Columnas

Noticia de un secuestro: todo lo que se sabe sobre el extraño caso Delorean

Tras confirmarse la extraña noticia de la retención del grupo en México, poco a poco se van conociendo datos sobre lo que realmente pasó, y aquí lo iremos aclarando

¿Qué pasó ayer realmente con Delorean? Tras el susto inicial y la confusión de la noticia del secuestro en México DF, hemos ido comprendido poco a poco cómo se sucedieron los hechos, y aquí los exponemos de manera ordenada y respetuosa.

La noche del lunes 7 de octubre comenzó a circular un rumor por Madrid, y en la mañana del martes siguiente ya había mucha gente que lo había escuchado, pero con la típica reacción de prudencia y extrañeza por lo (aparentemente) descabellado de su contenidos. Una persona muy conocida en el mundillo artístico madrileño –y de quien protegeremos su identidad, como comprenderéis– citaba como origen del dato el entorno del cuarteto Delorean, y aseguraba que estos estarían ‘secuestrado’ en México DF sin que se supiera exactamente cuál era su condición, ya que se había interrumpido la comunicación desde hacía casi 48 horas.

Los rumores no son noticia –es un artículo fundamental en el libro de estilo de El País, por ejemplo–, pero como decía José María García, también pueden o suelen ser la antesala de la misma, así que una vez comprobado que el rumor era fuerte, decidimos hacer algunas llamadas y enviar unos mensajes al entorno más próximo de Delorean para saber qué de cierto podría haber en esto, siendo conscientes de que si era verdad se iba a guardar silencio –por lo delicado del tema, y por supuestamente haber una operación policial en marcha– y de que si era falso igual nos abroncarían por alarmistas. Una llamada al sello, Mushroom Pillow, no lleva a nada: lo niega todo, dice que es todo absurdo y que debe ser una broma, como aquella que hace no mucho dio por muerto en Twitter a José Luis Rodríguez ‘El Puma’. Parece convincente.

Sin embargo, ahora sabemos que desde Mushroom Pillow no decían toda la verdad –algo que se puede comprender por lo delicado del caso–, pero también apareció una mentira evidente: según el sello, Delorean estaban en la mañana del martes 8 de octubre “en San Francisco pasando el día y haciendo promoción”, cuando su agenda establecía que tenían actuación en México DF para actuar en la edición mexicana de Mutek. Otros mensajes de comprobación con el entorno de Delorean (amigos vía amigos, y allegados vía amigos) tampoco llevan a ningún lado: el grupo “estaba bien” porque habían hablado vía Whatsapp (otra mentira). Y poco después, la policía nacional, vía Twitter, confirmaba que el cuarteto había sido liberado de un ‘secuestro virtual’ tras la colaboración de la policía española, la policía autonómica vasca y las autoridades mexicanas. El rumor era cierto y se había intentado proteger la verdad hasta que el grupo estuviera sano y salvo.

¿Qué es un secuestro virtual?

Para conocer el trasfondo de esta información hay que acudir a fuentes policiales, que es lo que hizo Europa Press, que ayer difundió una de las informaciones más completas al respecto de este caso. Efectivamente, hubo retención de Delorean en el DF, utilizando una técnica delictiva conocida como ‘secuestro virtual’, que no hay que confundir con el ‘secuestro exprés’. El secuestro exprés es la retención de una persona con violencia –ya sea inmovilizándola y reclamando un rescate de poca cuantía económica que debe ser satisfecho a las pocas horas; existe otra variedad en la que la víctima es acompañada a la fuerza hasta un cajero automático para que retire dinero con el que comprar su libertad en el momento, una variedad del típico atraco a mano armada–, mientras que el ‘secuestro virtual’ no implica ese tipo de violencia ni tampoco una retención forzosa.

Según Europa Press, a Delorean les engañó un grupo de personas que se hicieron pasar por policías y que, “por motivos de seguridad”, les instaron a desalojar el hotel en el que estaban. Una vez llevados a un ‘lugar seguro’ y tras incomunicarles con la retirada de sus teléfonos móviles, los captores iniciaron la extorsión poniéndose en contacto con los familiares, reclamando un rescate. Al poco tiempo, la denuncia estaba en manos de la Policía Nacional y la Ertzaintza, que en colaboración con la policía mexicana lograron descubrir (o eso interpretamos) el paradero en el que se mantenía engañados a Delorean y lograr su liberación.

Sólo un susto

Al intentar hablar de nuevo con Mushroom Pillow, el teléfono comunicaba. A los pocos minutos, el teléfono sonaba continuamente, pero nadie atendía las llamadas. A estas horas, el sello de Delorean no ha explicado oficialmente nada de este asunto –ni con una declaración a ningún medio ni con una nota difundida a la prensa–, y Delorean tampoco tienen intención de hablar. Es un asunto sensible, en el que hay familias de por medio que se han llevado un tremendo susto, y no es algo que a ellos les apetezca agitar. El entorno de Delorean, tras confirmarse la noticia, nos admitió que en primera instancia se había tenido que ocultar la información por precaución, y también nos transmitieron que ya no había ningún peligro ni tampoco que lamentar ningún daño personal o material. El grupo estaba bien y asustado, nada más. Se espera que en breve vuelvan a Barcelona y que todo esto pueda quedar finalmente atrás y se quede en una anécdota sin importancia, como aquella vez que un hacker ruso les destapó la cuenta de Twitter y les tuvimos durante unos días escribiendo sus mensajes en cirílico.

Cualquier novedad de interés la iremos publicando a medida que las vayamos conociendo.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar