Columnas

Perdona que te diga

Por SouverDJ

LiberaceAño nuevo, por fin. Y oigan, que lo empecé con muy buen pie, dándolo todo en la pista al son de “Lights On” de Katy B y Ms. Dynamite, que, como ya adelantábamos en PlayGround, es uno de los mayores pelotazos de los últimos tiempos. Aunque seguro que muchos me hacían en algún retiro espiritual dándole al naked yoga o al masaje tantra gay, que tan de moda está por todo el mundo. Hemos llegado al punto en que hay hasta gente (hablamos de Naked Power Yoga) que edita DVDs didácticos al respecto (musicón incluido) y lo que parece un calendario con ¿las mejores posturas? No sé yo, pero todo esto me parece una treta para distraer, un modo más de llegar a lo que interesa, que es arrimar la cebolleta (eso sí, pasando por caja antes y dejándose el suelto). En fin, es lo que tenemos. {youtube }NgxUykBGC54{/youtube} Dicho esto, al grano. Para los que somos más Atari que Xbox, como diría Cee-Lo Green, recomendaría empezar la temporada en Berlín, por ejemplo. Y no para divertirse con el rebaño de modernas llegadas de todas partes del mundo, que es lo que sucede ahí en Año Nuevo y todos los demás días del año (ojo, también me gusta la idea, siempre y cuando no me saturen con tanto arte y tanta creación; en Berlín, si buscan a alguien que no sea artista, lo llevan claro), sino para visitar una de las exposiciones de la temporada: “Genet, Hommage Zum 100. Geburtstag”. Aunque no hablen alemán, habrán sabido adivinar de qué va la cosa: una celebración por todo lo alto del 100º aniversario del nacimiento de Jean Genet. Parece que el escritor francés está de moda –de nuevo–; recordad que el mes pasado, aquí mismo, ya se hablaba del disco de Etienne Daho y Jeanne Moreau en el que la Moreau recitaba una de sus obras. Volviendo al tema, en el Schwules Museum, que se está preparando también para su 25º aniversario, se realiza un recorrido por la obra de Genet y su significado en el contexto de la historia y la literatura del colectivo gay. Es una buena manera de entender cómo de los bajos fondos (Genet nació hijo de prostituta, pasó sus primeros años entre robos, cárceles y chaperos) puede uno llegar a codearse con luminarias como Picasso, Sartre, Cocteau o Giacometti. La exposición acaba, por supuesto, centrada en la delirante versión cinematográfica de“Querelle” que realizó Fassbinder en 1982. No se la pierdan, se puede ver hasta el 7 de marzo. ¿Sorprendidos ante un inicio tan cultureta? No se preocupen, que lo solucionamos rápidamente. Vámonos al cine. Las chicas están bien 2010 nos ha dejado una de las películas más normalizadoras de la escena GLBT de los últimos tiempos. Y no me refiero a “Burlesque”, aunque aquello también sea como una familia con Cher, Xtina y demás, sino a “The Kids Are Alright”, de Lisa Chodolenko. Esta autora, que en 1998 ya firmó un clásico lésbico con Ally Sheedy de protagonista (“High Art”), vuelve con un melodrama amable y, como decía más arriba, normalizador. La familia formada por Annette Bening y Julianne Moore es eso, una familia, con sus altibajos y sus imperfecciones. Sus dos hijos, que concibieron por inseminación artificial de un mismo donante, quieren conocer a su padre y se encuentran con Mark Ruffalo. Qué alegría encontrarse con un padre así, añado yo. Y claro, con la aparición de este elemento perturbador todo se tambalea: la pareja y la familia entera. Pero lo dicho, no teman, es una película simpática y cazadora de premios de interpretación. Ya se llevó el Teddy en el pasado festival de Berlín y nominaciones a los Globos de Oro, así que esperen alguna más a los Oscar, especialmente para la Bening, y es que estas historias sencillas de familias no-tan-convencionales, si están bien rodadas y con buenos actores, se agradecen mucho (otra de la última cosecha fue “Cyrus”, otro ejemplo de cómo una historia sencilla de amor a los 40+ con hijo molestón puede resultar bien en pantalla). Mientras tanto, en UK –para que vean que empezamos el año combativos– se ha estrenado “Fit”, la adaptación cinematográfica de una pieza teatral contra el bullying homófobo. El resultado, una agradable y luchadora mezcla de “Skins” y “Glee”. Si quieren conmoverse, ya saben, vayan a la taquilla y aflojen la mosca.{youtube }_mtG2GR_lf4{/youtube}El año que empieza promete mucho en cartelera. Uno de los títulos que espero con más ganas es “Thor”, versión cinematográfica del cómic de la mítica Marvel y dirigida sorprendentemente por... ¡Kenneth Branagh! A saber qué habrá hecho con este material, y esperemos que no se quede sólo con el drama dinástico entre Thor (ya estamos babeando con lo de ver al prota, el nuevo marido de Elsa Pataky, Chris Hemsworth, martillo en mano y en 3D, la verdad) y su padre Odín (Anthony Hopkins), y que la cosa ofrezca diversión. Además, sale Natalie Portman, que está protagonizando un comeback en toda regla: premios y nominaciones por la locura de “Black Swan”, polémica por su casi desnudo en “Your Highness” y, para rematar, favorita de la prensa rosa gracias a su embarazo (Penélope Cruz, ya no eres noticia, ¿sabes?). {youtube }JOddp-nlNvQ{/youtube} La que promete (más) petardeo, de todos modos, es “Sucker Punch”. Veamos: Zach Snyder, el director de “300” y“Watchmen”, nos trae ahora un cóctel explosivo y fantástico en el que nos encontramos con cinco chicas protagonistas (entre ellas Emily Browning y Vanessa Hudgens, ya crecidita y pasando de “High School Musical”), un manicomio, samuráis, dragones, burdeles, la primera guerra mundial y muchas, muchas armas. Seguro que ya han oído hablar de ella, se le describe como “Alicia En El País De Las Maravillas con metralletas”. Antes muerta que sencilla. {youtube }XSIetIg7O3M{/youtube}

Pero si quieren que les diga la verdad, el proyecto que más me llama la atención para 2011 viene de la mano de Steven Soderbergh, que anuncia su retirada de la dirección cinematográfica –por falta de ideas, dice– tras rodar tres historias más, y entre ellas, “Liberace”, biopic del artista, pianista y entertainer más kitsch de la historia. El museo en su honor ( Liberace Museum, en Las Vegas) cerró sus puertas en octubre pasado y era un must para rememorar todo el despropósito estético y el exceso descontrolado que ofreció este señor con su obra. Esperemos que esa colección de objetos con mucha pedrería pueda verse en otros lugares. Lo que no sé es a qué dedicaran ahora su tiempo las octogenarias voluntarias que atendían el museo. Volviendo al film, que podría empezar a rodarse en mayo –todo depende de la salud de Michael Douglas, que encarnaría a Walter Liberace, si se recupera de su cáncer de garganta–, promete mucho. ¿Douglas cantando al piano como Liberace? ¡Esto hay que verlo! Matt Damon será Scott Thorson, que fue su guardaespaldas-conductor (y “supuesto” novio; Liberace vivió “armarizado” toda su vida) de 24 años. Cabe apuntar que Damon tiene ya sus 40 tacos, pero con esa cara angelical aún puede postularse para papeles de post-adolescente, suerte que tiene. Cuando Liberace se separó de Thorston, éste le demandó por una cantidad astronómica y parte de sus bienes, lo que obligó a Liberace a salir del armario de un golpe –no sé yo si eseouting fue una sorpresa para alguien, la verdad–. Toda esta historia la dejó escrita Thorson en un libro-testimonio, fantástica y apropiadamente titulado “Behind The Candelabra: My Life With Liberace”). {youtube width="100%" height=273"}dioRwB4RvrQ{/youtube} Vuelven los 90... y lo que haga falta Vuelven los 90, dicen. Y descaradamente. La vuelta del sonido de principios de esa década está regresando sin pudor. Sam Sparro, con el éxito de su primer trabajo ya algo lejos en el tiempo, presenta ahora “Pink Cloud”, un tema que parece salido del ya clásico “Adults Only” de Club 69, proyecto diva-house de Peter Rauhofer de… ¡1994! House retro-90s, muy pero quemuy queer, al que Sparro califica de art-project y que adereza con un video en el que casi no se le oye (no voy a hacer un chiste y decir aquí que es lo mejor de Sam Sparro hasta la fecha por ese preciso motivo). Strike the pose! {youtube width="100%" height=273"}vi-niQizUZU{/youtube} Otra que prometía más a nivel comercial era Duffy. Tras el pelotazo de su debut y su noviazgo con otro galés (el jugador de rugby Mike Phillips, que está cañón y mide medio metro más que ella: juntos forman una de las parejas más queridas por el papel couché británico), edita su segundo álbum y casi nadie se ha enterado. A la pobre, de momento, le ha salido rana su “Endlessly” –que así se llama el disco– y su colaboración con Albert Hammond (el padre, el de “It Never Rains In The Southern California”), productor de la obra. Y eso que el primer single, “Well, Well, Well”, es potente y chiflante, con ese sonido a C+C Music Factory (los 90, otra vez) y esa voz tan exageradamente nasal que se gasta Duffy. (Sí, yo también pensaba que decía “Whale, Whale, Whale”). La mano de Stuart Price, productor en cuatro temas del álbum, se nota cantidad y para bien (“Lovestruck” y “Keeping My Baby” son de lo mejorcito de “Endlessly”). Supongo que en el año que empieza saldrá alguna balada como single para ver si remonta en ventas. {youtube width="100%" height=273"}R6UwmJRkjBs{/youtube} Y si hablamos de 90s también hay que mencionar, cómo no, a Hercules And Love Affair, que tienen el segundo álbum a punto de caramelo. Estos no es que rememoren los 90, es que parece que vivan en los 90. Especialmente Kim Ann Fox, que nos ofreció antes de que acabara el año “Creature”, una rodaja house que parece editada desde hace 20 años. De hecho el tema salió con su nombre, pero Andy Butler, el capo de Hercules, está detrás también, así que no es ninguna sorpresa que“My House”, el single de adelanto del álbum completo, siga sus pasos desde el mismo título, toda una declaración de intenciones. A ver qué deparan en formato largo y cómo suena ese “Blue Songs”, que se publica a fin de mes. Acabamos la sección musical con la nueva esperanza blanca del panorama algo-adult-oriented: Rumer. A sus 31 añitos no es que sea una recién llegada, pero se lo ha ido currando (ha hecho de todo: de camarera, de limpiadora y hasta de vendedora de palomitas mientras probaba suerte en diversas bandas) hasta ser descubierta y llegar hasta Burt Bacharach, que al escucharla quiso conocerla y le ha dado su primera canción inédita en cinco años para que la cante. Hasta Elton John ha llamado a Rumer para que actúe con él. Al escucharla, parece que Karen Carpenter haya resucitado, aunque a veces a quien recuerde es a Norah Jones. En “Seasons Of My Soul” reinan las canciones atmosféricas, con arreglos perfectos, con letras entre sentimentales y sensuales, de las que –como bromean en The Guardian– no generan mal rollo a nadie... excepto a Duffy, que ve cómo se le comen parte del pastel. En Navidad ha entregado una guinda más, “Rumer Sings Bacharach At Christmas”, así que prepárense porque Rumer va fuerte y en 2011 oiremos hablar más de ella. {youtube width="100%" height=273"}jvYUfwMBCrU{/youtube} I have a fabulous life Televisión al canto: en el canal Logo, y mientras esperan el estreno de la 3ª temporada de su mayor éxito, mi adorada “RuPaul’s Drag Race”, que ya calienta motores (nunca mejor dicho), nos han deleitado con “The A List-New York”. Esta serie-reality, adictiva como pocas, se centra en la vida (ante las cámaras, o sea que algo fake, pero eso ya lo suponemos desde el principio) de seis miembros de la élite gay neoyorquina. El famoso Reichen Kehmkuhl –ganó “The Amazing Race”, mi concurso favorito de todos los tiempos, junto a su novio de por aquel entonces, lo que le convirtió en una pseudo-celebrity– es el protagonista. Reichen ahora diseña joyas y se estrena como actor. Es también el centro del grupo en el reality, y a su alrededor pululan su actual novio, el brasileño Rodiney Santiago (modelo, bisex y con poca experiencia gáyer; no sé yo si creérmelo); Austin Armacost, ex-novio de Marc Jacobs y también modelo (y que para enredarlo todo más también, estuvo liado con Reichen); la musculoca Mike Ruiz, fotógrafo de moda; Ryan Nickulas, tremendo peluquero de las famosas y Derek Lloyd (“I live in Chelsea and I have a fabulous life” es su lema, imagínense el percal), agente de modelos y adicto al bronceado en spray. La serie, como habrán imaginado, va de sus aventuras por NY, sus fiestas, sus encuentros con famosas (Kelly Rowland, Amanda Lepore, Vanessa Williams) y sus despellejes entre ellos. Memorables las pullas que se echan en pleno estreno de la obra de Reichen, la versión gay de “Mi Gran Boda Griega”, todo un despropósito. Guilty pleasure de la temporada, ya ven. Otra sorpresa ha sido la emisión en Sundance Channel de otro docureality, esta vez más serio y menos pretencioso: “Girls Who Like Boys Who Like Boys”, centrado en la vida de unas cuantas mariliendres y sus BFFs gays, cuatro curiosas parejas de amigos. Hay de todo, desde el que aún es virgen y no ha ido ni a un club gay en su vida al que se acaba de casar con su novio y su amiga teme verse apartada de su vida. Un dramedy en toda regla en el que lo más curioso consiste en seguir el día a día de esas mujeres a las que les encanta ser gay-gurus, por decirlo de alguna manera. {bcove width="100%" height=273"}iz6tqpi3{/bcove} Y si empezaba esta su columna afirmando que lo del naked yoga y lo del tantra no me acaban de convencer, la voy a acabar afirmando que la lucha en chocolate que proponen Broken Social Scene en su nuevo –y muy gáyer– videoclip, “Texico Bitches”, ya me gusta más. Enjoy. Les dejo, que me voy a untar un rato como si fuera una rebanada de pan.{youtube width="100%" height=273"}MTfNTzuJTJU{/youtube}

“En Berlín, si buscan a alguien que no sea artista, lo llevan claro”

Katy B  Ms. DynamiteKaty B Ms. Dynamite

Querelle  GenetQuerelle de Fassbinder

“se realiza un recorrido por la obra de Genet y su significado en el contexto de la historia y la literatura del colectivo gay”

The Kids Are Alright The Kids Are Alright

“La familia formada por Annette Bening y Julianne Moore es eso, una familia, con sus altibajos y sus imperfecciones”

Fit MovieFit the movie.“Fit es la adaptación cinematográfica de una pieza teatral contra el bullying homófobo”

Chris Hemsworth es Thor

“Thor, versión cinematográfica del cómic de la mítica Marvel y dirigida sorprendentemente por... ¡Kenneth Branagh!”

Sucker PunchSucker Punch

LiberaceLiberace

“Todo depende de la salud de Michael Douglas, que encarnaría a Walter Liberace, si se recupera de su cáncer de garganta”

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar