Columnas

Perdona que te diga

Por Souver DJ

El mes de enero ha sido escaso en novedades, para variar. Es lo de siempre: parece que esté todo el mundo esperando a que avance un poco el año para destapar sus nuevos trabajos (debe ser algo psicológico). Pero lo más duro ya pasó: estamos en febrero y la cosa se presenta más abundante en todos los sentidos (sobre todo en lo musical). Así que, con la venia de ustedes, empecemos ya, que ya saben: el tiempo se escapa como agua entre las manos.

1. It’s Britney, bitch!

Quien nos iba a decir que de lo poquísimo que se ha editado en enero, iba a ser ELLA la que se calzara la corona de laurel. Más de 400.000 descargas legales del nuevo tema de Britney, “Hold It Against Me”, han catapultado el adelanto del próximo disco (se llamará “Femme Fatale”) al número 1 del Billboard Hot 100 y a sonar en todas las radios, de nuevo. Menuda expectación, y eso que aún no hay video (lo dirigirá, por cierto, Jonas Akerlund, el aclamado realizador que el año pasado triunfara gracias al “Telephone” de la Gaga). A Britney la fórmula le ha funcionado bien porque ha juntado a dos grandes del pop, Lukasz “Dr. Luke” Gottwald (que ya estaba en “Circus” dándolo todo) y Max Martin, para producir un tema que mezcla tantas cosas que no es extraño que de ese turmix dance-pop salga un hitazo como la copa de un pino. ¿Qué se sabe sobre el disco? Poco. Dr. Luke va filtrando información a golpe de tweets (se ha convertido en la fuente más seguido por los ultras de la Spears). También avanzó Perez Hilton que Britney actuaría en la gala de los Grammy, y ahí puede estar el detonante (si es que la moza está, como esperamos, en plena forma) para el bombazo total. El álbum se espera (y ya ven que con ganas) para el 29 de marzo.

2. Sorpresa portuguesa y rock francés

Paseando por los charts europeos, donde habitualmente uno encuentra lo de siempre y productos locales difícilmente exportables en la mayoría de los casos, me topé con un nombre: Aurea, que está arrasando en Portugal. Gasta un look impresionante, a medio camino entre la típica guapa mala y atormentada y la chica modosita que no ha roto nunca un plato, y cuando te pones a escucharla, ¡zasca!, te llevas la sorpresa. No teman, que la moza no se arranca por fados: canta en inglés, de hecho, en plan pop-soul arrebatador (para que se sitúen, imaginen que fuera la prima portuguesa de Duffy o de Amy Winehouse). Las letras, como corresponde, versan sobre amores imposibles, locos o tristes. El single que adelanta el disco, “Busy (For Me)”, es una delicia y en el video a Aurea la vemos en plan matador con el rimmel corrido; en el anterior, “Okay Alright” , el tema que le dio a conocer hace un par de años, explotaba su versión de niña buena. O sea, que tiene rollo: anímense a explorar su debut homónimo; canta sin cortarse un pelo, torrencialmente, lindando a veces con el jazz y terminando en plan teatral, luciéndose en “The Witch Song”. Descúbranla porque algún día oiremos hablar mucho de ella. Como dice un fado popular, piensa cantar hasta que le duela la voz.

Mientras, en Francia, Mademoiselle K, ídolo lésbico galo, lanza su tercer disco, “Jouer Dehors”. Para presentarlo, ha escogido ilustrar el primer single apuntándose a la moda de los vampiros con un video contado al revés, con una fiesta Halloween 80s bastante curiosa. Lo de ídolo lésbico se lo ha ganado a pulso, no sólo por su imagen algo agresiva a lo garçon, sino porque en sus entrevistas siempre afirma no tener una identidad sexual fija y que ha explorado todas las opciones. Pues eso, a jugar fuera o donde sea.

3. Y duran y duran...

Al enterarnos de que a) Mark Ronson iba a producir “All You Need Is Now”, lo nuevo de Duran Duran, y de que b) habría colaboraciones con Ana Matronic, Owen Pallett y Kelis, además de que c) iba a ser una secuela de “Rio”, su mítico segundo álbum, concluimos que d) todo eso no eran más que buenas noticias que traían buenas sensaciones. Al final los resultados no son para tirar cohetes, pero no menos cierto es que algo se puede rascar: hay unos cuantos buenos temas y el álbum ha resultado bastante decente. Y por supuesto, es mucho más interesante que el anterior “Red Carpet Massacre”, candidato a entrar en cualquier museo de horrores. Duran Duran ya no están en una multinacional, han publicado el disco en Tapemodern (el sello de Nick Taylor y Stephen Duffy), y en plan estratégico –ya saben, it’s the sign of the times– primero salió a la venta en iTunes a finales del año pasado. Ahora, en marzo, llega la edición física –que incluye más material–. Hay temas, como “Blame The Machines” o “Being Followed” –ah, esas líneas de bajo– que podrían estar en “Rio” perfectamente (incluso hay una balada, “Leave A Light On”, que debería postularse como el “Save A Prayer” de este disco). He de decir, sin embargo, que es “Safe (In The Heat Of The Moment)” mi tema favorito, y no sólo por Ana Matronic y su speech, sino porque es una canción perfecta, con un estribillo pegadizo (en el que a Simon le acompañan coros femeninos, sólo faltaría) y un toque a lo Talking Heads que me tiene enamorado. La de Kelis, “The Man Who Stole A Leopard”, inspirada en la película “El Coleccionista”, se queda a medias y es correcta sin más.

Mark Ronson resulta que ya conocía a los hombres de Duran Duran desde que era un teenager: su madre era amiga de John Taylor, y más de veinte años después llegaron las colaboraciones. Simon Le Bon cantó en un tema de “Version”, el disco de que publicó Ronson, y de ahí surgió la idea de devolver la chispa perdida a los duranitas. Lo han conseguido, vive dios que sí. Simon está entusiasmado con el resultado. Ha dicho que “va a hacer que os queráis quitar la ropa al escucharlo”. Por ahora, estoy escribiendo estas líneas a pecho descubierto y no descarto desprenderme del pantalón a medida que se acerque la gira mundial. Compren vitaminas, que van a hacer falta.

4. Blue Songs

Con Hercules And Love Affair me ocurre algo extraño: me encanta el concepto, la idea, su imagen, pero después no me acaba de llenar cómo plasman todo eso en el disco. Los de Andy Butler son los típicos álbumes que me encantaría que me gustase de principio a fin y no parar de escucharlo, pero al fianl no. Con el primer LP me ocurrió algo similar: “Blind” era demasiado temazo y eclipsaba al resto, que era muy irregular y desigual. Ahora, Butler repite la jugada en su segunda obra, “Blue Songs”, que aparece en el sello Moshi Moshi en vez de en DFA. Sólo repite Kim Ann Foxman y tenemos nuevos vocalistas de lo más peculiares. Por ejemplo, Shaun Wright, al que le ha salido bien su historia de fan-convertido-en-cantante-de-la-banda, y la torrencial Aerea Negrot, la venezolana fichada en Berlín. También está Kele Okereke (Bloc Party), que juega la carta de “la aparición estelar”, interpretando el papel de Antony en el primer disco. La cosa empieza más o menos bien, con las ya anticipadas “Painted Eyes”, una especie de secuela de “Blind” con Aerea emulando a Antony, y el single “My House”, todo un homenaje al sonido clásico de Chicago con Shaun al frente: pegadiza, especialmente tras ver el fantástico video que nos teletransporta veinte años atrás, con anuncios incluidos. Pero después pasamos a los medios tiempos y ahí la cosa ya decae, especialmente con los temas conceptuales del disco ( “Boy Blue” y “Blue Song”), que según Butler ilustran el paso a la edad adulta. La recuperación de “I Can’t Wait” (canción que ya apareció el año pasado en el mix que editaron en la serie “Sidetracked”) y la colaboración con Kele, “Step Up”, animan un poco la segunda parte del disco, que termina con una etérea versión de un clásico de Sterling Void, “It’s Alright”, popularizado años más tarde por Pet Shop Boys. Sabe a poco. Habrá que esperar a ver si en el directo la cosa mejora. Si no, nos tendremos que conformar con estar atentos a los proyectos personales del sr. Butler, que sigue con su sello Mr. International y prepara la banda sonora para un corto español, “Abraza Tus Recuerdos”, de Horacio Alcalá.

5. Baby come back

Otra que vuelve a los escenarios y con material nuevo es Stevie Nicks. Reconozcan que ustedes, como todo el mundo, son de los que suben la radio cuando, estando en el trabajo, suena en la emisora AOR que tienen sintonizada algo de Fleetwood Mac o de los discos que Stevie grabó en solitario. RECONÓZCANLO. Además, ella sigue estupenda –su nombre continúa apareciendo entre las “25 Sexiest Women in Rock” de la revista GQ–, y aunque hace 10 años que no editaba disco, se está poniendo las pilas con un álbum producido por Glen Ballard (multipremiado productor de Alanis Morissette, por ejemplo) y Dave A. Stewart (el de Eurythmics, sí), con el que co-escribe todas las canciones (algo inédito en ella, que era más de guisárselo y comérselo sin ayuda de nadie). “In Your Dreams”, el tema de adelanto, nos muestra a Stevie en su salsa, atemporal. La cosa promete, y como ya se sabe que el dinerito está en las giras (algo que comprobó en sus carnes tras la exitosa vuelta de Fleetwood Mac en 2009), en marzo empieza ya su Heart & Soul Tour en Estados Unidos, a medias con Rod Stewart –el hombre sigue con su Great American Songbook a cuestas–, intentando emular aquellas giras en plan revival como la de James Taylor y Carole King del año pasado, que fue un éxito insospechado. El álbum sale en mayo.

Stevie Nicks - Secret Love 6. I know a few things about talk shows

Oprah Winfrey, la megastar de la televisión, deja su show tras 26 años de emisión para desarrollar un nuevo proyecto en plan megalómano: su propio canal de televisión, OWN (Oprah Winfrey Network, claro). Desde enero está en marcha, y su programa estrella, “Your Own Show” (con el subtítulo, para que quede bien clarito, de “Oprah’s search for the next TV star”), es, desde ya, mi guilty pleasure del momento. Se trata de una especie de reality al estilo “The Apprentice” en el que los participantes, diez escogidos entre los miles que se presentaron a un casting online –ustedes ya saben: viralizando se va creando expectación–, tienen que demostrar sus dotes televisivas como realizadores, redactores y presentadores en distintas pruebas semanales en las que se realizan segmentos ya sea de programas de superación, cambios radicales o late night shows. El premio final será que la cadena les produzca, por supuestísimo, su propio programa (y 100.000 dólares del ala, que no es moco de pavo). Los diez elegidos, al más puro estilo Oprah, son de lo más variadito: madres-coraje, afroamericanos y latinas, mucho sobrepeso, un paralítico cerebral, un extraño personaje que se hace llamar Aunt Flora y, sólo faltaría, un comediante gay. Se echa en falta la cuota asiática para acabar de completar el target. La cuestión es que “Your Own Show” es de lo más distraído, y más si le añadimos lo camp que resulta todo. En particular, las apariciones de Oprah, ya sea en persona –los concursantes, en ese momento, entran en éxtasis y compiten por ver quien grita más en plan groupie– o en video, que cuando sale parece que sea el Espíritu Santo. Como dice Oprah en una intervención supuestamente delirante para su público, ella sabe unas cuantas cosas sobre talk shows. Mi momento favorito es el del veredicto del jurado semanal (con guests estelares tipo Vera Wang o Arsenio Hall) para ver cuál es el equipo ganador, o el expulsado de turno: en lugar de retirarse a deliberar se ponen a cuchichear allí mismo, delante de los concursantes. Impagable, no se lo pierdan.

7. Chaperos y misses

Seguro que si leen la sinopsis sobre “Strapped”, que ahora se edita en DVD, pensarán ¿otra peli sobre un chapero? Quizá hasta se la apunten en la lista de pelis a ver sólo por la carnaza. Pero no, la cuestión es que “Strapped”, de Joseph Graham (director y autor del guión), es algo más que eso. Es una especie de remedo teatral low-cost de “El Angel Exterminador” en el que el protagonista parece no poder salir de un edificio y mantiene un encuentro tras otro (también sexual, claro, no me sufran, que carne en barra también hay) con personajes de lo más diverso. Podría parecer una película pretenciosa de esas que se pasan tres pueblos, pero no, es bastante contenida y resulta ser una agradable sorpresa. No les cuento más, véanla.

Y para acabar, otra sorpresa desde Argentina y Uruguay, en este caso para los que disfruten con propuestas histriónicas, coloristas y musicales. “Miss Tacuarembó” es la primera película dirigida por el uruguayo Martín Sastre, conocido por sus obras de vídeo-arte, siempre enclavadas en el pop y en la nostalgia ochentera. Aquí, con Natalia Oreiro de protagonista y basándose en un relato de otro artista local, Dani Umpi, ofrece una delirante historia –de no dar crédito, oigan– de una eterna aspirante a cantante que, desde su niñez, desea llegar a lo más alto. Para encontrar a la niña montaron un casting online (sí, otro, ya ven) y así consiguieron el buzz necesario para que el lanzamiento fuera sobre ruedas. En la peli hay de todo: crítica irónica a la moral católica más rancia –parte de la trama ocurre en un impagable parque temático, Cristo Park, supuestamente el único parque aprobado por el Vaticano–, iconos 80s, de Madonna a “Flashdance” –coreografía incluida– pasando por la telenovela “Cristal”, realities televisivos –con Rossy de Palma como conductora– y banda sonora de Ale Jordi, de Miranda, que se atreve hasta a versionar el mítico “Mi Vida Eres Tú”. No se la pierdan: ni la película, que es un encantador despropósito, ni la banda sonora. Y hasta aquí su columna favorita. ¿Verdad que les ha dado gustirrinín?

Souver DJ desgrana sus recomendaciones gay-friendly para el més en curso: Britney Spears, Duran Duran, Mademoiselle K, Hercules & Love Affaire, algo de cine… y la oronda Oprah.

Britney Spears Britney Spears "Femme Fatale"

Aurea Aurea

“El single que adelanta el disco, “Busy (For Me)”, es una delicia y en el video a Aurea la vemos en plan matador con el rimmel corrido.

Mademoiselle K Mademoiselle K "Jouer Dehours"

“Mademoiselle K, ha escogido ilustrar el primer single apuntándose a la moda de los vampiros con un video contado al revés”

Duran Duran “All You Need Is Now”

“Simon está entusiasmado con el resultado. Ha dicho que: va a hacer que os queráis quitar la ropa al escucharlo”

Hercules & Love Affair Hercules & Love Affair

Hercules & Love Affair Blue Songs Crítica: " Blue Songs"

"Con Hercules And Love Affair me ocurre algo extraño: me encanta el concepto, la idea, su imagen, pero después no me acaba de llenar cómo plasman todo eso en el disco."

Stevie Nicks

“Your Own Show”

"Los diez elegidos, al más puro estilo Oprah, son de lo más variadito: madres-coraje, afroamericanos y latinas, mucho sobrepeso, un paralítico cerebral, un extraño personaje que se hace llamar Aunt Flora y, sólo faltaría, un comediante gay. "

Strapped

"Es una especie de remedo teatral low-cost de “El Angel Exterminador” en el que el protagonista parece no poder salir de un edificio y mantiene un encuentro tras otro"

Miss Tacuarembó de Martín Sastre

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar