaba de ver la luz enfrentando –mejor sería decir uniendo en un abrazo de amor correspondido y eterno– a las chicas airadas y rompepistas de Hello Cuca y los Comet Gain de David Feck. 500 copias en total, disponibles en las tiendas CD Drome y Radio City Discos o pidiéndolo aquí.

5. Ya que hablamos de singles, toca hacer parada en AtletA, uno de los varios proyectos nacidos de las cenizas de unos 12twelve que antes de dejarse llevar por su veleidades jazzísticas (mucho se inflaron por aquí en su día los logros y el valor propositivo de su L'Univers (Acuarela, 2006), presentado desde ciertos medios como vanguardista, experimental, radical y novedoso cuando no pasaba de ser un ejercicio de estilo inspirado y bien resuelto, pero a la vez un ejemplo de ejecución cándida, de intención reverencial, casi revivalista a oídos de cualquiera mínimamente bregado en los sonidos ariscos de la improvisación libre de escuela europea de las últimas tres décadas, o en el free jazz de finales de los años cincuenta y sesenta) llegaron a delimitar, a definir y a dominar su sonido y su fórmula dentro de los parámetros del outer rock de guitarras más o menos pirotécnicas hasta colocarse en una posición de honor dentro del pelotón mundial de bandas dedicadas al rock instrumental.

12twelve se separaron dejando tras de sí un vacío que poco a poco van llenando quienes hicieron aquella banda con algunas de sus otras propuestas. Bélmez al margen (esa suerte de slowcore austero, reduccionista y silente a medio camino entre Bedhead y los primeros Jr. nunca ha llegado a reclamar mi atención con la fuerza suficiente), es ahora cuando la estrella inflamada de 12twelve vuelve a brillar en proyectos como Faraón (que estará presentando su segundo álbum, “Niño Vaquero”, dentro del marco del próximo Sónar) y AtletA. El primero es el proyecto en solitario de José Rosselló, entregado en primera persona a un hacer más electrónico y experimental que llama a la memoria de Cluster, Popol Vuh o Harmonia a base de pulsos, ritmos y drones de naturaleza electroacústica que flotan sobre las lindes del ambient, la psicodelia kosmische, las brumas shoegaze o el krautrock. En AtletA nos encontramos a Rosselló en compañía de Jaume L. Pantaleón, moviéndose por terrenos cercanos a los que pisa Faraón, pero escorados hacia una forma de psicodelia más rock que acaba de dar de sí un primer 7” para Aloud. El disco puede adquirirse en formato físico, o –como todo lo de Aloud– bajarse libremente en formato digital desde aquí.

Atleta . Fariseos.mp3
Toundra, un interesante y matizado trabajo de rock instrumental (y que conste que decimos rock, sin prefijo post) que responde al título de (I). Entre la nueva psicodelia de visos retro-panorámicos de esa constelación de proyectos post 12twelve y el rock instrumental de Toundra bien podríamos encajar a gente como Qa'a o Kyoto.

Qa'a nacen como banda en 2006, a resultas de una experiencia vital de tintes cuasi-epifánicos que llevó a Victor Hurtado a pasar un tiempo en San Francisco, en casa de un miembro de The Residents. Ellos mismos cuentan que nacen con “la intención de seguir una genealogía musical secreta que creían por todos olvidada”, haciendo radiar una música definida por “la magia, la repetición y el ritual por encima de todo”. Su segundo y más refinado trabajo, “Chi’en”, veía la luz a finales del pasado año vía Màgia Roja, su propio sello. El disco fue producido por el serbio (ingeniero de sonido y productor con base en Ámsterdam al que algunos conocerán por su implicación en las series “In The Fishbank” de Konkurrent) y mezclado y masterizado en los Faust Studio de Hans Joachim Irmler, miembro fundador de Faust. Sus buenas migas con Irmler durante su estancia en el Faust Studio llevarán a Qa'a a estar presentes en la próxima edición del Klangbad Festival alemán.

Qa a . Peeling Off.mp3
Lüger acaban de presentar en sociedad su álbum de debut. El disco, homónimo, está disponible en formato físico a través de Giradiscos, pero puede escucharse y descargarse a precio cero desde su sitio en Bandcamp.

Luger . Die Sonne muss untergehen!.mp3
Galleta Records sigue generando alegrías. A finales de este mes de mayo estará disponible “3D”, disco de tres dimensiones – “X”, “Y”, y “Z”– en siete pulgadas pagado a escote con Garbanzo Semipro para mayor gloria de Niño, ese beatmaker vallisoletano al que seguro que ya conoces si vienes leyendo estas páginas. Apóstoles de la edición artesana, los 313 ejemplares que se han planchado de ese 7” vendrán envueltos en funda realizada mediante serigrafía y tampografía. Para que te pienses lo de comprarlo, aquel que se cuente entre las 150 primeras personas en hacer su pedido recibirán no uno, sino dos siete pulgadas, el segundo conteniendo las lujosas remezclas que Mwëslee (agilizando la huella sintética de “Y” a base de dinámicas 2step, envolviéndolo todo en brillos garage) y Coco Bryce (engordando y presurizando el p-funk trompiconado de “Z”) han preparado para la ocasión. Por cortesía de Galleta, aquí te dejamos un link para que puedas descargarte “X”.

También desde el pequeño formato reclama nuestra atención Strand, agente ya veterano (ocho años hace del disco de Polaroïde-Strand para Foehn) de nuestra escena electrónica, que tras un par de temporadas de sequía editorial vuelve a dar señales de vida con “DUB!”. Olivier Binamé firma el arte de portada de un vistoso siete pulgadas en el que hay espacio para dos cortes, canciones de formas amables que se mueven entre la indietronica bucólica y preciosista y un hip hop IDMizado que amaga con congestionarse a la manera wonky para acabar trenzando guitarras de humor compartido entre el jazz y el post-rock de trazo ensimismado. El single, editado en colaboración con Laid Back Radio, lleva desde el pasado 15 de mayo en la calle. Si no das con una de las 300 copias físicas que se han distribuido quizás quieras bajarte ambos temas desde el rincón de Strand en Bandcamp.

Desde el frente del netlabel, el madrileño Santi Lizón sigue dándonos razones para seguir de cerca a Crisopa, proyecto escorado hacia la electrónica melódica y paisajista -con un pie en la IDM de rítmica alambicada, otro en eso que llamamos folktronica, y la cabeza flotando entre las nubes del dream pop más escapista- que acaba de entregar un nuevo trabajo a través del sello digital Escala. Si te gusta lo que escuchas tras el salto, puedes descargarte “Last Membrane” desde aquí.

Crisopa . Dancing Curtains.mp3
Hektagon, palentino emigrado a Londres en busca del beat perfecto (el hip hop fue su primera pasión) para acabar como tantos otros contagiados por el virus oscuro del dubstep y la bass music. A la vez que ultima remezclas para Cakeboy (saldrá en Mutate Records) o Piece Of Shh (ésta para Svetlana Industries), Hektagon trabaja estos días en compañía de Phoebus en lo que pronto será su segundo álbum, continuación de aquel “London” (Freaks Of Nature, 2009) que se ganó una plaza en nuestra lista de los mejores del pasado año.

La segunda de esas notas con matasellos británico viene firmada por Oriol Singhji. El chico nació en Barcelona aunque desde hace tiempo viva a caballo entre Londres y Cambridge (después de haber pasado algún tiempo cursando estudios musicales en Boston), y está a punto de debutar de la mano de Planet Mu. Su álbum de debut como Oriol, Night And Day, llegará a finales de julio. Antes, desde principios de ese mismo mes, podremos disfrutar de Coconut Coast, un primer aperitivo de un largo que se promete fuente de muchos placeres para aquel que sepa de disfrutar del espacio de intersección entre el jazz-funk de los setenta, el electro ochentero soleado, del boogie funk sintético, los broken beats y el house más suntuoso.

7. Nos despedimos en silencio, dejando que las notas desnudas de un piano sin prisas resuenen entre las capas de un aire demasiado cargado. Bosques de mi Mente es el proyecto personal de un chico cartagenero afincado en Madrid que responde al nombre común de Nacho, también mitad de Nöno. Él mismo cuenta desde su espacio en la red que esas floras de su mente son un medio para explorar sin las constricciones que son siempre los otros conceptos como minimalismo, clímax, repetición, atmósfera, tiempo, silencio, éxtasis, ruido... Su última entrega -disponible en descarga directa en su web, como todas las anteriores- lleva el título de “Nueve Días de Invierno” y recoge una decena de improvisaciones al piano grabadas en primera toma durante los días postreros del pasado febrero, tiempos de viento, lluvia y nieve en Madrid. Por si sirviera de referencia, diremos que Bosques de mi mente podría ser algo así como el Nils Frahm español, un Frahm dedicado a conjurar los demonios sin voz de la " Música Callada" de Frederic Mompou, dejando caer sus dedos con mesura y limpieza sobre las teclas de un piano íntimo y meláncólico, sereno en su recogimiento frío pero dulce.

Bosques de mi Mente . 6-00am.mp3

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar