PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

9 cosas por las que las elecciones están siendo (casi) mejor que House of Cards

H

 

Un repaso por el lado más extravagante y LOL para calmar los ánimos electorales

Antonio J. Rodríguez

15 Diciembre 2015 06:00

Ok, los ánimos están caldeaditos y nos espera una semana larga de elecciones y nervios de punta, pero oigan, pase lo que pase, las de 2015 serán recordadas como unas elecciones entretenidas. Aquí van 9 momentos especialmente interesantes a una semana del veredicto final.

1. HOMER SIMPSON EN EL RING Y LAS PIÑATAS INFINITAS. Si los cuatro candidatos principales se presentaran por un mismo partido, sería un partido absolutamente imbatible e infranqueable, un partido compuesto por dos delanteros excepcionales (Iglesias y Rivera) y dos defensas de elite (Sánchez y Rajoy).

De acuerdo.

Lo mejor de la campaña es el ritmo espídico que han impreso los candidatos de los partidos nuevos, pero también hay que reconocer la habilidad defensiva de Sánchez y de Rajoy, una destreza que pasa por NO HACER ABSOLUTAMENTE NADA NUNCA JAMÁS EN NINGÚN MOMENTO, salvo aguantar el tirón.

¿Saben ese capítulo de Los Simpson donde Homer se convierte en un boxeador de éxito solo porque es capaz de aguantar horas y horas de puñetazos en el ring? Pues eso mismo es lo que están haciendo, con una habilidad sobresaliente, los candidatos de los viejos partidos.




Mariano Rajoy, en un debate cualquiera, cayéndose solo dentro de su propio argumento


Son como árboles frutales o como piñatas inacabables: puedes pasarte el día entero vareándolos que ellos seguirán ahí, impertérritos, firmes como olivos centenarios.

Ellos son como gigantes tontorrones de Brobdingnag sometidos por un montón de liliputienses cabroncetes; son como abuelos que se dejan pisotear por sus nietos prescolares, que saltan alegres y jubilosos sobre sus tripas.

¿Verdad que es una imagen tierna?


Líder aleatorio de PPSOE aguantando las cosquillas de un montón de pequeños errejoncitos y riveras que se les suben a la chepa


2. TEORÍA DE LAS CONTRACCIONES. Cuando un bebé crece en el útero, el vientre de la madre sufre contracciones. Para que un organismo crezca, su corazón tiene que resentirse, al menos en el corto plazo. Ampliar los territorios de una célula implica debilitar temporalmente el núcleo de la misma.

Algo así es lo que los dos partidos nuevos (Podemos y C's) han experimentado en los últimos meses, y sobre todo en las últimas semanas, mientras sus posiciones se ensanchaban o remontaban.

De Podemos se ha hablado mucho sobre cómo su discurso ha ido transformándose y adecuándose con el tiempo (de la inspiración latinoamericana a los modelos nórdicos, del proceso constituyente al agradecimiento de la Transición…), pero ey, ¿qué me dicen de C's, que un día menoscaba la violencia de género y al otro introduce en un mitin el eslogan "Sí se puede"? De pronto, C's se ha puesto a dar volantazos bruscos para agotar las últimas oportunidades de la campaña.

La teoría de las contracciones, que implica alterar la genética fundacional del partido para ampliar votos en nuevos caladeros, es la práctica que ha permitido que los dos nuevos partidos crezcan a una velocidad endemoniada.

Claro que también tiene riesgos importantes que a Podemos ha desestabilizado en muchas ocasiones, y que ahora empieza a desestabilizar a C's.






3. ANTES Y DESPUÉS DE LAS ELECCIONES. En los primeros capítulos de Borgen vemos a la líder del Partido Moderado elaborar toda clase de combinaciones posibles —con la extrema derecha, con los ecologistas, con quien haga falta— para asegurar su puesto como Primera Ministra tras ganar las elecciones. Lo más probable es que dentro de una semana el ganador de las elecciones tenga que pactar con alguno de los otros partidos, lo cual planteará un punto de giro divertido en su discurso, ahora que esta recta final se plantea como una guerra abierta a cuatro. Va a estar entretenido ver cómo los partidos explican los pactos.



Peblo, una historia de amor… ¿y pactos?


4. INTELECTUALES, CUÑADOS Y CUÑADALES. C's nació como un partido de intelectuales. O mejor dicho, como un partido que, a través de su líder, dulcificaba el mensaje de esa especie zoológica típicamente española que es El Intelectual Liberal Enfurruñado (azúas, escohotados, espadas, un surtido variado de columnistas de El Mundo, etc). Pero ocurre que la intelectualidad tiene un techo limitado, y para seguir creciendo había que hacer algunas cuantas maniobras que pasaban por tener un pie en la sofisticación que los fundadores querían proyectar, y otro en la calle. No era tarea fácil. A lo largo de este año, y conforme crecían en las encuestas, el partido tuvo que bregar con la dolorosa etiqueta de Cuñadanos, o sea, todo lo contrario a la elite que debían representar. En los últimos días, el equilibrio no les ha salido muy bien: ahí tenemos las declaraciones sobre violencia de género de Marta Rivera de la Cruz y también las declaraciones sobre las condiciones de los profesores de Albert Rivera. Los dos episodios arrastran un subtexto un poco peligroso:

a. "Ni machismo ni feminismo, ¡IGUALDÁ!"

y

b. "¡Qué bien viven los maestros, eh!"

Es decir, dos epítomes del razonamiento cuñado patrio, dos intervenciones que pueden ser interpretadas como:

a. Un par de meteduras de pata bastantes graves a 10 días de las elecciones,

o

b. Un movimiento magistral para segar votantes a la derecha y luego reiniciar un discurso más moderado, acorde con ese concepto de "muleta del PSOE" con el que C's nació en Cataluña.

Si esto fuera Borgen o House of Cards, la opción b sería la ganadora. Claro que esto sigue siendo España.



Votante de C's preguntado por el tema de las cuotas


5. ACERTIJO ELECTORAL. Y hablando de centros, centroderechas y muletas del PSOE, a continuación proponemos un acertijo. ¿Es capaz de identificar al autor de la siguiente cita?

"Mi proyecto consistía en extender el espacio político y social hasta las fronteras con el PSOE; unir todo lo que estaba a la derecha de la izquierda. Hacia la derecha, ya no había terreno sobre el cual avanzar, pero hacia el centro, sí. Y yo no iba a renunciar a crecer por el centro. Esto no significa que yo cuestionase la importancia histórica de Adolfo Suárez. Al contrario. Quería que mi partido se convirtiera en el depositario del legado histórico de la UCD y, por tanto, de Suárez".

¿Qué diría?

Albert Rivera en 2015, ¿verdad?

Pues…

¡NOP!

La cita que acaba de leer la escribió José María Aznar en sus memorias (Planeta, 2012), en relación a las elecciones de 1989.

Hay cosas que no cambian.



"Yo no iba a renunciar a crecer por el centro. Esto no significa que yo cuestionase la importancia histórica de Adolfo Suárez. Al contrario. Quería que mi partido se convirtiera en el depositario del legado histórico de la UCD y, por tanto, de Suárez"

José María Aznar, LÍDER DE CENTRO

6. UN TONTO EN UN PARTIDO DE MALA GENTE. Hay dos formas de ejercer daño. Una es de forma deliberada, con alevosía; la otra es a causa de una estupidez fuera de control. El Partido Popular es un partido que ha hecho daño de formas muy variadas, pero tiene una peculiaridad: mientras el grueso de sus grandes nombres parecen visiblemente ladinos, su líder parece visiblemente… idiota, alguien cuyo pensamiento fluye de forma viscosa y que a veces muestra dificultades en el habla. Vamos con una de grandes éxitos de Mariano:


Loading the player...



¡España, es una gran nación, y los españoles, muy españoles, y mucho español!


7. DUELO DE MASCULINIDADES. Un espectáculo que está siendo especialmente divertido de ver estos días es el enfrentamiento entre las formas de entender la masculinidad de Rivera y de Iglesias. Hace unas semanas, Eloy Fernández Portada decía por estas páginas que la masculinidad se ha entendido históricamente como la "pasión por la templanza" (Séneca dixit), la autocontención perpetua. Y eso mismo es lo que Rivera representa: "EL CAMBIO SENSATO".






Frente a la loca del coño, Rivera es "la polla de la prudencia", un tío cabal, alguien que, a diferencia de un enclenque Iglesias, PETA —literalmente— las hombreras de su traje y saca pecho cual orgulloso palomo. Iglesias, en cambio, es un tío que va con el pelo largo, que se emociona y llora y que da discursos emotivos. La suya es una masculinidad líquida y erosionada, bastante acorde, por cierto, a los tiempos que corren.


Loading the player...


8. POLÍTICOS Y ANSIEDAD. Iglesias fue el primero en abrir el melón. En varias entrevistas —y en un movimiento aparentemente bastante poco maquiavélico viniendo de él— confesó estar harto de todo esto y querer volver a sus clases y a sus programas en La Tuerka. Estaba exhausto. Luego fue Carmena, de quien hace unos días se divulgaban unas declaraciones en donde confesaba que la alcadía madrileña le había hecho más infeliz. Tanto Iglesias como Carmena sufrieron las consecuencias de estas declaraciones: les dijeron que si estaban cansados que lo dejaran, que abandonaran sus responsabilidades a gente más fuerte, etcetera.

Ahora bien, yo personalmente prefiero que un político tenga ataques de pánico y ansiedad que lo contrario: eso significa que está esforzándose por encima de sus posibilidades, que su tarea es heroica.

Quien se entrega en cuerpo y alma a una empresa mayor necesariamente querrá tirar la toalla en algún momento. ¿O acaso creen que el ciclista que escala el Tourmalet no preferiría estar en su casa, viendo una serie, comiendo berberechos?

Pues eso.



Mariano "Puro Nervio" Rajoy, subiendo el Tourmalet electoral a todo lo que da de sí


9. SÁNCHEZ BREAKDANCER. Estoy altamente asombrado ante el hecho de que Pedro Sánchez confesara que practica breakdance, y que apenas se haya hablado de ello, ni tampoco hayan salido memes. Una de mis fantasías de esta campaña es que, ante algún comentario hiriente por parte de Rivera o de Iglesias o de Rajoy, Sánchez abandone su atril y se ponga a echarse unos pasos de breakdance a modo de respuesta. Si lo hace, tiene mi voto asegurado.

¯\_(?)_/¯

share