Columnas

Maxis recomendados de noviembre: parte 1

La rueda de la edición en vinilo no se detiene y noviembre es uno de los meses clave del año. Aquí van diez recomendaciones que son carne de chart, de lista y de compra obligada

Comenzamos a separar el grano de la paja en materia de maxis en este mes de noviembre. A punto ya para las listas de lo mejor del año, os dejamos con diez EPs de baile que trascienden la fórmula y entran en terreno agresivo y experimental. Es (parte de) la mejor cosecha del mes. La semana que viene, más.

Noviembre suele ser un mes de tránsito. Con las garras de la Navidad empezando a asomar en el horizonte y el torrente de listas anuales a la vuelta de la esquina, el melómano suele permanecer a la expectativa, a medio camino entre la recapitulación de los recuerdos musicales de los últimos meses y las elucubraciones sobre que puede dar de sí el curso venidero. Pero al comprador de maxis poco le importa esto. El enfermo del vinilo está siempre al acecho, rastreando cubetas, acumulando pre-orders en webs digitales o acechando a sus sellos favoritos en busca de información sobre ese lanzamiento del que aún nadie ha oído hablar. Pero las obsesiones son malas, amigos, y es por ello que desde esta columna queremos que cualquier enamorado de la música de club pueda estar al tanto de lo más granado del mes sin tener que hipotecar su agenda. Así pues, aquí llega la primera tanda de recomendaciones de noviembre. Una cosecha que ha salido cruda y arisca, dominada por los sonidos maléficos de productores como Kyle Hall, Karenn o Funkineven. Pero, como siempre, hay espacio para todo; series limitadas, giros pop y la siempre necesaria dosis de clasicismo. Todo ello de matrícula para arriba. ¿Que noviembre era un mes de qué...?

Kyle Hall & Kero: “Zug Island / K2 Attack!” [Wild Oats, 12”, WO-K2]

El vinilo de la nueva referencia de Wild Oats lleva la inscripción “Hazardous Material” en el borde de los surcos. Y con razón; cuando uno pone la aguja sobre el plástico se topa con dos de los cortes más tóxicos y alienantes que se han escuchado este año. “Zug Island” y “K2 Attack!” están inspirados en la visita que Kyle Hall y Kero hicieron a Zug Island, una isla del Rouge River de Detroit dedicada a la industria metalúrgica. Un lugar extremadamente contaminado y hostil, cuya recreación sonora son dos tracks dominados por las líneas acid perfora-cerebros y propulsados por un apartado rítmico en el que resuenan ecos industriales. Todo facturado en directo y con maquinaria analógica, con un sonido que a pesar de su aridez desprende una calidez fuera de la norma. Sabes que no es sano pero vuelves una y otra vez.

FunkinEven: “Cha/ Dracula” [Apron Records, 12”, APRON003]

Si el maxi de Kyle Hall & Kero compite por el trono de lanzamiento con más mala leche del mes, la nueva transmisión de FunkinEven en su sello Apron no se queda atrás. En una línea estética muy similar, “Cha” y “Dracula” son dos bofetones de acid depravado preparados para diezmar tus conexiones neuronales. En ambos cortes las herramientas para perpetrar el crimen son las mismas; cajas de ritmo sin aditivos y una 303 en pleno ataque de ira. Ingredientes parcos pero más que suficientes para desatar el caos. “Dracula” mira directamente a los ojos a Phuture, Armando y demás preceptores del baile sulfúrico pero con un groove mecánico más escorado hacia el electro. La palma, sin embargo, se la lleva “Cha”. Con la pulsión electro en primer plano, el track suena como si un aparato defectuoso nos estuviera intentando informar de que está al borde de la ignición. La áspera línea de bajo parece ir por su cuenta, los toms buscan su sitio a empujones pero, al final, todo encaja. La puntilla la pone la melodía épica que irrumpe a medio camino antes de volatilizarse para siempre. Como bien deja intuir el color del vinilo, esto provoca hemorragias.

Karenn: “Sheworks004” [Works The Long Nights, 2x12”, SHEWORKS004]

Más música enferma. Alguien acuñó el término “psychokiller techno” a raíz del “His He She & She” de Blawan, y si este sub-género imaginario existiera valdría también para enmarcar el nuevo EP de Karenn (ya sabes, la unión de Pariah y el propio Blawan). Aquí no hay clemencia que valga, solo opresión, contundencia e intimidación. Y esta vez por partida doble. Seis cortes repartidos en dos plásticos de prensaje pesado en los que el dúo alcanza la cumbre del sonido que habían venido esbozando hasta el momento. En el extenso minutaje cabe de todo, desde las melodías amenazantes y vocales sesgadas de “Sailing Solvents” al acid pulverizado de “ Nicotine Window Netting” pasando por apisonadoras techno como “A Room Full Of Fuck All” y “Widedyed”, la brutalidad de “Clean It Up” o el electro perturbado de “Lifesbleach”. Todo, claro está, propulsado por esa batidora rítmica a base de metales pesados que se ha convertido en una de sus más destacadas señas de identidad. En un momento en que el viejo concepto de la “trucha” parecía condenado a la mediocridad creativa aparecen este par de salvajes para no sólo revalorizarlo sino para utilizarlo como punto de partida para facturar música tan sofisticada y adelantada como la que más. Si alguien aún no tenía claro que Works The Long Nights, el sello que gestionan los dos productores, es una de las mejores cosas que le ha pasado al techno en muchos meses, este 12” es una prueba más que concluyente.

F.I.T. feat. Gunnar Wendel: “Enter The Fog / Roll Out” [FXHE, 12”, FXHE-FNH]

Más house analógico surgido de Detroit. El prodigioso Gunnar Wendel, alias Kassem Mosse, regresa a FXHE, esta vez de la mano de Aaron “Fit” Siegel y de nuevo bajo la supervisión de Omar-S en la mesa de mezclas. Los resultados, cómo no, son asombrosos una vez más. “Enter The Fog” sublima la combinación entre la crudeza rítmica y la delicadeza melódica. Conjuntando afiladísimos patrones (¡esos hats!) de cajas de ritmos Roland con melancólicas notas de piano y una insistente melodía que mira de reojo a la ya eterna “578”. La idea es simple, pero conseguir tal grado de evocación sólo está al alcance de maestros. Apuntado muy arriba en la lista de tracks del año. En la cara B, “Roll Out” sigue la misma línea planeadora, con el joven alemán tejiendo sus característicos ritmos tan secos como dinámicos y Siegel exprimiendo el Prophet 08 a base de arpegios acristalados y acordes endorfínicos . Completando el pack, “Fog Beats” nos muestra el esqueleto rítmico de “Enter The Fog” en todo su (desnudo) esplendor. Lo dicho; uno de los 12” más imprescindibles de las últimas semanas.

The Nathaniel X Project: “The First Supplement EP” [Undertone, 12”, UT015]

Con el Jersey House viviendo una segunda juventud, las transmisiones de maestros precursores como The Nathaniel X Project son un lujo que nadie debería pasar por alto. Si en la entrega de septiembre de esta columna nos hacíamos eco de la re-edición de su clásico EP de debut de hoy toca constatar que casi dos décadas después James N. Tinsley sigue produciendo el mejor néctar deep-house. El sonido es prácticamente el mismo, quizá con unos acabados más lustrosos derivados de la optimización tecnológica, y, más importante, las sensaciones son igual de subyugantes. Y es que cuando uno tiene madera de clásico le sobra con vindicar su credo. Acordes que te abrazan con la calidez del viejo amigo, bajos que remueven las entrañas, vocales carnales y melodías de vientos para llevarte al más allá. Evasión y victoria. Cuatro cortes de entre los cuáles resulta imposible escoger; todos son la sublimación de lo que debería ser la música de baile con profundidad emocional. Será difícil encontrar un EP de deep-house mejor este año.

J Velez: “MMT Tape Series 1-4” [MMT Tapes, 4x12”, MMT 01-MMT 04]

Jorge Velez es el hombre detrás de Professor Genius, proyecto que recientemente ha editado el increíble álbum “Hassan” en L.I.E.S. Este año también ha servido para que el de New Jersey estrenara su propia serie de white-labels limitados estampados a mano para dar salida a sus producciones más orientadas al house y al techno. El nexo de unión entre las 16 producciones, a cuatro por 12” (ningún momento de relleno), es el sonido crudo y analógico, pero los matices estilísticos son variados. En las dos primeras referencias la cosa va de deep house de atmósferas acuosas y percusiones goteantes, con apuntes acid y el cierto deje cósmico que domina su proyecto principal. En las más recientes, se mantiene el aliento espacial pero con un tono algo más retorcido y cerebral, con profusión de secuencias espirales y rims repiqueteantes. Tampoco tiene mucho sentido en pormenorizar en los detalles particulares de casa uno de los tracks porque aquí lo que cuenta es la estética común, un feeling sci-fi que transmite una extraña sensación de no saber si uno está perdido en fondos abisales o flotando en el espacio. Pero, sea lo que sea, es de lo más placentera.

Maxmillion Dunbar: “Woo” [Rvng Intl., 12”, RVNGNL16]]

Tras el magnífico y un tanto infravalorado “Cool Water” (Ramp, 2010), Maxmillion Dunbar volverá al formato largo a principios del próximo año con “House of Woo”. Si debemos entender “Woo”, el maxi de adelanto, como compendio de lo que ofrecerá el disco queda claro que Andrew Field-Pickering volverá apostar por la diversidad. Los matices, sin embargo, han variado. Si antes su house venía envuelto en brisas discoides, ahora abraza cierto rescoldo new age, como en las húmedas atmósferas y livianas melodías de “Woo”. Si antes los cortes más aventureros tenían pátina cósmica, esta vez ofrecen una crudeza más propia del jacking chicaguero, como en “The Drift”. “Shampoo”, en cambio, parece indicar que si algo se mantiene invariable es su gusto por las excursiones al ambient lunático de melodías revoltosas. En todo caso, parece que su estado de forma sigue siendo más que óptimo.

Tuff Sherm: “Pharmacy EP” [Trilogy Tapes, 12”, TT006]

El australiano Dro Carey estrena nuevo proyecto bajo el siempre fiable paraguas de Trilogy Tapes. Aunque en Tuff Sherm la experimentación sigue estando en primer plano, parece claro que esta será la aventura más “bailable” del productor. Los tres cortes de “Pharmacy EP” están enraizados en el techno codeínico, aquel que se mueve en tempos aletargados y despliega ambientes claustrofóbicos habitados por vapores venenosos. El corte titular inaugura el lote invocando a la aridez techno, con una secuencia que parece transmitida a través de cables demacrados y ritmos que invitan al trance ritualista. En “Hydraline”, ritmos de la escuela Kassem Mosse propulsan acordes espartanos mientras que “Leg Man” es el track más airoso de los tres, eso sí, sin desprenderse del tono obsesivo que domina todo el lanzamiento. La receta no es extremadamente novedosa pero el 12” es más que recomendable para todo aquel que cuente a Andy Stott o Move D entre sus fetiches.

FaltyDL: “Straight & Arrow (Four Tet Remix)” [Ninja Tune, 12”, ZEN12337]

Todo apunta a que “Hardcourage” será el disco más profundo e introspectivo de Drew Lustman, y así lo confirma “Straight & Arrow”, su primer single. Escuchando el corte titular es inevitable que un nombre asome a la cabeza; Floating Points. Los ritmos arrastrados, los vientos sintetizados y el trasfondo de jazz lisérgico recuerdan poderosamente a las producciones de Sam Shepherd y no es por casualidad. Lustman es amigo del británico y en sus visitas a Londres suele dejarse caer por su estudio. ¿Quién desaprovecharía un input como este? Four Tet acerca (sutilmente) el track a la pista añadiendo un bombo a negras y sus característicos ritmos arenosos. Pero lo que más llama la atención de su reconstrucción es el modo en el que pasamos de la luminosidad a la negrura, con un arpegio de tacto líquido que incrementa la tensión a medida que avanza el minutaje. Pero para tensión, en este caso sexual, la que transmite el refix de Mike Q y Divoli S'vere. El príncipe del vogue house y su compinche neoyorquino recortan las vocales para convertirlas en sugerentes suspiros y añaden un ritmo de claps sincopadas que pondrán en alerta a las caderas de ellos y ellas.

Chairlift: “Chairlift At 6:15” [Young Turks, 12”, YT073]

Young Turks siempre se ha caracterizado, entre otras cosas, por su buen olfato a la hora de escoger remezcladores para sus proyectos más pop. Y para Chairlfit todo es poco. A riesgo de parecer querer barrer hacia casa, aquí la gran joya es el remix de John Talabot y Pional. Los españoles van ampliando progresivamente su paleta sonora y su reconstrucción de “I Belong In Your Arms” es un buen ejemplo; desde guitarras discoides a los redobles de 808 que tanto se estilan entre cierta facción del hip hop contemporáneo; todo cabe en su panorámica visión. La columna vertebral, sin embargo, es una exultante línea de piano que acolcha con suavidad las manipulaciones a las que someten la voz de Caroline Polachek. Del resto del pack destaca especialmente la remodelación en clave dub cósmico de “Sidewalk Safari” a cargo de Dan Carey. El productor londinense se queda solo con esbozos de la voz y la melodía y le saca todo el jugo a su estudio a base de eco, delay y reverb hasta lograr que la banda parezca salida del regazo de King Tubby, en vez de Brooklyn.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar