Columnas

Perdona que te diga

Por SouverDJ

SouverDJ Perdona Que Te Diga¡Ahhhhhhhhhhhh! Por fin, ¡POR FIN!, es diciembre. Suenan los villancicos por los lugares, las calles tienen más adornos que el outfit de Boy George, el mercado navideño se pone en marcha. Aunque, ¿eres de aquellos a los que les disgusta la Navidad? No hay que preocuparse: a mí tampoco me enloquece y, si pudiera, me escaparía a alguna playa tropical alejada de fiestas familiares, pero me conformaré con una nueva columna para todos ustedes, que se lo merecen aunque no les conozca de nada. Empecemos por el rastreo de novedades musicales. El reto para este mes estriba en escoger entre tantos lanzamientos que nos proponen las discográficas y practicar un filtro útil: qué comprar de cara a los regalos navideños. Organicémonos, por tanto, y hagámoslo en secciones (aunque ya verán que hay discos que encajan en varias de ellas a la vez).

1. Sección Jingle Bells

Aquí no vamos a hablar de oportunistas que se apuntan al carro y sacan una sola y miserable canción para celebrar las fiestas. Aprovechados así hay unos cuantos cada años (en esta ocasión nos hemos topado con Coldplay, The Killers, Hurts y Kylie), así que lo justo es hablar de los que se lo curran y le dedican al tema navideño un álbum entero. Annie Lennox, por ejemplo, que nació el día de Navidad de 1954. Aprovechando la efeméride, la ex Eurythmics nos quiere vender su vuelta al mercado discográfico con “A Christmas Cornucopia”. Qué bonita palabra es “cornucopia” (significa “cuerno de la abundancia”, para quienes no sepan latín), y qué poquísimo se usa. La nota de prensa asegura que Annie canta villancicos desde los seis años (qué precoz), tierna edad en la que ya estaba enrolada en el coro de la iglesia de su Aberdeen natal. También se dice en esa misma nota de prensa que llevaba años pensando en hacer este disco, pero conociendo cómo está la industria discográfica nos inclinamos a creerlo sólo en parte. Me muevo a pensar que la gente de Decca-Universal, que en años anteriores ya nos “deleitó” con discos navideños de Andrea Bocelli y Sting (que vendieron un montón, sobre todo el primero, y sobre todo en Estados Unidos), se interesaron casualmente por Annie al saber de este proyecto suyo. La cuestión es que la Lennox se quedó sin compañía discográfica y ha aprovechado el parón para grabar estos clásicos navideños. El volumen incluye “Universal Child”, que no tiene nada que ver con el nombre de su nueva discográfica (es una canción realizada para uno de sus proyectos solidarios), y es una buena opción de regalo para papás y mamás, en particular si no se soporta a Susan Boyle, que contraataca por estas fechas, y esperemos que más apagada tras la locura de su éxito mediático mundial.

Otros que lanzan disco de villancicos son Pink Martini: lo suyo se titula “Joy To The World”, e incluye lo de siempre (este multitudinario combo de Portland no cambia, por lo que parece): versiones amables en clave lounge cantados en varios idiomas (esta vez se atreven con ocho lenguas en total), un repertorio ecléctico, y todo aplicado, cómo no, a las tonadas navideñas: “Silent Night”, “Little Drummer Boy”y “White Christmas”, pero también rarezas en japonés con la colaboración de la megaestrella nipona Saori Yuki (así os aseguráis ese mercado, ¿verdad, pillines?).Otros que van sobre seguro son los creadores de “Glee”: en noviembre se publicó su “Christmas Album”, anticipo del episodio navideño que están terminando de preparar y que se emitirá en breve. Yo soy de los que piensan que “Glee” está que se sale con su última y fantástica tanda de episodios especiales (admito que el de Rocky Horror quizá fuera un poco sólo para fans) y su línea argumental sobre el bullying, que incluye la trama de Kurt y la primera aparición de Blaine en el episodio de los primeros besos. Por cierto, el cover de “Teenage Dream” a cargo del coro del colegio pijo ha pulverizado las listas de ventas digitales, y eso que es claramente una canción de amor cantada por un chico a otro. Pero no sólo se sale “Glee” por eso, hay más: la aparición estelar y triunfal de Gwyneth Paltrow, que estaba cantado (¡ja!) que encajaba en el papel de sustituta de Shue, y que se defiende a la perfección tanto cantando como hablando en español. Su versión del “Forget You” de Cee Lo quedará como un highlight. Volviendo al disco de villancicos, no hay muchas sorpresas: incluye los hits habituales y hasta “Last Christmas”, que ya se ha convertido en un clásico, y de paso aparece k.d. lang como guest star. Todo lo demás, es vender y vender como una máquina: iTunes ya registra 15 millones de canciones descargadas.

2. Sección divas

La Navidad es época propicia para los discos de estándars y clásicos de distintos estilos. Muchas divas lo saben, sus discográficas saben también que pueden ser una mina de dinero, y de ahí que se concentren todos los lanzamientos en el último trimestre del año, por si suena la flauta. Una de esas divas avispadas es Liza Minnelli, de la que poco se sabía desde que se cancelara la serie “Arrested Development”: últimamente sólo se le había escuchado o visto en “Sex And The City 2”y en sendas versiones de “Single Ladies” (Beyoncé) y “Ev’ry Time We Say Goodbye”, el clásico de Cole Porter. Su nuevo disco –¡el primero de estudio en 15 años!– sigue el camino de la versión de Porter. Según cuenta, durante la recuperación de una operación de rodilla no dejó de cantar, en plan casero, con el único acompañamiento de su pianista, Billy Stritch. Así surgió la publicación de “Confessions”, que incluye 14 estándars en plan cálido con la única presencia de Liza y el piano, más el acompañamiento de una pequeña banda en algunos temas. Hay que decir que aún canta bien, aunque le falla algo la voz a veces y, cuando exagera en los vibrattos, dan ganas de decirle que no se esfuerce, que no hacía falta. Mi favorita, su versión del clásico del jazz vocal “You Fascinate Me So”.Se apostaba por ella como favorita para los Grammy, pero al final la pobre se ha quedado a dos velas y no ha recibido ninguna nominación. Para más inri, parece que está más gagá que Lady idem, y si no lean la memorable (y polémica) entrevista que le hacían en el número de noviembre de The Advocate: no reconoce tener especial tirada entre el público gay y no para de tirar balones fuera. Liza, o no se entera, o no quiere enterarse. En la entrevista meten la directa y le comentan que cómo no va a tener mucho fan gay, si su padre y su primer marido ya lo eran. Y más balones fuera. En fin, Liza es así: está en la parra mientras otras divas son plenamente conscientes de lo que hay, como Madonna, que en el programa de Ellen lo dejó bien claro ( “no tendría carrera sin la comunidad gay”) o Cher, que en plena promoción de “Burlesque” soltó algo así como “los hombres gay o te adoran o ni siquiera se dan cuenta de que existes. Si te adoran, estarán contigo contra viento y marea, incluso cuando ya no seas popular. Yo creo que reconocen espíritus afines que realmente no encajan en la sociedad. Y, por supuesto, las lentejuelas hacen mucho, claro”. Un punto para Cher, demostrando que la cirugía estética no hace mella en su cerebro. A ver si aprendes, Liza.

3. Sección duets

Un recurso habitual en los artistas es marcarse un disco de dúos (lo que aquí se llama “marcarse un Papito”). Este año destacan dos: el primero, el de Norah Jones, titulado “...Featuring”, que en un alarde de modestia es ella la que figura como invitada de los demás. En realidad, lo de Jones es una recopilación de sus colaboraciones de los últimos años con figuras como Ray Charles, Dolly Parton, Foo Fighters o Outkast. Hay de todo, pero si os gusta Norah os encantará; curiosa su balada a medias con Belle & Sebastian: “Little Lou, Prophet Jack, Ugly John”. El segundo es Ronan Keating, el ex-Boyzone, que parece disfrutar de mayor éxito en Australia y Nueva Zelanda que en cualquier otro lugar –incluso ha sido jurado del “X Factor” australiano–. Fruto de ello, y con tal de rentabilizar su popularidad, ha publicado un curioso álbum de duetos titulado (mucha atención) “Duet”. Hay mucha estrella local (por ejemplo, “Believe Again”, el primer single, ¡que encima es una versión de la canción danesa de Eurovision del año pasado!, está cantado a medias con una tal Paulini, concursante del “Australian Idol”), aunque también hay alguna que otra presencia internacional: aparecen por ahí Lulu, Elton John, Cat Stevens y LeAnn Rimes.

4. Sección variété française

A los que nos gusta que nos canten en francés, la temporada nos trae unas cuantas alegrías. La vuelta de Etienne Daho es la primera, que regresa con el primer disco de su propio sello, Radical Pop Music, una discográfica que, como su nombre indica, viene con la intención de alojar proyectos, como mínimo, curiosos. El álbum consiste en “ Le Condamné À Mort”, canción basada en un largo poema de Jean Genet (fue su primera obra, de hecho) que narra la historia de Maurice Pilorgue, joven asesino de 25 años encarcelado y guillotinado en 1939 cuya historia fascinaba al escritor. Daho canta y Jeanne Moreau ,nada menos , recita este manifiesto erótico-dramático musicado por Hélène Martin en los años 60. Por supuesto, hay una edición de lujo limitada con libreto incluido conteniendo el poema original.En plan menos cultureta y más lúdico también vuelve Mylène Farmer. Yo sé de una ( Kate Ryan) que estará contenta: más canciones para versionar en plan cafre. Pero la choni belga no es la única en alegrarse del retorno de Mylène. La French diva por naturaleza presenta su octavo disco, Bleu Noir, más electropop en la forma y esta vez con colaboraciones estelares en la composición: Red One (productor de los hits de Lady Gaga, que escribe el pegadizo single “Oui Mais... Non”), su amigo Moby y Archive. En el video del single, la casi cincuentona Mylène se marca una de sus excentricidades habituales, con coreografías y cuerpo de baile bizarro e hipersexual. Puede que esto ya parezca antiguo después de que la Gaga lo haya convertido en algo habitual en el show-business... Qué se le va a hacer.

Para terminar este mini-bloque para fans de la francophonie, otra alerta importante: tenemos ya por fin la nueva entrega de Nouvelle Vague. El proyecto de Marc Collin, ustedes lo saben bien, se centra en reinterpretar temas de la new wave y similares de la época en clave acústica o bossa nova, y casi siempre cantadas por susurrantes voces femeninas. Han cambiado de sello y esta vez, para su cuarta entrega, “Couleurs Sur Paris”, se han centrado en canciones de la nueva ola francesa: clásicos de la talla de “Marcia Baila” (Les Rita Mitsouko), “Amoureux Solitaires” (Lio) o “Weekend À Rome” (Etienne Daho, canción que luego Saint Etienne reconvirtieron en “He’s On The Phone”) transformados gracias a la ayuda también de luminarias francesas como Vanessa Paradis, Camille, Coralie Clement o la mismísima Yelle. Incluso aparece “Mala Vida” (Mano Negra) cantada por Olivia Ruiz. No se pierdan los webisodes con el making of del álbum: todo un repaso a la historia del pop francés. Collin es un tipo listo y sabe lo que se hace, y de nuevo juega con temas conocidos fuera de Francia que le faciliten el éxito global para sus nuevas giras.

5. Sección greatest hits

Lo de los refritos siempre ha sido un clásico de los estantes navideños en las tiendas de discos. Este año, por supuesto, no es una excepción. Pet Shop Boys, por ejemplo, reinciden, y “Ultimate” es es el tercer grandes éxitos que aparece en su discografía. Además, no es nada generoso: sólo hay una canción nueva, “Together”, y no es para tirar cohetes, precisamente, aunque gana algo con el bonito video promo en plan “Fama Revolution”. De hecho, a los fans casi nos llama más la atención los bonus tracks del single: la futbolera “Glad All Over”, que es una versión de un viejo tema de Dave Clark Five convertida en el himno del Blackpool cuando subió a la Premier League (Chris Lowe es hincha de este equipo, no lo olviden) y “I Cried For Us”, versión de un tema de Kate McGarrigle, la desaparecida madre de Rufus Wainwright. Eso sí, la versión deluxe de “Ultimate” tiene bastante más chicha: incluye el concierto de Glastonbury de este año y actuaciones del TopOf The Pops… ¡de 1985! Los coleccionistas ya saben lo que tienen que hacer: gastar.

P!nk también cree, vayan a saber por qué, que ha llegado la hora de poner todos sus hits juntitos. De ahí que llegue a las estanterías “Greatest Hits… So Far”, que para disimular incluye dos canciones nuevas, “Raise Your Glass” y “F***in’ Perfect”, sendos nuevos himnos en su línea habitual: fake pink punk. Para verlo pincha aquí.

Seguimos paseando entre grandes éxitos: Dead Or Alive sueltan la enésima reedición ( “That’s The Way I Like It. The Best of Dead or Alive”), Suede se marcan un “Best Of”, Bette Midler recopila recopilatorios anteriores... Cuesta encontrar algo realmente novedoso, pero algo hay. Lo encontramos en The Art Of Noise, que publican “Influence. The A Side Singles, Hits, Soundtracks And Collaborations”, una caja que recupera todos sus singles –por supuesto, está “Moments In Love”–, pero también rarezas de todo signo. Y ya puestos a escarbar entre las antigüedades, acabaremos esta sección con David Sylvian, que recopila en “Sleepwalker”sus temas de este siglo, tanto en proyectos suyos como Nine Horses como sus sonadas colaboraciones con gente tipo Ryuichi Sakamoto, más un tema nuevo en colaboración con Dani Fujikura, “Five Lines”, intrigante como siempre.

6. Sección tributosY acabamos con los tributos, siempre tan irregulares, pero de los que se pueden rescatar de tanto en tanto algunas perlitas. Es el caso de “We Were So Turned On: A Tribute To David Bowie”, doble disco a beneficio de la asociación War Child. Excesivo como pocos (42 temas), contiene un poco de todo y muchos nombres desconocidos hasta para los más puestos: hay desde reapariciones como la de Duran Duran –que preparan nuevo álbum– con “Boys Keep Swinging”, más divas francesas que pudieran haber entrado en el bloque anterior pero que aquí quedan mejor (está Keren Ann con “Life On Mars?” y la primera dama Carla Bruni susurrando “Absolute Beginners”), el casi-debut de Jessica 6 (el proyecto de Nomi, ex-Hercules and Love Affair) y la pieza más curiosa: “Sound + Vision” a cargo de Megapuss con Devendra Banhart y bordando la versión...¡en español! Y más tributos raros: el que se le brinda a Inxs y su “Original Sin”, a medio camino entre un álbum de la banda y un disco de homenaje, abundante en éxitos reinterpretados a cargo de miembros de la banda y de invitados sorprendentes como Tricky, Nikka Costa y Ben Harper a dúo con Mylène Farmer en una nueva versión anglofrancesa de “Never Tear Us Apart”.

Buf. ¿Han llegado hasta el final? ¿Con qué se quedan? Lo ideal sería hacer un cóctel de todos ellos y tendríamos un buen panorama de qué se cuece de cara a estas fechas tan entrañables. Pero les voy a confesar una cosa: más que de comprar recopilatorios, de lo que tengo es ganas de que pasen las navidades y deleitarles, si les apetece, con mi primera columna de 2011 y poder comentar novedades, que en estos días está todo muy parado. Pero hasta dentro de un mes, nada. Lo bueno se hace esperar, ya saben. ¡Feliz Año Nuevo!

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar