Columnas

Las Horas Perdidas

Edu Mas

Las Horas Perdidas Edu Mas Balas de plata, dientes de oro

Bien, después de un par de columnas para poneros al día (a los que no lo estéis) y para que los que ya están enterados de este mundillo pudieran comprobar que algo he jugado, entremos al trapo con uno de los juegos que se han calificado mejor de este año: GTA IV.

Gana 300 millones de dólares en la primera semana de lanzamiento, bien por Rockstar, bien para la industria, mal para los usuarios. Cinco horas de juego mediocre y luego a aburrirte, a aburrirte mucho.

Y qué. El “wenkie-wenkie” está de moda y gesticular con las manos y hacer aspavientos es la nueva sofisticación. Esa pose de quetemeto-queteailoviu y los sombreros pork pie blancos. Y esta gente de Rockstar pues es que ya se veía venir, no hay nada de friendly fire en esperar cuatro años, pagar 70 monchis y encontrarte con un juego que es para llevarlo en la solapa, y punto.

Para mi que hay algo que no entendemos bien del “wenkie-wenkie”, que nos hace gracia y tal pero que luego nos levanta la novia y el perro y se nos queda cara de cocasa, que es una palabra que me acabo de inventar pero que sirve para definir ése y no otro tipo de cara. Lo que pasa es que admiro el “wenkie-wenkie” bien llevado de Jamie Foxx o Kanye West, por ejemplo, que lo es pero que tiene un toque cool que no te hace pensar en hamburguesas y oro o blings horteras.

La cuestión es que Rockstar como sello saca el GTA IV como si fuera un Hummer dorado con barbacoa acoplada y soundsystem de petarla, lo saca y vacila y te dice –venga, que te doy una vuelta- y eres el amo del barrio durante dos manzanas, luego te echa gritando – ¡¡eh, baja ya de mi Peacemaker bro!!- y cuando lo haces pisas mierda. Mierda de cuatro años, de 70 euros y de todas las revistas del mundillo videojueguero gesticulando y respondiendo ¡¡¡wanka-wanka!!!

Y ellos:- wenkie-wenkie!!!Y los demás:- wanka-wanka!!!

Y se van como en un videoclip con el buga, dos culos moviéndose detrás de sus orejas y agitando fajones de verde y entonces sonríen y te enseñan sus putos dientes de oro en los que se lee Rockstar y el premio Guiness que han recibido por mangarte la pasta.

Sin embargo, y aunque no me sirva de consuelo, en la arena de los videojuegos pierden cancha. La arena son las tiendas de que te alquilo un juego, te compro el tuyo, te vendo de segunda mano y tal. Y ahí, como cuando te miras al espejo la mañana de un sábado, está la verdad amigos. La cosa es un poco así:

“Me acerco al chico que atiende en ese momento y le palmeo el GTA IV encima del mostrador. Le pregunto que cuánto me da por este juego que hace dos semanas que acaba de salir y tuerce la cabeza como un perrico, como dice un buen amigo. –Pero, ¿ya te lo has petado? Sí. Eh, que el juego tiene misiones secundarias eh, ¿qué porcentaje llevas? 85, me faltan las palomas y alguna mierda de carrera, pero es que me aburro. Ok, pues te damos 47 euros por el juego. Vale, cojo otro eh. Sí.”

Y entonces es cuando yo hago mi toma-toma personal porque veo que ya hay cuatro para vender y eso es un huevo si tienes en cuenta que del Army of Two, por ejemplo, hay séis, y es mucho más antiguo y muy de puta madre también.¿El Metal Gear 4 cuándo sale? –le pregunto. Uy, dentro de un tiempo. -me responde. Y yo me espero, que me guardan la pasta. Además tengo que ver True Blood y The Big Bang Theory y si me entra el mono pues ya tengo el Call of Duty 4 (son todo cuatros, ahora que caigo) que tiene un multiplayer que no te cansas ni queriendo.

De esto hace algo menos de dos meses.

Metal Gear 4 una obra maestra que otro día comentaré, vi True Blood que flojea pero es de Allan Ball y es de vampiros y yo qué se, había que ver el piloto. Vampiros guapazos encima. Salió el Battlefield Bad Company, divertido, con el argumento de la denostada Tres Reyes que a mi me pareció cojonuda. Esto pasó en tres semanas y ya no pasó nada más en los videojuegos. Me parto de risa cuando veo que el estreno del verano para PS3 es el Soul Calibur 4 (sí, otra vez 4) que es un juego para gente que va disfrazada a la Comic Con o para flipados que tienen katanas o espadas de Gondor en su casa, lo mejor es que encima salen personajes de Star Wars con sables de luz, que hasta ahora lo cortaban todo y pienso que puede ser el juego más geek después de algún Final Fantasy u otra basura por el estilo y me acuerdo de la escena grandiosa de The Big Bang Theory donde uno de los frikones está a punto de tirar todo su merchandising a la basura y sus colegas se niegan y le dicen que ha construído una especie de Nerdhala (véase Valhala) y me río, me río, me río.

Hasta que escribo estas líneas y mi toma-toma no puede con el wenkie-wenkie, y los que contestan wanka siguen afirmando que “ GTA IV juegazo, juegazo”. Y me vuelvo a cagar en todo, porque me rompieron el juguete, pedazo de chulapos, con la ilusión que yo tenía.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar