Columnas

Grandes éxitos en mi casa

Juan Manuel Freire

Me entristece ver cómo se cierran tiendas de discos por los motivos más diversos: porque nada como tocar un disco antes de pagarlo, porque significa que poca gente quiere pagarlos, y porque siempre me ha gustado la idea de trabajar en una de ellas. Bueno, tampoco desde siempre. Me marcó un poco ver lo bien que se lo pasaban los empleados de Empire Records en la película homónima de 1995, que recomiendo no revisar a quien todavía la recuerde con cariño. Y me acabó de marcar, unos cinco años más tarde, observar a los tipos de Championship Vinyl en su constante trasiego de listas. Algunos las odian, pero las listas son la vida: oportunidad para repasar, rememorar, ordenar ideas, asentar poética personal, pelearte con tu mejor amigo por gente que no conoces realmente. Les puedo decir que recuerdo los primeros días del LivingSocial como la era dorada de Facebook (rezo cada día porque Fincher haga referencia a este tema en su película). Y que los estertores de este crudo 2009 han sido, pese a todo, divertidos: no solo había que hacer listas de fin de año, sino también de la década, en una orgía desenfrenada de decisiones, borrones, cambios de orden, cortar y pegar, trágicas anulaciones, etcétera. Como al pasar la última página de un buen libro, tras concluir con este festival de listas me estranguló el horror vacui. Para sobrevivir decidí hacer, claro, otra lista: una de apuestas para el 2010: quince artistas que deberían liarla parda este año. Corazonadas, fijaciones, caprichos del nene. Ya saben, siéntanse libres de hacer sus propias apuestas en el apartado de comentarios. Class Actress: Mi lista personal de grupos que me gustaría que triunfaran y seguramente nunca lo harán se inicia con el nuevo proyecto de la cantautora folk Elizabeth Harper, Class Actress: oscuro synth-pop con beats sampleados de vinilos ochenteros, teclados vintage y letras marcadas por la depresión romántica. Suenan como un híbrido de Crystal Castles con Little Boots, o como si Glass Candy decidieran componer con la vista puesta en las listas. Su EP de debut, “Journal of Ardency”, aparece en febrero en Terrible Records, el sello de Chris Taylor (Grizzly Bear). Aquí el primer y más eficaz tema del lanzamiento: “Careful What You Say”.

Class Actress . Careful What You Say.mp3
Delphic: Sobre estos chicos se suele decir que sus influencias saltan a la vista: New Order, sobre todo, pero también Klaxons, Bloc Party, M83… Al parecer se nos olvida que “Acolyte” es solo un primer disco y que, por tanto, Delphic todavía tienen permiso para dejar entrever sus débitos. ¡A ver, pero si los primeros discos de The Beatles y The Rolling Stones estaban llenos de versiones! Por otro lado, aunque Delphic puedan hacer pensar en New Order –hasta su web parece diseñada por Peter Saville–, no se quedan en la reproducción de tics, sino que elucubran y fantasean con acierto sobre cómo deberían haber sonado estos en el 2010, apoyados en la producción por Ewan Pearson. Algo así como un nuevo “Golden Skans”, “Doubt” es, sin duda, el primer gran single de este año.

The Drums: Este grupo de Brooklyn es la versión blockbuster –o sea: lustre en la producción, ganchos como castillos, potencial masivo– de la nueva ola surf-pop llegada del indie estadounidense. Entre sus influencias figuran, cómo no, The Beach Boys, pero hay algo también de tormento y angustia brit: sombras de Joy Division, The Smiths, en un claroscuro intrigante. Descritos por el NME como “New York’s official Coolest Band” y votados por los lectores de Pitchfork como “Best Hope for 2010”, el éxito de estos chicos, que además tienen imagen, parece cantado, aunque nunca se sabe; es un mundo extraño, ¿no es así? Por mi parte, voto porque “Let’s Go Surfing” se convierta en la “canción del silbido” de los próximos doce meses.

The Golden Filter: Mi fascinación por The Golden Filter es, básicamente, una enfermedad. De hecho, suya es la única camiseta de grupo que recuerdo haber comprado –y vestido con orgullo– en los últimos años. A este dúo nu-disco de insólita sabiduría pop se le conoce esencialmente por el hit “Solid Gold”, pero sus remixes para Peter, Bjorn & John (de “Lay It Down”, superior al original), Cut Copy y, sobre todo, Polly Scattergood (ese tremendo trío de remakes de “Please Don’t Touch”), combinan audacia creativa con competencia técnica para erigirse como obras maestras de relojería indie-dance. “Thunderbird”, su último single, es bigger than life. Y el álbum ya tarda en llegar.

The Golden Filter . Thunderbird.mp3
Ellie Goulding: Temo por el futuro de la diosa electro-folk-pop, aunque confío que el público tenga ojos claros y corazones llenos, como le gusta a Coach Taylor. Lo digo porque el mainstream underground tan solo triunfa en las fantasías de algunos indies románticos –fíjense en los casos de Annie o, más recientemente, Little Boots–, y ganar la encuesta “Sound of 2010” de BBC puede ser, hoy en día, más un castigo que una maldición; el público parece estar harto de que le digan con excesiva insistencia qué debe gustarle, qué debe pagar, etcétera; e igual alguien organiza en Facebook una campaña para colocar un viejo álbum de Godsmack por encima del debut de Goulding, “Lights”, en la semana del 1 de marzo. Esperemos que no y triunfe, porque una chica capaz de encandilar tanto a Burial como a mi madre –todo es cierto– se merece lo mejor. Aquí tienen “Fighter Plane”, cara-b del single “Under the Sheets”, balada sintética en onda con Imogen Heap.

Ellie Goulding . Fighter Plane.mp3
Holy Ghost!: Junto con The Golden Filter, probablemente mis remixers favoritos de los últimos tiempos: Phoenix, MGMT o Van She han caído en sus manos y salido no solo ilesos, sino mejorados, si cabe. Nick Millhiser y Alex Frankel –antiguos batería y teclista, respectivamente, del estimulante grupo de hip hop Automato– son unos expertos del sonido disco analógico, como han demostrado también en hits propios del calibre de “Hold On” o el reciente “I Will Come Back”, un tributo a los New Order de “Bizarre Love Triangle”, pero también de “Confusion”: el videoclip es un remake del videoclip de aquel tema clásico, incluyendo a Arthur Baker en el mismo papel. Es fácil imaginar a James Gray, cineasta amante del glamour disco, vibrando con este clip. El álbum, ya en breve, o eso dicen los chicos.

Holy Ghost . I Will Come Back.mp3
The Hundred In The Hands: Este nuevo fichaje de Warp surge de las cenizas de The Boggs, una banda ecléctica e intensa que llegó a autodefinirse como, ahí queda eso, “proto post folk garage punk folk punk blues and disco”. Jason Friedman y Eleanore Everdell –a quien se escuchó haciendo coros en el “Lover’s Day” de TV On The Radio– se han concentrado ahora en un disco-punk intenso, pop, emotivo, aunque como solo han sacado una canción ( “Undressed In Dresden”) quizá sea pronto para decir si The Hundred In The Hands son una bestia de una o múltiples cabezas. Su impecable imagen ayudará a que los veamos por doquier en los meses que están por venir.

The Hundred In The Hands. Dressed In Dresden.mp3
Hurts: También se conoce solo una canción del dúo synth-pop Hurts, pero vaya canción. Puro drama, pop de altura, emoción radiante. Se llama “Wonderful Life”, pero no es versión del clásico de Black, y para adentrarse en su árbol genealógico habría que viajar algunos años antes de 1987, hasta 1983-84, la época de los primeros Tears For Fears, los Blancmange de “Blind Vision”, la formación clásica de Ultravox o el Prince de “When Doves Cry”. Podría añadirse también a los Spandau Ballet de “True”, porque ese solo de saxo (hay solo de saxo, y no molesta) es Steve Norman al 200%. Influencias bien asimiladas en un tema que suena a clásico instantáneo, a canción para toda la vida. Tras pasar por bandas estimables pero olvidadas como Bureau y Daggers, Theo Hutchcraft y Adam Anderson podrían tener el ansiado éxito al alcance de sus manos perfectamente manicuradas. El día 18 se publica la remezcla de Arthur Baker en un doce pulgadas limitado.

Hurts . Wonderful Life.mp3
Holly Miranda: ¡Peligro! La ex The Jealous Girlfriends puede causar enamoramiento instantáneo. No solo con sus fotos, sino también, por supuesto, con sus canciones, bastante mejores que las provistas por su antiguo grupo. “Forest Green Oh Forest Green”, que ha coescrito con Brendan Coon de Ludlow Lions, es un puro sortilegio pop, y “Slow Burn Treason”, a dúo con Kyp Malone de TV On The Radio Dave Sitek produce el prometedor álbum–, un dueto trágico y emotivo con los pies en el cielo. Por otro lado, “Waves” reubica a Cat Power en ese mismo entorno etéreo para dejar sin oxígeno. El álbum “The Magician’s Private Library” sale dentro de poco, el 23 de febrero, pero esas pocas semanas parecen demasiado tiempo. Escuchemos, mientras tanto, el tema del verde bosque.

Holly Miranda . Forest Green Oh Forest Green.mp3
Muchuu: Unas pocas semanas –de aquí al 2 de febrero– parecen también la eternidad cuando hablamos de disfrutar de la premiere de la sexta temporada de Perdidos; el principio del fin; de la serie y de algunas vidas, como la mía. En su sorprendente primer single, “Somebody Tell Me”, los jóvenes hermanos de Muchuu –ella tiene 21, él solo 19– parecen hacer una especie de homenaje a la serie. Dice su estribillo: “Coge un penique / ¿Puede decirme alguien / dónde se supone que estoy?”. Y entre los versos se habla de “humo negro”, “montañas” o “maquinaria”. Además, penique es “penny” y eso me recuerda a una tal Penny, y al barco que no es de Penny… Bueno, igual es tributo, pero seguramente sea mi imaginación, que casi todo lo relaciona con el laberinto isleño. En cualquier caso, me caen bien Muchuu, salidos de la nada con un single realmente redondo; conciso, sintético, directo y con encanto. Este año habrá álbum completo: “Adventure We Go”.

Music Go Music: En YouTube puede verse un gran recap de la cuarta temporada de “Perdidos” –quizá la mejor, simplemente por ser la temporada de “La constante”– con “ Reach Out” de Music Go Music como banda sonora. Lo siento, ya he vuelto sobre el tema “Lost”. Pero, en serio, el vídeo ha de verse. Es épico y divertido, como la música de este loco grupo disco compuesto por Gala Bell, Kamer Maza y Torg, alter egos de Meredith y David Metcalf (un matrimonio conocido por su labor en el proyecto de pop barroco Bodies Of Water) y Adam Siegel (antes en los punk-metal Excel). Sus tres gloriosos 12” –reunidos luego en el álbum “Expressions”– ya han creado cierta sensación en los circuitos indies, pero este grupo entre ABBA y Blondie puede y merece saltar al overground. Glorioso aluvión de purpurina.

Toro y Moi: Aunque su nombre pueda traernos a la memoria el logo de Intereconomía, Toro y Moi son pura sutileza y sugerencia, todo lo contrario al dislate de programas como “Punto pelota”. Bajo tan taurino alias –horrible, todo sea dicho– se esconde Chaz Bundick, excomponente de una banda punk, diseñador gráfico y, hoy por hoy, uno de los mejores exponentes de ese nuevo pop lo-fi ensoñador e intrigante que hemos convenido en llamar chillwave. Fichado por Carpark, Bundick publicará el próximo 23 de febrero “Causers of This”, compendio antidepresivo de pop, hip-hop, R&B y atmósferas algo drone. “Minors” figura entre sus puntos álgidos.

Toro y Moi . Minors.mp3
Two Door Cinema Club: Pero si realmente andan en busca de un vigorizante sonoro, pocos nuevos grupos mejores que este trío irlandés (tres guitarras, sin bajo, el laptop para los beats) con una habilidad feroz a la hora de mezclar pop de guitarras, electrónica e inferencias afrobeat. Hicieron girar cabezas con el EP “Four Words To Stand On” y quemaron pistas con sus increíbles singles para Kitsuné ( “Something Good Can Work”, “I Can Talk”, cuyo vídeo estilo Wes Anderson pueden ver más abajo). Su esperado disco de debut se publicará, como el de Ellie Goulding, el 1 de marzo; todo un red letter day para popadictos.

Veronica Falls: “Suenan como todas las grandes bandas que han salido de Glasgow en la historia, sin apenas esfuerzo”, decía de ellos Kip Burman ( The Pains of Being Pure at Heart) en la última edición del NME. Pero no son de Glasgow, sino de Londres, como sus queridos The House Of Love, y podrían ser de Nueva Zelanda, porque su indie pop ensoñador también remite a The Chills. Este cuarteto de carisma acaba de publicar el single “I Found Love in a Graveyard” en Captured Tracks, sello neoyorquino solo de vinilo, con una versión del “Starry Eyes” de Roky Erickson como cara-b.

Veronica Falls . Found Love In A Graveyard.mp3
Violens: Cualquier grupo que cuente con Prefab Sprout entre sus influencias tiene mi bendición, pero Violens (el nuevo proyecto del ex Lansing-Dreiden Jorge Elbrecht) se permiten citar, además, a Angelo Badalamenti, Durutti Column, The Zombies… Y todo este namedropping excelso tiene equivalencia real en canciones de una elegancia, saber estar y belleza impropias de estos tiempos de culto al feísmo. Su primer EP era de “amor a la primera escucha” –uno de los tags de Violens en Last.fm, junto con “please hype this” u “orgasmo”– y su reciente “Winter Mixtape” tan solo fortificó el romance: ¿cómo no engancharse fatalmente a una banda capaz de cantar a My Bloody Valentine sobre The Byrds (“I See You / Only Shallow”), o versionar así de bien a Saint Etienne (“Avenue”)? Prepárense para el álbum porque podría ser, como poco, otro Veckatimest. Recordemos “Spectator & Pupil” y, con ella, lo hermosa e infinita que puede llegar a ser la música pop. Feliz año, girls/guys!

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar