PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

JosemiTeLoPinta VS Kanye West: ¿el futuro de la crítica musical?

H

 

Le pedimos a JosemiTeLoPinta que reinterprete, a su manera, “Yeezus” de Kanye West. El resultado fue este

Franc Sayol

16 Enero 2014 08:45

Con JosemiTeLoPinta iniciamos una serie de artículos destinados a repensar el presente y futuro de la crítica y la interpretación musical, en particular a través de la sinestesia. En un momento en que todo el mundo puede tener acceso a la música, ¿cómo ha de ser su difusión?, ¿y cómo podría cooperar con otras disciplinas creativas?

La crítica musical está en una encrucijada. La democratización del acceso a la música que ha traído la revolución digital ha demolido las viejas jerarquías. Los medios y el público acceden a la música al mismo tiempo, y cada uno de nosotros se convierte en su propio crítico de confianza. Limitarse a describir cómo suena un disco con el objetivo de orientar a la compra ya no tiene sentido. En un mundo obsesionado con opinar de todo, la cátedra individual cada vez se valora menos. La interpretación de la música tiene que ir un paso más allá para que vuelva a ser una experiencia excitante. Y si el medio digital multiplica las posibilidades de fusionar lenguajes, ¿por qué no aprovecharlas?

Los avances tecnológicos han convertido nuestra vida en un continuo espectáculo multimedia, y como si de una respuesta biológica a este fenómeno se tratara, nuestro cerebro cada vez parece más predispuesto a la sinestesia. La música es un campo especialmente proclive a este fenómeno, que consiste en la interferencia de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo. No en vano, una de las manifestaciones más habituales de la sinestesia consiste en “ver” los sonidos, especialmente en forma de colores. Pharrell Williams asocia cada una de las notas musicales a un color determinado y suele explicar que estas referencias cromáticas le resultan imprescindibles a la hora de componer.

Queda claro entonces que la sinestesia puede servir como herramienta de creación. ¿Pero qué pasaría si le diésemos la vuelta a la tortilla y utilizásemos esta misma traducción visual como mecanismo de interpretación? Frank Zappa dijo eso de que “escribir sobre música era como bailar sobre arquitectura”, pero nunca sabremos qué hubiera pasado si se le hubiese preguntado acerca de dibujar sobre música

Josemi es algo así como un renacentista de la viralidad en internet. Es JosemiTeLoPinta y DJ Detweiler, artista gráfico y productor musical, y en ambas facetas se ha convertido en un fenómeno en la red. El primero dibuja las surrealistas peticiones de sus seguidores en Facebook con el Paint; el segundo es el responsable del flute-drop, un hilarante sub-sub-estilo que consiste en remezclar hits del pop y la electrónica con una flauta. Era un candidato perfecto para conectar ambas disciplinas, y él mismo lo corrobora:“Había dibujado a artistas que me gustaban alguna vez más (para Concepto Radio por ejemplo), pero nunca había representado un disco como tal. Llevaba tiempo esperando algún encargo así”.

Ahora bien, ¿tiene sentido recrear visualmente la música? Josemi lo tiene claro: “Totalmente, un ejemplo claro de recreación visual en este (YA) pasado 2013 es Oneohtrix Point Never, con los tres videoclips del R Plus Seven. Parece que cada tema y su respectivo videoclip nacieron al mismo tiempo, los directores de cada video la clavaron, son la leche. Still Life me parece de los mejores videoclips que he visto en mucho mucho tiempo”.

"Plantear la interpretación de un disco desde el punto de vista visual tiene la ventaja de lograr un impacto instantáneo"

Como comenta Josemi, una vez visto el vídeo es imposible escuchar la canción sin recrear mentalmente esas perturbadores imágenes. Ambos funcionan como unidad y se retro-alimentan porque el clip no se limita a ser un acompañamiento visual sino que añade una capa de significado que ayuda a comprender el mensaje.

Dicho de otro modo, ninguna crítica de “R Plus Seven” puede expresar con tanta potencia de qué trata el disco como ese vídeo.

Plantear la interpretación de un disco desde el punto de vista visual tiene la ventaja de lograr un impacto instantáneo, una idea que encaja con la necesidad de conectar con una audiencia saturada de contenido e información. Obviamente, con una simple imagen no es posible abordar todos los niveles de análisis que permite un texto, pero esto no significa que tenga que ser unidimensional. A primera vista, la interpretación de “Yeezus” que firma Josemi parece tan literal como sus dibujos con el Paint. Hay más:

“Tras llevar horas dibujando a sus productores me di cuenta de que Kanye no es más que la parte más superficial; la cara del álbum. Podemos decir que es un disco de Kanye West, pero es el trabajo de una pila de productores majetes lo que ha hecho“Yeezus”.

Esta reflexión (y, por tanto, la ilustración) encierra gran parte del espíritu del disco. Lo verdaderamente rompedor del álbum es su sonido, no sus letras. Un sonido experimental y extremo que no hubiera sido posible si no hubiera reunido ese elenco de mentes que representa el dibujo. Si algo une a Daft Punk con Arca y a Rick Rubin con Hudson Mohawke es, precisamente, su historial como rompedores de normas. Kanye necesitaba apóstoles del sonido porque su principal predicamento siempre ha estado en los beats, no en los versos. Sólo hace falta recordar la historia de su carrera para darse cuenta de ello.

En este caso puede que no “veamos” la música, pero el personaje y su modus operandi no podrían estar mejor representados. ¿Acaso no estaría Kanye orgulloso de protagonizar “La última cena” de Leonardo?

share