Columnas

España convierte a Otegi en una estrella del rock

O la excarcelación de Otegi explicada a base de tweets, chistes y música

1. LOS HECHOS: SALIDA Y ¿CONDENA?

Hoy los grandes partidos deberían haberse levantado pensando en el debate de investidura. Sin embargo, la excarcelación de Arnaldo Otegi se ha llevado casi toda la atención desde primera hora de la mañana.

Condenado por tratar de reconstruir el entonces partido ilegalizado Batasuna, Otegi ha cumplido íntegros 6 años y medio en prisión. Un periodo en el que han sucedido cosas. Por ejemplo, el "cese definitivo" de la violencia de ETA.

Otegi sale de la cárcel tras cumplir íntegros 6 años y medio de cárcel. Las peticiones de condena al terrorismo no se han hecho esperar

Algunas posiciones, sin embargo, siguen haciendo conjura alrededor de la condena a ETA.

Si se hicieran apuestas, alguien que arriesgue su dinero a "Otegi condena a ETA el sábado" podría hacerse rico. No parece que vaya a ser así. Pero quizá aún más dudoso es que este país sea, con Otegi en la calle, un lugar más peligroso.

En la misma postura por el arrepentimiento se ha mostrado el editorial de El País. El mismo diario reconoce que Otegi sale de una "cárcel a la que quizá no debió ser condenado" y que en los estatutos de Sortu, el partido que eligió a Otegi como secretario general en 2013, tiene entre sus estatutos "la definitiva desaparición de la violencia de ETA".

¿Es España un lugar más peligroso con Otegi en la calle?

Otros, como el diario ABC, instalado en la dialéctica de tiempos peores, han preferido hacer un juego de palabras e incluir el verbo "empuñar" en uno de sus titulares.

2. LA CONSTRUCCIÓN SIMBÓLICA: OTEGI, FÜHRER DEL DISENSO

Pero si hay una frase que verbaliza el pensamiento de ese sector que, en las antípodas ideológicas de la izquierda abertzale, tiene hoy a Otegi en sus pensamientos, es quizá esta:

Efectivamente, hoy Otegi ha sido visibilizado de una manera diferente a la de los últimos años. La opinión pública española está acostumbrada a fotos en blanco y negro, con la mueca más amenazante y autoparódica posible del guipuzcoano...

... pero es 2016, y mandan los vídeos. Y todos los grandes medios ilustran la noticia en movimiento. Todo el que quiera ha podido ver y oír ya ese "la paz es el camino".

 Sin embargo, una de las primeras construcciones simbólicas del "nuevo" Otegi lo coloca como un führer vasco, pueblo y banderas detrás. Todo listo para el etnicidio euskaldún.

Otegi como führer vasco. Todo listo para el etnicidio euskaldún

Otegi es a partir de hoy una estrella de rock. Hitler para unos, Mandela para otros, o un veterano con Instagram de campaña abierto en breve.

Hoy salió de la cárcel y entró en la posmodernidad. Un escenario político que no conoce las grandes narrativas y en el que aún no se ha visto cara a cara con España.

Un Estado inmerso en una vorágine de declaraciones en los pasillos del Congreso, miradas de complicidad entre diputados y periodistas, ruedas de prensa y mensajes lanzados entre políticos a través de los medios.  

Todos, eso sí, en busca de algo tan poco posmoderno como un presidente. En busca de un acuerdo, de un consenso.

Hitler para unos, Mandela para otros, o con Instagram de campaña en breve, hoy Otegi salió de la cárcel y entró en la posmodernidad

"Lo que da medida de una cultura democrática no es su manejo del acuerdo, sino del desacuerdo", afirmaba recientemente Luisa Elena Delgado, autora del libro La nación singular. Delgado llama a esta cualidad la "lógica del disenso", la apertura de un sistema democráticamente sano a formas singulares de pertenecer a ella.

Hace cuatro años y medio que ETA es, afortunadamente, parte de un pasado doloroso. Existe ya una nueva generación de adolescentes que puede preguntarse si esas siglas esconden un grupo de trap que merezca la pena escuchar. A la generación que les suceda será casi imposible explicarles la relación entre España y Euskadi en términos de terrorismo.

Esa generación sí podrá sacar bíceps democrático. Deberíamos alegrarnos.

Existe ya una nueva generación de adolescentes que puede preguntarse si tras las siglas ETA se esconde un grupo de trap que merezca la pena escuchar. A la siguiente será casi imposible explicarles la relación entre España y Euskadi en términos de terrorismo

3. LOS CHISTES: EL CONSTITUCIONAL Y LOS BESIS

Para muchos, no será ni está siendo agradable. La coartada del terrorismo es jugosa. Los intentos de neutralizar proyectos políticos como el de la izquierda independentista vasca en ocasiones han rayado el bochorno. Baste este ejemplo del partido más votado de España.

En pocos años, posiciones así se verán como chistes involuntarios. Un terreno, el del humor, que tiene ante sí el reto de inaugurar su serie de memes, gifs y vídeos sobre Otegi. La revista cultural Jot Down lo intentó hace dos días.

El humor tiene ante sí el reto de inaugurar su serie de memes, gifs y vídeos sobre Otegi

Los reproches no se hicieron esperar. Los chistes españoles sobre Otegi son manifiestamente mejorables o no existen. Solo se han atrevido a tomárselo en serio los guionistas del programa de ETB Vaya semanita, con un sketch en el que dos jueces del Tribunal Constitucional responden a la pregunta "¿por qué está Arnaldo Otegi en la cárcel?" con un "porque es Arnaldo Otegi"...

Loading the player...

... tocapelotas musicales como Ciclos Iturgaiz con su "Si ya no hay ETA, / ¿qué hago aquí? / Quiero ver tetas, / déjenme salir"...

Loading the player...

... o Lendakaris Muertos haciendo política-ficción y preguntándose qué hace el malo de la peli de gobernador.

Loading the player...

Humoristas amateurs y profesionales quizá se escuden en decir que Otegi no da demasiado juego. Todo lo contrario entonces que los Rajoy, Rivera, Iglesias o Sánchez, preparados como estamos para el aluvión de chistes de la semana de investidura, también conocida como enlace Sánchez-Rivera. El Mundo Today, con su lucidez habitual, ha puesto el listón alto.

Otegi es hoy rock, pero le queda mucho camino mediático para ser pop como Pedro Sánchez. Cuenta para ello con una desventaja. A él no le van a sacar viejos tuits alabando la "cojonuda" pizza del Luna Rosa o pidiendo ayuda porque un taxista le está llevando "por el camino más largo al destino".

En ese momento era difícil vivir todo eso desde una cárcel.

"Lo que da medida de una cultura democrática no es su manejo del acuerdo, sino del desacuerdo", afirmaba recientemente Luisa Elena Delgado, autora del libro La nación singular. Delgado llama a esta cualidad la "lógica del disenso", la apertura de un sistema democráticamente sano a formas singulares de pertenecer a ella. "Lo que da medida de una cultura democrática no es su manejo del acuerdo, sino del desacuerdo", afirmaba recientemente Luisa Elena Delgado, autora del libro La nación singular. Delgado llama a esta cualidad la "lógica del disenso", la apertura de un sistema democráticamente sano a formas singulares de pertenecer a ella

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar