Columnas

“Morrissey es en realidad 8.500 arañas enfundadas dentro de un traje de persona”: el Terrorista de la Wikipedia ataca de nuevo

Lo mejor que puedes hacer contra las estrellas del pop que te caen mal es entrar en sus páginas de la enciclopedia online e inventarte datos falsos, atentar contra ellas con el ingenio. Otro experimento cultural de Carlo Padial

¿Hay músicos que te caen mal? Si es así, tienes interesantes métodos de venganza, como sabotear sus Wikipedias e infestarlas de datos falsos, curiosidades ridículas y citas apócrifas. Esto es lo que ha hecho Carlo Padial contra Amy Winehouse, Morrissey, Tom Waits, Jamie Cullum y otras bestias negras, convertir sus biografías en una ristra de datos absurdos.

Desde hace tiempo siento una rabia hostil hacia los músicos y roqueros más consagrados, los mas queridos y respetados: Bruce Springsteen, Elvis Costello, los Rolling Stones, Bob Dylan, Sting, etc. Salvo excepciones, me generan una extraña hostilidad, desconfío de ellos, incluso cuando no tengo más remedio que reconocer su facilidad para componer un cierto tipo de melodías pegadizas. Supongo que mi rechazo frontal hacia la estrella del rock tiene que ver con el hecho de que yo no soy músico, por lo tanto no recibo ninguno de esos elogios desmedidos, ningunas de esas reverencias sin ton ni son. Yo me dedico a escribir textos más o menos divertidos, a explicar cosas mas o menos ocurrentes, y me da mucha rabia la diferencia de trato que reciben escritores y músicos, es profundamente injusto: para empezar, un escritor no puede NUNCA repetir un párrafo ni una misma idea, o una misma broma, por buena que sea. Si lo haces la gente (el lector), te salta encima, te señala la repetición, te acusa de haberte quedado sin ideas. En cambio, esa misma persona que te acusa, paga 50 euros (o más) por ver a Sting tocar por enésima vez el puto “Roxanne”, y se marcha decepcionado de un concierto de Blur si estos no tocan siempre las mismas canciones que ya ha escuchado cientos, miles, de veces antes.

Muchas de las consideradas estrellas del rock (y aquí quiero incluir también a cantantes de pop, o alternativos de éxito, grupos indies, electrónica, etc.) son gente que llevan años viviendo de pequeños, minúsculos, fogonazos de ingenio. ¡Una canción ni siquiera tiene demasiadas palabras! ¡Musicalmente son sencillísimas! Ingeniosas, pero tampoco TANTO. Por el contrario, si yo repito una broma UNA ÚNICA VEZ me salta la gente encima. Además, siendo sincero, no creo que sea tan difícil lo que hacen la mayoría de músicos que se dedican al pop y al rock. Por cada talento genuino y único, por cada Leonard Cohen o por cada Jimi Hendrix, hay cientos de artistas mediocres que se tiran al rollete, y se benefician del hecho de que la música popular cumple una función, la de acoger las fantasías narcisistas y la necesidad de escapismo fundamentales en la sociedad civilizada, en realidad la gente tampoco presta demasiada atención en los conciertos, simplemente les gusta dejar fluir su fantasía y lo que queda de su espíritu libre en recintos cerrados y estando acompañado por otros soñadores con los que compartir afinidades en esa pequeña ceremonia de la gustera eterna que son los conciertos.

El asunto es que en esta ocasión, siguiendo con esta serie de textos en los que propongo una visión personal y subjetiva sobre elementos conocidos de la cultura popular, se me ha ocurrido expresar mi hostilidad hacia las estrellas de la música que odio boicoteando sus páginas de Wikipedia. Intervenir en las Wikipedias de los roqueros que me caen mal, introduciendo datos falsos en sus biografías. Una pequeña instalación artística online y efímera cuyo único subtexto es el de dar rienda suelta a mi intolerancia infantil hacia gente que gana más dinero que yo y tiene más seguidores en Twitter de forma inexplicable, al menos para mí. En preparación para este artículo, mi acción ha consistido en introducir locuras escritas entre los párrafos biográficos de ciertos artistas blancos que me caen mal.

Mi primer objetivo, el primer sujeto que escogí como Terrorista de la Wikipedia (y me gustaría que me conocieran y se refirieran a mí así, por este nombre, a partir de ahora) fue Morrissey. ¿Por qué? No lo sé. Supongo que porque todas las chicas con las que he salido lo adoraban, todas tenían discos de The Smiths o de él en solitario y, no sé, supongo que representa el paradigma del compositor pop ingles, con sus letras de bajón que conectan con la tristeza existencial del consumidor de música británica. Presenta Morrissey un perfil que me aburre y su melancolía intrínseca me cae mal, como de adolescencia mal curada, esa postura como de suficiencia, de engreimiento, tan típica de las estrellas del pop británico me parece insufrible, es un aura completamente inmerecida, de falsa trascendencia. No he podido resistirme a manipular su Wikipedia en primer lugar. Esto es lo que he puesto:

“Desde hace años, Morrissey es en realidad 8.500 arañas enfundadas dentro de un traje de persona. Todo el mundo en su entorno y especialmente su entourage lo sabe, pero nadie quiere hablar de ello. Obviamente, es un asunto que no les conviene abordar, de momento”.

Me gusta imaginarme a un fan acérrimo, pero joven, de Morrissey o de los Smith, alguien poco informado que entra a revisar la Wikipedia de su ídolo y se encuentra esta mierda. Evidentemente, no da crédito, “no puede ser cierto”, se dice el fan, “8.500 arañas, yo lo vi en Benicàssim y parecía humano, seguro que es mentira, pero, ¿quien podría inventarse algo así? Y aun más importante, ¿quién tiene el tiempo libre de introducirlo de forma fraudulenta en su biografía?” Yo tengo la respuesta, fan de Morrisey. EL TERRORISTA DE LA WIKIPEDIA. Estoy inmerso en una yihad cultural. Derribando falsos ídolos con acciones pequeñas, las que más daño hacen. Me divierte imaginarme la confusión mental que le puede generar a quien entre a consultar estos datos, aunque sea un desconcierto que apenas dure una fracción de segundo. Esa fracción de segundo de pasmo es mi Zona Cero.

"Amy Winehouse aseguró en una entrevista a Rolling Stone (2004): Creo que todos mis tatuajes simbolizan mi escasa capacidad para tomar buenas decisiones en la vida"

Más golpes. Mi siguiente target como Terrorista de la Wikipedia (y aquí admito que ya estaba crecido, como le pasa a tantos otros terroristas, les sale bien el primer atentado y se lanzan a buscar nuevos y mayores objetivos), fue Amy Winehouse. La verdad es que ella no me caía especialmente mal, pero ODIO A SUS FANS. Son por lo general gente profundamente ignorante que representan lo peor de la cultura moderna, es decir, la cultura del refrito del refrito, donde se escucha a Amy Winehouse y no hay interés por escuchar a los artistas de donde ha salido ella, como Mahalia Jackson o Sarah Vaughan porque son “antiguos” y “aburridos”, de hecho ni siquiera se lo plantean, no los conocen, ni ganas. Son el mismo tipo de gente que años atrás consideraba el acid jazz como buena música negra o a Bob Marley como el colmo de la autenticidad. En especial, no soporto a las fans femeninas de Amy Winehouse que todavía hoy (en Madrid hay muchas) visten como Amy Winehouse, un fenómeno digno de estudio. Por lo visto no entendieron que ese look de prostituta de Nueva Orleans con tatuajes feos representó un momento puntual y equivocado en el transcurso de la moda de cuarta o quinta mano.

Impulsado por todas estas impresiones, esto es lo que he puesto en la Wikipedia de Amy:

“Amy Winehouse adoraba Nueva Orleans y los tatuajes. Sobre todo, los tatuajes. Le hacían pensar en el océano, igual que la marihuana le hacia pensar en el mar, otra de sus pasiones; el océano, el mar. Nueva Orleans y los tatuajes. Sobre sus tatuajes, Amy Winehouse aseguró en una entrevista a Rolling Stone (2004): ‘Creo que todos mis tatuajes simbolizan mi escasa capacidad para tomar buenas decisiones en la vida. Cada uno de mis tatuajes cuenta una historia, pero todas ellas van de mi pasión por los cereales Cap'n Crunch. Como la mayoría de gente tatuada, todos mi tatuajes representan de forma sexy un gran vacío existencial y mi inestabilidad psicológica’”.

Al acabar de introducir esto en la Wikipedia, me he sentido un absoluto fuera de ley, un tipo peligroso, como si un miembro de Al Qaeda me hubiera enviado una invitación a Linkedn. Cuidado. No me avergüenza reconocer que me he sentido invencible, aun a riesgo de cometer errores, llevado por esta euforia maniaca, he esparcido pequeños ataques a varias páginas de otros roqueros y músicos que no soporto.

"Rammstein: La angustia juvenil alemana se nos está alargando más allá de los 45"

En la biografía de Jamie Cullum he puesto:

“En su última actuación en los de Jardines de Cap Roig, Girona, Jamie Cullum recibió dentro de una caja blanca un gorrión decapitado. Pero eso no dejó que afectara a su actuación, mostrándose igual de contento y enérgico que siempre”.

En la Wikipedia de Rammstein (uno de los grupos más ridículos, desagradables e incomprensiblemente bien valorados por drogadictos y exdrogadictos pasados de rosca que he visto en mi vida), he escrito:

“Los sucesos de naturaleza violenta acompañan a esta banda. En 2006, y coincidiendo con los meses de invierno, Till Lindemann, cantante y líder de la banda alemana, se despertó con morados inexplicables por todo el cuerpo. Según aseguró a Die Gürldn, ‘me pasaba toda la noche soñando que recibía golpes de un fantasma. La única solución era fregar los platos, fuera la hora que fuera’. Sobre la angustia intrínseca de sus canciones, ha dicho, ‘sí, es cierto. La angustia juvenil alemana se nos está alargando más allá de los 45’”.

“Otro dato poco conocido, en este caso del batería de Rammstein, Christoph Schneider: Tiene una canción de Rammstein como alarma en el despertador. Lo que explica muchas de las decisiones musicales que ha tomado el grupo. Schneider fue el último en unirse a la banda. Por aquel entonces, los miembros de Rammstein ya habían decidido cantar todas sus canciones con el ‘quejío’ gutural germano que les caracteriza, lo que le sorprendió sobremanera. Si bien nunca se ha atrevido a preguntar a qué es debida esta peculiar decisión artística, en diversas entrevistas Christoph Schneider ha manifestado: ‘Sí. Me hubiera encantado estar en el estudio el día que mis compañeros de la banda decidieron cantar todas las canciones como si fueran el villano de Legend, o cualquiera de los personajes malos de Cristal Oscuro’”.

"Tom Waits ha dicho en Esquire: Empieza a ser la hora de admitir que tengo un problema con la hidroterapia"

Ciertamente, hay decenas de artistas cuyas Wikipedias me gustaría sabotear, pero bueno, por cuestiones de tiempo tuve que escoger una última víctima, y no dudé por quién debía decidirme. He querido acabar mi terrorismo de Wikipedia con Tom Waits. Me da tanta rabia el prestigio de Tom Waits, la admiración incondicional, el entusiasmo insuperable que acumula esta especie de aspirante a personaje de Bertolt Brecht que acaba asemejándose a un Joaquín Sabina neoyorquino, con mejores amistades y mayor ambición, pero igual de obvio en sus decisiones musicales, de arreglos facilones y pegadizos que te hacen sentir un sibarita musical. Me horroriza su exaltación de los bajos fondos y el demacre, perfectamente asistido por la mejor cobertura médica y narrando el descenso a los infiernos desde el confort de un duplex con ascensor. Esa imagen de beodo pijo entrañable, de artista maldito multimillonario, me da tanta rabia. Voy a finalizar con lo que puse en la Wikipedia de Tom Waits:

“DATOS POCO CONOCIDOS SOBRE TOM WAITS: Hace ya más de quince años que Tom Waits sólo bebe agua del típico bebedero para caballos de madera que sale en los Westerns. Es más, obliga a que haya uno en todas las habitaciones de hotel en las que se aloja cuando está de gira (por eso las entradas siempre son tan caras). Muchos road managers en la industria musical no se lo creen hasta que no lo comprueban por ellos mismos. Entonces, no tienen más remedio que creérselo. Además de a los bebederos, Tom Waits también es adicto a la hidroterapia. Sobre este tema, Tom Waits ha dicho en Esquire: ‘Empieza a ser la hora de admitir que tengo un problema con la hidroterapia’”.

“Es sabida la tendencia al excentricismo del artista norteamericano. Ronnie ‘Billie’ Artest, personal assistant de muchas estrellas del rock, desde Santana a los Arctic Monkeys pasando por Wilco, ha explicado recientemente en sus memorias su experiencia trabajando como asistente personal de Tom Waits: ‘Trabajé tres años para Tom Waits. Sólo me habló una vez. Me dijo: ‘NO ME MIRES NUNCA MÁS, TÚ, TIENES OJAIS DE CABRA’”.

En fin, ya está. Me he dejado a un montón de artistas, pero no importa. Lo único malo de atentar contra las wikipedias de roqueros que te caen mal es que a diferencia de otro tipo de atentados, no estás presente cuando se produce el impacto, la explosión, pero es tan divertido como tantos otros atentados divertidos de baja intensidad que uno puede hacer cómodamente y desde casa, gracias a Internet, como retuitear todos los estados de 2011 de un tipo que apenas conoces de entre todos tus seguidores en Twitter. O entrar en la página dedicada al Satanismo en Facebook y escribir en el muro: “ALGUIEN PARA HABLAR EN PRIVADO POR EL CHAT??”

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar