Columnas

"En mi primer día de trabajo gané más que mi padre en toda su vida"

El banquero Rainer Voss ha grabado un documental y quiere que le perdones

One-nighter, two-nighter. Trabajar toda una noche, trabajar dos, sin parar. Vale que el trabajo es una obligación, pero, ¿qué empleo resulta tan necesario como para que haga falta eso? La verdad: se nos ocurren muchos otros antes que banquero.

Precisamente es con ese culto desmesurado al trabajo como comienza su discurso Rainer Voss, quien durante años fue un alto ejecutivo del gigante Deutsche Bank. El lavado de sus pecados ha quedado reflejado en el documental Confesiones de un banquero, que hoy se estrena en Barcelona como Documental del mes de diciembre.

Voss reconoce que el primer día de trabajo ya ganó más dinero del que su padre pudo ahorrar en toda su vida, cosa que ya nos pone en situación.

Que el mundo financiero que Voss retrata no nos de miedo es imposible: aquí sus oficinas de Frankfurt aparecen como una mezcla entre santuarios y naves galácticas. En cualquiera de los casos, desconectadas de la realidad.

“La economía financiera se puso por delante de la real”, afirma entre risas Voss en el documental. El ex banquero habla de una caja de arena gigantesca donde juegas con tus cubos: nada podía salir mal. Nada, excepto por el hecho de que los cubos eran personas.

“Somos el 1% y queremos que nos perdonéis”

Confesiones de un banquero plantea varios interrogantes. Por ejemplo, ¿puede un máster del universo arrepentirse?, ¿qué le lleva a ello?, ¿era tan difícil de ver el desenlace?, ¿tan irreal es el mundo financiero?, ¿y qué significa el hecho de que hayamos llegado a punto en el cual los banqueros tienen que hacer confesiones vergonzosas?

Las tranquilidad y las risas de Voss durante el documental dan un toque sombrío a la búsqueda de estas respuestas.

La paradoja de la película es que responsables de la crisis como Voss esconderán su parte de culpa en el entramado del que formaban parte. En palabras del exbanquero, la lealtad que exige el sistema tiene un aire militar. Pero ojo, porque aquí no hay consejos de guerra.

Por el momento, los responsables de la crisis arrepentidos conforman un porcentaje tan bajo que de momento pueden continuar siendo “perdonados”. Y “perdonados” aquí quiere decir continuar ganando dinero. Aunque sea a través de protagonismo en documentales.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar