Columnas

Sexo Hipster: ¿Otro porno es posible?

Todo lo que tienes que saber de orgasmos y política te lo explica este colectivo.

Un grupo de investigación radicado en Madrid analiza las ficciones audiovisuales contemporáneas. ¿Qué modelos propone Hollywood y las nuevas serie televisivas? ¿Son más liberadores que los que tuvieron nuestros padres? ¿Es el porno reformable o hay que dejarlo por imposible? Sexo Hipster apuesta por mezclar orgasmos y política, que llevan ya revueltos toda la vida, aunque a la industria le cueste a reconocerlo.

Sexo Hipster es un grupo de reflexión colectiva que empezó como un taller. Se celebró el año pasado, dentro del proyecto ‘Escuela 404: school not found’, impulsado por Intermediae/Matadero (Madrid). ¿Su tesis de partida? “Más que el hipster, nos interesa ‘lo hipster’ como sinónimo de esa capacidad para canibalizar cualquier subcultura y volverla, a veces hype y otras veces, algo realmente interesante. En ese sentido, más que abrazar o rechazar personajes, hemos exprimido el trabajo de gente, géneros y formatos o lenguajes sintomáticos: desde Lena Dunham, el mumblecore, Devendra Banhart, Luna Miguel, algunas letras del indie español, Tao Lin, Dadanoias, el catálogo de Alpha Decay, Wes Anderson o Miranda July hasta gran parte del universo tumblr, Russian Red, la revista Vice, Sheila Heti, la gramática memética, las listas y vídeos de Pitchfork Media, artículos de Smoda… Pero también nos hemos fijado en la evolución histórica de la comedia romántica o de los fanzines”. Para seguir sus aventuras, cada vez más interesantes, lo mejor es echar un ojo por aquí. El núcleo duro del proyecto lo forman Silvia Nanclares (@silvink) Jaron Rowan (@sirjaron) y Jara Rocha (@jararocha).

Últimamente se ha escrito mucho sobre las trampas del amor romántico. ¿No existe también cierta rebeldía en el concepto de pareja? ¿No son defendibles la relación larga y el compromiso fuerte frente al zapping sexual y emocional que fomenta el sistema?

Poner en cuestión el amor romántico no significa imponer un nuevo modelo que prescinda de sus formas, ni mucho menos dogmatizar, sino más bien entender que ahí hay una construcción cultural, social, política y económica marcada, fuerte, y que nos interesa entender para encontrar (quizá) posibles hackeos. Creemos que las cargas rebeldes están en casi todas partes: en la promiscuidad, en la pareja, en el poliamor, en el celibato, etc. Lo que intentamos, y eso lo tenemos claro, es no caer en una despolitización de las relaciones afectivas.

"Parece necesario visibilizar que la defensa hooligan de la pareja de los relatos tradicionales sigue muy viva bajo estos nuevos formatos actuales"

¿Qué han aprendido estudiando ‘lo hipster’?

Hemos puesto el ojo en los relatos hipster y sus representaciones de lo amoroso-sexual como un indicador de ciertas tendencias que nos atraviesan a todos, no sólo a “los hipsters” (¿esos quiénes son?). En este sentido, nos interesaba ver cómo se asumen ciertas tendencias a mostrar nuevas formas de relacionarse que difieren mucho del contrato monogámico que lleva implícito el relato romántico, pero sin remover o revisar necesariamente los cimientos. Es un poco lo del “que cambie todo para que nada cambie ”. Los personajes pueden follar a discreción, renegar de los compromisos, hacer tríos, ensayar nuevas maternidades y/o modelos de relaciones y familias; las tramas pueden desquitarse de los tics y tocs del folletín novelesco y de enredo propio de la narración romántica, para, finalmente caer (¡oh, milagro!) en la epifanía de que “como en pareja no se está en ningún lado”, FIN. Y, ¡ojo!, insistimos en que este asunto es polémico, porque tampoco creemos que politizar el amor pase necesariamente por demonizar la monogamia o por follarte todo lo que se menea sin más. Pero sí parece necesario visibilizar que la defensa hooligan de la pareja de los relatos tradicionales (heteropatriarcal/monógama/productivista) sigue muy viva bajo estos nuevos formatos actuales.

Vamos a lo esencial: ¿contribuyen las series y películas hipster a una mayor libertad sexual, o reproducen los arquetipos tradicionales poniéndoles gafas de pasta?

Para nosotros, lo más jugoso es analizar el idilio entre dos orillas: lo mainstream alimentándose de lo presuntamente underground, mientras lo underground coquetea con lo mainstream. Este camino de ida y vuelta se ve muy bien en la evolución del trabajo de Lena Dunham, entre su primera y segunda película y la serie "Girls", donde se aprecia claramente la mano del productor Judd Apatow, uno de los reyes Midas introduciendo lo indie en la industria.

¿Cómo funciona esa relación de ida y vuelta?

En nuestra investigación tenemos invitadas que llamamos ‘mironas’ y que van lanzando pistas desde sus respectivos campos de conocimiento. Irene García Rubio, por ejemplo, explica cómo la industria de Hollywood canibaliza todas estas aparentes novedades que huyen del relato romántico clásico. Recomendamos este texto de Irene donde analiza la bajada de ingresos de la comedia romántica en Hollywood, y cómo ésta se regenera con elementos extraños (sexo sin compromiso, comunas hippies, muñecas hinchables...) ¿Es Hollywood la mayor maquinaria hipster? Un fragmento del artículo: ‘Estos nuevos modelos son aceptables siempre que conserven intacta la estructura familiar, además con cierto reparto de roles tradicionales en la pareja y un estilo de vida convencional. También llama la atención que en alguno de los ejemplos el hipster sea un elemento perturbador, al que hay que expulsar del núcleo familiar’. Guillermo Zapata, otro de nuestros mirones, formó parte del equipo de guionistas de Hospital Central, la serie de Telecinco. En este texto explica cómo se introduce una pareja lesbiana en la serie y también la llegada de competencia con “Física y Química”, la serie de una cadena rival donde las relaciones no normativas eran la norma y en la que el amor era casi siempre causa de sufrimiento.

"Uno de los rasgos que conforman una cultura de la violencia es que está tan interiorizada que una víctima y un verdugo, a menudo, no son capaces de reconocerse como tales"

Por lo que sabemos hasta ahora, ¿otro porno es posible? Me refiero a algo no patriarcal, machista, estereotipado...

Puede que, tras todos los intentos críticos, el porno en sí mismo haya de ser todo eso (o no será). No lo sabemos. Nuestra mejor respuesta a este tema es el texto ‘Las paradojas del porno’, escrito por Clara Piazuelo, alías Materia Oscura. Ella es otra de nuestra mironas y talleristas. Cortamos y pegamos un fragmento: “Con mi vecina de la infancia a veces sacábamos a pasear a mi perro por el parque cerca de casa, allí estaban los mayores, uno de ellos siempre le decía ‘el año que viene en las fiestas del barrio te voy a violar y si todavía no tienes la regla mejor para mí’, y ella se ponía toda contenta y yo le tenía envidia porque la verdad es que estaba bien bueno. Uno de los rasgos que conforman una cultura de la violencia es que está tan interiorizada que una víctima y un verdugo, a menudo, no son capaces de reconocerse como tales. (…) ¿Y si, en lugar de censurar la pornografía, la utilizamos como espejo? ¿Nos gusta lo que nos muestra? ¿Qué nos dice de nosotros mismos? ¿Dónde estoy yo ahí?’

Hay quien se sorprende de que investigadores culturales de izquierdas o igualitarios o como prefieran llamarse dediquen tiempo a analizar los iconos de la cultura hipster. ¿Han tenido alguna vez la sensación de ‘qué hago yo perdiendo el tiempo con esto’?

Quizá esa sorpresa (o falta de legitimidad) viene de la idea de que la política se juega en los temas de siempre: los grandes, ‘lo serio’, ‘lo político de verdad’. Molaría llegar a transmitir, por ejemplo, que lo hipster, como tendencia hegemónica, sólo se puede explicar dentro de la salvaje cultura crediticia basura de la década de los dosmiles o poner sobre la mesa cómo es ahora cuando el activismo (dejando a un lado los feminismos, que llevan tiempo sobre este tema) se está planteando que las relaciones sexo-afectivas pueden ser también materia de análisis y práctica política. Tal vez haga falta más teoría crítica en este sentido. ¡La verdad es que lo hemos pasado muy bien pensando e investigando!

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar