PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Muy ricos… y a favor de candidatos socialistas

H

 

¿Pueden los ricos, muy ricos, ser de izquierdas? ¿Por qué no? Las elecciones en EE UU reabren el debate

Rafa Martí

22 Febrero 2016 01:00

Hace tiempo una amiga me recordó un refrán que su abuela le repetía: “Para sacar a alguien que está en un charco emponzoñado, tiene que venir alguien que esté fuera del charco a tenderle la mano”.

Debatíamos sobre si se podía ser de izquierdas y ser rico. La abuela de mi amiga era una señora con mucho dinero en un país sudamericano. Y dentro de todas sus incoherencias, luchó toda su vida por los derechos sociales.

El candidato a la presidencia de EEUU Bernie Sanders, autodefinido socialista y vencedor en las Primarias de New Hampshire, ha centrado su discurso político contra las élites políticas y económicas que representan al 1%. De hecho, ha rechazado que grandes fortunas o grupos empresariales formen super PACs (Comités de Acción Política que apoyan financieramente a un candidato) para financiar su campaña.

La campaña de Sanders está financiada por sindicatos y asociaciones civiles, pero hay un buen abanico de millonarios que no ocultan su fervor por su proyecto político

Los principales apoyos económicos de Sanders son, sobre todo, uniones sindicales y diferentes asociaciones civiles. Su principal contrincante en el bando de Demócrata, Hillary Clinton, cuenta por el contrario con el apoyo económico de grandes corporaciones financieras como Citigroup o Goldman Sachs.



A pesar de sus esfuerzos, Sanders cuenta con un buen abanico de personalidades más o menos famosas, con varios ceros en la cuenta corriente, que respaldan su carrera a la Casa Blanca.

¿Cómo? Sí, gente muy rica que apoya a un candidato socialista. 

Un abogado ha creado incluso una PAC llamada Billionaires For Bernie (sin autorización de este, claro), con el ánimo de reunir a grandes fortunas que apoyen el proyecto político del senador de Vermont.

A Sanders le profesan fervor ricos como Mark Ruffalo, actores y actrices como Lewis Black, Susan Sarandon y Sarah Silverman, abogados como el californiano Eric C. Jacobson, músicos como Neil Young, Julian Casablancas, Dave Matthews o Roger Waters (Pink Floyd), o empresarios como Steve Wozniak (cofundador de Apple), Tom Steyer (propietario de fondos de inversión y activista ecologista), Ben Cohen y Jerry Greenfield (ambos fundadores de la cadena de helados Ben & Jerry's).

Trump se esfuerza en mostrar a latinos, jóvenes, mujeres, obreros, negros y homosexuales. Y con esa naturalidad debería la izquierda de Sanders mostrar a sus ricos, blancos, sanos, viejos y heterosexuales.

Por supuesto, ser rico y apoyar a Sanders no es fácil: los ricos que se consideran de izquierdas suelen estar en una posición bastante complicada. Por un lado, existe una izquierda que les criminaliza por no ser lo suficientemente ortodoxos. Por otro lado, la derecha les desacredita como pijoprogres e incoherentes.

Es decir, al rico solo se le deja la opción de ser un cabrón de derechas. 

Lo que debería ser incomprensible es que hubiera ricos de derechas

El multimillonario Tom Steyer, máximo donante histórico del partido demócrata dijo en enero, en nombre suyo y de su corporación: "El punto de vista de Sanders sobre las grandes fortunas no lo descalifica en absoluto para nosotros. Bernie Sanders habla de recuperar una democracia perfecta y eso es algo que apoyamos".

Por su parte, el dueño de los helados Ben & Jerry's dijo a The Hill, en relación a un nuevo sabor que se llama Bernie's Yearning: "Si los votantes en Iowa dan apoyo a Bernie, me encargaré personalmente de ir allí y de hacer tanto helado como quieran (...) He trabajado en un sabor de helado que represente la increíble realidad de que el 1% de arriba tiene la misma riqueza que el 90% de abajo".

Y Wozniak, de los fundadores de la multinacional Apple, tuiteaba esto: 

También el actor Mark Ruffalo: 

O el líder de The Strokes:

Probablemente, pensar más allá del propio ombligo es lo que le debería corresponder a cualquier rico, por responsabilidad ética. Y por eso hay gente con mucho dinero que apoya locamente a Sanders. Es verdad que los ricos de derechas dan donaciones caritativas. Pero los ricos de Sanders no quieren solo donaciones, sino cambiar el sistema político que promueve la desigualdad.

Sería absurdo pensar que no puede haber ricos que apoyen a Sanders, igual que lo es decir que una alcaldesa de izquierdas no puede irse de vacaciones a una casa de alquiler en la playa o que un refugiado no puede tener un smartphone.

Feel The Bern

share