Columnas

Paella de cigalas, almejas, y Lady Gaga

Carlos Vareno

Lady GagaDefinitivamente, no puede haber una estación más sobrevalorada que el verano. Uno frena en seco del ritmo brasilero del trabajo,-caderita por aquí, mail por allá, nespresso a todo trapo, y ¡samba!- y se encuentra con esto: un sol de justicia sobre el cogote, y la sensación creciente de que tarde o temprano terminará por ahogar a algún veraneante en la piscina a la vista de todo el mundo. Algo así como gritos bajo el agua, crema de sol factor 40 corriéndose entre las manos, y caipiriña a la fresca del seto a la espera de las sirenas del poli de pueblo de turno.

Durante el verano las costuras sentimentales y familiares escuecen como unsarpullido, vean. He roto con mi pareja 14 veces durante el mes, mi madre al borde ha estado de desheredarme por mal hijo en más de una ocasión, y nihablemos de los colegas, que botella en mano, han arrasado pueblos y costascual Gengis Kahn en su afán de livin la vida la loca por todo el país. 30 días y 30 noches repletas de familiares, amigos, y el resto del maremagnum guiri, hacinados emocionalmente unos encima de otros como si de una fosa común se tratase. El verano. Este verano ha empezando siendo una locura, sí, y terminará en una eyaculación psicótica sin precedentes: Lady Gaga, la del politono de "Poker Face", ha declarado ante el pasmo de los rotativos del globo, que es hermafrodita. El cosmos, el universo entero, tieeembla ahora del estupor.

Empezó siendo un rumor a 8 millones de voces en Youtube, y ya se ha convertido en la comidilla del gaspashito y el tinto de verano a las cuatro de la tarde. La diva carrefureña estaba en el escenario principal del festival Glastonbury, cuando en una de sus habituales piruetas sexuales a bordo de una scooter, enseñó lo que parecía ser un testículo ante el mar de pantallitas de móvil. ¿¡Qué!? Los frikis que no salieron de sus habitaciones durante el mes por terror agarofóbico, enseguida hicieron circular el video en blogs, twitters, y facebooks con status "Odio el verano" haciendo del testículo de la Gaga el becerro de oro de la temporada. A falta de canción del verano, se dijeron algunos horteras a pie de playa al atardecer a ritmo de house pachanguero, Youtube, Scooters, paella de cigalas-almejas y ¡Olé!

Ahora tan solo faltaba que la rubia se declarase inocente o culpable ante la plaza del pueblo incendiada en gritos, banderas gays ondulantes, y potas al medio día estival ante la imágen mental de un coño y un pene debajo del mallot fucsia de diamantitos de Svaroski, cuando la Gaga, sin cortarse un solo pelo de la entrepierna, sentenció "¡Sí!,¡Soy hermafrodita!" y el mundo entero silenció. Ni travesti, ni transexual, ni gay, ni hetero, ni ná: una divina hermafrodita. Y pensábamos que Katy Perry y su "I Kissed A Girl" eran las perfectas embajadoras del mismísimo satanás en esta tierra de los calentones globales. Lo cierto es que la Gaga se lo sabe montar señores, y más cuando en verano, con la parejita, los papis cabreados, y los amiguetes borrachos como cubas, uno podría estar tan tranquilo a la sombra con su doble sexo sin depender de nada ni de nadie. La perfección, oigan. Desde ya mismo, Lady Gaga es la reina del nuevo pop.

Carlos Vareno es un total desconocido que semana tras semana envía a nuestro correo electrónico textos, dibujos y diagramas, columnas esbozadas. En el asunto siempre pone "Desde la azotea del edificio", y cuando hemos querido ponernos en contacto con él, conocerlo personalmente (como hacemos con todos nuestros colaboradores), simplemente deja de contestar nuestros mails

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar