Columnas

¿Sientes? El papel de las emociones como motor de acción colectiva en la sociedad red

Nueva entrega de Connectomics, hoy sobre cómo el mapa emocional puede afectar al mapa político a partir de la experiencia del 15M

En momentos de convulsión social, las emociones son un factor de motivación tan importante (o más) que las razones objetivas que llevan a salir a la calle. Durante el 15M, el calor de las emociones entre el colectivo, canalizadas por redes sociales, fue superior al de otros momentos. ¿Cómo fue? ¿Cómo se puede medir esta fuerza?

Es cierto que las emociones no suelen ser consideradas como un factor relevante en los procesos de cambio social. Sin embargo, si el 15M nos ha enseñado algo es que las emociones son la clave para desencadenar procesos políticos. Procesos que se sirven de la comunicación distribuida en red para convertirse en revueltas auto-organizadas.

Las razones son importantes para construir la consistencia de dichos movimientos, pero sin que circulen la indignación y el empoderamiento no hay movilización, ni revuelta que valga. Es por eso que el 15M ha sido y es tan interesante, por la dimensión colectiva de producción tanto de emociones, como de sentido, en tiempo real, de lo que acontece. Lo que hemos aprendido es que la activación emocional va vinculada a un proceso mental y cognitivo de autonomía e inteligencia colectiva.

Ahora bien ¿qué pasó?

Recuerdo que a finales del marzo andaba, como muchos de nosotros, desanimado por la situación social al ver la impunidad con la que los políticos y banqueros estaban operando, sin ningún reparo, un expolio masivo, perpetrando una gran estafa, que llamaban “crisis”. Solos, aislados, una epidemia de tristeza e impotencia separaba nuestras vidas y las reducía al orden de una existencia minimizada.

De pronto, imágenes y streams de la revuelta de Túnez y Egipto me sacudieron inyectándome una emoción, una fuerza que activó mis sentidos y aceleró mi creencia en que era posible rebelarse aquí también. Un mes más tarde un amigo me invitó a un grupo creado en Facebook que quería convocar una gran movilización: el 15 de Mayo. Estuve unos días observando, viendo como un grupo de personas que no se conocían entre sí (físicamente) cooperaban apasionadamente. Y así fue como pude ver que el proceso crecía y proliferaba a una velocidad de vértigo. Las redes sociales multiplicaban el efecto de los mensajes y ver cómo la cosa crecía nos animaba aún más, la bola estaba en marcha. Entre finales de febrero y el 15 de mayo, la campaña de Democracia Real Ya para construir la manifestación el 15M no paraba de inyectarse a sí misma una energía hecha de entusiasmo, generosidad, inteligencia colectiva y empoderamiento.

Así que salimos a la calle a comernos el mundo, convencidos de que aquella sería una manifestación diferente. Después de mucho trabajo, conseguimos canalizar aquella indignación en contra de la situación social cada día más insostenible y nos empoderamos utilizando las tecnologías para conectarnos y conjurarnos con miles de personas que no conocíamos.

"Miles de personas en Sol, y muchas más a través del streaming en directo, quedamos presas de una energía poderosa que vibraba en esa plaza"

El 17 de mayo de 2011, la recién reconquistada Plaza de Sol, después del desalojo del día anterior, era una fiesta. Entre la multitud una voz llena de fuerza y tono visionario, una voz de mujer anónima agarraba el micrófono para decir: “Todos y todas somos súper importantes, esto no va a volver a pasar en este país en mucho tiempo, tenemos el poder ahora mismo y el mundo nos está mirando'”. La gente estalló, aplaudió y le jaleó por un momento. Unos segundos después la gente en la plaza fue sincronizándose y, al unísono, empezó a gritar: “¡Ha empezado la revolución! ¡Ha empezado la revolución! ¡Ha empezado la revolución!”. Miles de personas en Sol, y muchas más a través del streaming en directo, quedamos presas de una energía poderosa que vibraba en esa plaza. Las emociones conectadas en el espacio físico de la plaza se trasmitían a lo largo y ancho del ciberespacio. Allí, miles de personas las hacían suyas mientras las comunicaban y se extendían. La energía liberada se transmitió a la velocidad de la información en la red y esas imágenes, que tanto nos emocionaban, se fueron convirtiendo en más tweets, en más likes… La bola seguía creciendo.

"Esta activación sincronizada de afectos propulsó el acontecimiento 15M, que generaría una revuelta auto organizada entre el espacio digital y el físico"

Ahora podemos decir que ese flujo de emociones que circulaba por distintas capas de la red activó de manera directa y radical a miles de personas en todos los rincones del estado. Emociones que circulaban a gran velocidad por la redes contagiando estados de ánimos de entusiasmo, empoderamiento, esperanza, alegría, afectando a los cuerpos, conmoviéndolos, deshaciendo el aislamiento y el miedo y activando un espacio común de interacción y acción colectiva. Toda una potencia ambiente inclusiva y proliferante. Emociones agarradas a palabras e imágenes que se liberaban en un mosaico de información auto seleccionada por redes humanas y digitales y que llevaron a miles de personas, guiadas por la experiencia de Acampada Sol, a tomar las plazas de todo el país. Esta activación sincronizada de afectos propulsó el acontecimiento 15M. Un acontecimiento que generaría una revuelta auto organizada entre el espacio digital y el físico.

Nosotras que hemos vivido en carne propia el 15M sabemos (porque lo hemos vivido) de la importancia que han tenido y cuan poderosas son las emociones en una sociedad interconectada. El racionalismo de la izquierda del siglo XX ha generado muchos problemas al desmerecer la importancia de las emociones y su movilización en el proceso de politización colectiva. Es por ello que hemos querido estudiar junto a Oscar Marín y el grupo @datanalysis15m las emociones a través de la red Twitter del 15M. Los resultados han sido sorprendentes. Por ejemplo, los tweets de los hashtags del #15M en su nacimiento han tenido una media del doble de carga emocional que una muestra aleatoria de tweets. En el visor que tenéis abajo podéis ver la evolución de algunos parámetros vinculados a las emociones y la viralidad de los mensajes. Se trata tan solo de una primera exploración cuantitativa de cómo funciona la emoción en el contexto de movimiento vivos auto-organizados en la sociedad red. Ahora nos queda, todo un camino a explorar.

Visor interactivo de emociones de principales hashtags del #15M. Por Oscar Marín Miró y http://outliers.es/ / http://assets.outliers.es/15memociones/

[Copyright © Copyleft 2013 Javier Toret Medina bajo licencia CC-by-sa:

http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/legalcode

Eres libre de copiar, modificar y distribuir el contenido de este texto, siempre y cuando mantengas esta nota.]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar