PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El secreto del éxito de la estrella olvidada de la Liga Española

H

 

Las claves que han llevado al Sevilla a conquistar su tercera Europa League consecutiva

Juan Carlos Saloz

19 Mayo 2016 22:29

“Papá, ¿por qué somos del Sevilla?”

Recuerdo perfectamente la primera vez que realicé esta pregunta. Tenía cinco años. Corría el año 1999 y acabábamos de perder nuestra oportunidad de subir a Primera División. Por aquel entonces, todo el mundo que me rodeaba era del Madrid o del Barça. Ni siquiera había tanta gente del Atleti. Muchos no entendían por qué era de un equipo perdedor. Ni yo mismo lo sabía. Así que era normal que lo preguntara.

Sin embargo, la respuesta no me la supo dar mi padre. Él se limitó a esperar. A que yo mismo decidiera si quería seguir siendo de este equipo. Y, a medida que pasaron los años, fue el propio club el que me demostró por qué, desde la cuna, ya era sevillista.

El Sevilla FC acaba de ganar su quinta Europa League, la tercera consecutiva

El Sevilla FC acaba de ganar su quinta Europa League. La tercera consecutiva. Es el equipo que más títulos ha conseguido en la competición. Y, además, está clasificado para la final de la Copa del Rey que jugará contra el Barça el próximo domingo.

Así que la pregunta de “¿por qué somos del Sevilla?” ya no parece tener sentido. ¿Por qué iba a preguntárselo un niño que en 2016 tenga cinco años? La respuesta es evidente.

1- Por la épica

En el descanso de la final contra el Liverpool, el Sevilla iba perdiendo tras una primera parte en la que el equipo inglés fue superior. Pero nada más comenzó la segunda parte, las tornas cambiaron y el club de la capital andaluza consiguió girar el marcador con un 1-3 definitivo.

Pero ¿cómo íbamos a ganar si no fuera con una remontada?

Mucho se habla de la fuerza del cholismo o del "espíritu de Juanito". Pero si hay un equipo que sabe recurrir a la épica en una competición europea es, sin duda, el Sevilla FC.

a) El 27 de abril de 2006, un gol de Antonio Puerta clasificó al club para la primera final de UEFA en plena prórroga.

b) El 15 de marzo de 2007, el portero Andrés Palop salvó al equipo en el tiempo de descuento con un gol de cabeza que ha pasado a la posteridad.

http://v.uecdn.es/p/109/thumbnail/entry_id/0_jypprrm6/width//type/2/bgcolor/000000/0_jypprrm6.jpg

c) El 16 de mayo de 2007, el propio Palop consiguió que el Sevilla ganara la copa tras una tanda de penaltis en la que se catalogó como el MVP del torneo.

d) El 1 de mayo de 2014, M’Bia marcó un gol en el último minuto contra el Valencia que clasificó al equipo para la final.

e) El 14 de mayo de 2014, una nueva tanda de penaltis contra el Benfica consiguió que el equipo sevillano se hiciera con el título.

f) El 23 de abril de 2015, cuando todo parecía perdido para el equipo contra el Zenit, un gol de Kevin Gameiro en el minuto 85 hizo que pasaran a la semifinal.

g) El 27 de mayo de 2015, al final de un partido igualadísimo, Bacca anotó un gol con el que se ganó una nueva Europa League.

Y así podríamos seguir durante un rato más. Pero lo que algunos podrían definir como un estilo basado en el azar acaba siendo un magnífico ejemplo de la misma esencia del fútbol. Porque ¿qué sería de este deporte sin los goles en el último minuto? ¿Qué sería del fútbol sin pasar de 0 a 100 en un segundo, sin pasar de las lágrimas a las risas en menos que canta un gallo?


2- Por la superación

Solo en esta temporada, el Sevilla ha fichado a 10 jugadores para substituir las 15 bajas sufridas, entre las que se cuenta la de la gran estrella Carlos Bacca, el pichichi de la temporada pasada. Es decir: nadie puede decir que se trata de una simple racha en la que grandes jugadores han coincidido.

Cada año, el mercado de fichajes cambia por completo la estructura del Sevilla. Así se ha conseguido superar el recuerdo de grandes estrellas como Rakitic o Jesús Navas. Como dicen en la ciudad, “lo único indispensable es el escudo y el sentimiento”.

"Lo único indispensable es el escudo y el sentimiento"

Pero la clave de que esta estrategia salga tan bien tienen un nombre: Monchi. El director deportivo lleva más de quince años haciendo fichajes por precios ridículos que luego vende a cifras desorbitadas. El mejor ejemplo es Dani Alves, a quien fichó por unos 850.000 euros para terminar vendiéndolo por 35,5 millones. Y todo ello, por supuesto, manteniendo el nivel de una plantilla que cada año se iguala o se mejora.

Sin embargo, la superación de este equipo va mucho más allá de los fichajes. También ha sufrido palos muy difíciles de afrontar tras los que ha conseguido salir adelante. El peor de ellos, sin duda, la muerte de Antonio Puerta el 28 de agosto de 2007. Aún hoy le recuerdan con cada copa levantada.


3- Por saber enfrentar al odio

Odiar al Sevilla parece un deporte nacional en España. Ya no solo provoca indiferencia, como ocurre con prácticamente 17 (o 18) de los 20 equipos de la Liga. Figuras como José María Del Nido, antiguo presidente y actualmente encarcelado, o Cristóbal Soria, antiguo delegado del club y actualmente polémico comentarista que vive de hacer el ridículo en programas como El Chiringuito de Jugones, han manchado la imagen del equipo.

Por figuras como estas, en la ciudad se ha calificado históricamente al Sevilla como el equipo de los "pijos" y al Betis como el de los pobres. Pero los propios sevillistas han renegado una y otra vez de este sector. Sobre todo a través de los Biris, la sección radical del estadio que se define como una de las aficiones más de izquierdas del fútbol español, mientras que los ultras béticos están vinculados a la ultraderecha.

Esta imagen segmentada de la ciudad está distorsionada por la situación de ambos equipos en la actualidad. Los éxitos del Sevilla y los fracasos del Betis catalogan a este último como el equipo más "humilde". Pero hace 20 años la división ideológica estaba clara, cuando ambos equipos pasaban por situaciones difíciles y miles de aficionados sevillistas salieron a la calle para evitar que el equipo bajara a 2a División B.

Una imagen manchada por algunas figuras y limpiada por la afición

Pero, aunque el odio estereotipado no ha cesado en los últimos años, la afición siempre ha sabido enfrentarlo con humor. Un "cachondeo" habitual que reina en estos lares.


4- Por saber perder

Desde 1948 hasta 2006, el Sevilla no ganó absolutamente nada. Se celebraban los ascensos como si de una Champions se tratase, por lo que se fue conformando una mentalidad luchadora en la que un título se antojaba un premio prácticamente imposible.

Y esta mentalidad continúa hoy en día. De este modo, incluso cuando los resultados no son los esperados, la imagen del Sevilla no hace más que reforzarse

Es el caso de la Supercopa de Europa que se disputó el pasado 11 de agosto entre el Barça y el Sevilla. Con un 5-4 final en el marcador, el equipo andaluz consiguió remontar un partido que ya parecía totalmente perdido e impulsó una prórroga de infarto en la que acarició el título. 

Incluso cuando los resultados no son los esperados, la imagen del Sevilla no hace más que reforzarse

De nuevo, recurriendo a la épica.  De nuevo, recurriendo al lema que la afición lleva tatuado desde que saliera a la luz:

“Dicen que nunca se rinde”.

share