Columnas

La campaña para proteger a Messi es un auténtico insulto a los seguidores

El Barça protege a Messi tratándole como si fuera idiota

Hoy los técnicos de Hacienda le han preguntado públicamente al FC Barcelona que a qué narices juega. Califican de irresponsable la campaña 'Todos Somos Leo Messi' iniciada por el club tras la condena al jugador por fraude fiscal.

Resulta que Messi ha defraudado 4,1 millones de euros a Hacienda, según la Audiencia Provincial de Barcelona. Por ese delito, que la Audiencia consideró de extrema gravedad, él y su padre fueron condenados a 21 meses de prisión el pasado jueves.

Al día siguiente, el presidente Bartomeu ya no se podía contener y escribía un tuit que ponía el sudor de los Ramallets, Kubala, Olivella, Asensi, Cruyff o Koeman al mismo nivel de un delito fiscal.

Lo que siguió fue peor. El Barcelona siguió empeñado en cerrar filas con su empleado estrella y en algún despacho, quizá con el aire acondicionado estropeado, debió surgir la idea de lanzar una campaña. El lema era 'Todos Somos Leo Messi'. El agravante es que algún superior dio el visto bueno.

El sábado, el Barcelona pedía desde su web y redes que los aficionados subiesen una foto suya con las dos palmas de la mano formando el número 10 de Messi para "expresarle al mejor jugador del mundo su apoyo incondicional".

A esas alturas —al menos desde fuera de lo que por fuerza hay que imaginarse como la parodia de la escena del búnker de Hitler en El Hundimiento no había marcha atrás para el desastre. Un escudo con 117 años de historia haciendo el ridículo en las redes sociales. El socio, aficionado o simpatizante culé tratado por su propia directiva como un ser binario y necesitado de tutela.

Pero de ser pintado como un cretino no se salvó ni el defraudador.

'Todos Somos Leo Messi' viene a decir que Messi es bobo. Que no se entera de nada. Que la culpa es de otros, que él bastante tiene con jugar el fútbol, que es lo que sabe hacer bien. Es un argumento bajo el que podría defenderse cualquier trabajador o persona no experta en fiscalidad. Es decir, prácticamente todo dios.

Dicen los tribunales que Messi incurrió en "ignorancia deliberada". O sea, que no quiso saber nada de algo que como ciudadano adulto y responsable debería conocer. Mucha gente que odia el fútbol lo hace en parte porque piensa que los futbolistas son justo así, analfabetos sociales, millonarios prematuros cuya única rendición de cuentas debe estar originada por fallar una ocasión de gol.

El Barça se ha disparado en pie, más cuando precisamente casi todas las bromas antibarcelonistas sobre Messi pivotan —con bastante mal gusto— en torno a la falta de inteligencia del rosarino.

Pero, por suerte para él mismo, Messi no es bobo. Aunque a él y a sus jefes les convenga jugar a que sí.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar