Columnas

Grandes éxitos en mi casa

Juan Manuel Freire

AdventurelandLa foto de arriba pertenece a la película Adventureland, cuyo estreno en España se prevé, finalmente, para el viernes, 6 de noviembre. Si no la han visto todavía, hagan el favor de no perdérsela. Porque debe ser, junto con Up, Malditos bastardos y (500) días juntos, lo mejor que ha dado el cine estadounidense en este 2009. La película me puso nostálgico aunque no debería, porque yo no tenía 25 años en 1987, sino, en fin, solo diez. Y ahora que Lost y, en cierto modo, FlashForward, han vuelto a poner de moda los viajes en el tiempo, me da por preguntarme cómo habría sido esta columna en octubre de 1987. ¿Qué canciones habrían sonado? ¿Cuál sería la foto de arriba? ¿De qué iría la introducción?

La intro sería un ensayo bobalicón sobre cómo mola la música; o sea, como de costumbre. La foto, quizás, de El secreto de mi éxito, una película que me mantuvo obsesionado durante más tiempo del natural y moduló mis esperanzas vitales; la consagración de Helen Slater como mito personal tras la revelación de Supergirl. Entre las canciones se contarían, por ejemplo, Faith (George Michael), Little Lies (Fleetwood Mac; temprana obsesión), Causing a Commotion (Madonna), Love In the First Degree (Bananarama) y, barriendo para casa, el single que Hombres G tuvieran por entonces. El mainstream rockeaba mi mundo. ¿Y vosotros? ¿Qué escuchábais en la recta final de 1987? Aquí debajo encontraréis diez fijaciones en los estertores del 2009.

The New Raemon: "Estupendamente" [de "La dimensión desconocida"; BCore]

The New Raemon . Estupendamente.mp3
THX-1138 (1970), el primer filme de George Lucas, una fascinante distopía sobre una sociedad obligada gubernalmente a la asepsia y a la carencia de emoción. Se nos recomienda –no en el siglo XXV, sino hoy, en 2009– evitar el contacto físico, como besos o dar la mano. Suena fatal, como si la supervivencia pasara por el repliegue absoluto en la soledad. Para la pareja de "Estupendamente", sin embargo, parece casi lo mejor. Porque cada muestra de afecto, cada beso y cada caricia, entre ellos supone un peligro casi mortal. Deberían aprender de una vez que es permanente y sí, irá estupendamente, pero es difícil guardar la distancia adecuada. Con esta canción ha escrito The New Raemon todo un himno de los amantes inadecuados en eterna recaída; un hito de "La dimensión desconocida ", pero no el único; Xavi Masdéu tiene aquí material para llorar durante mil y una noches.

The Big Head Troubled Boy: "Stoke Newington " [de "Broken"; autoeditado]

The Big Head Troubled Boy . Stoke Newington.mp3
Russian Red, la aparición de una cantautora folk en España parece saludarse, por regla general, con un gesto de escepticismo. Poco importan todas las posibles divergencias: en algunas mentes poco preclaras chica con guitarra equivale a producto oportunista y sin nada para dar, y además, seguro que se acuesta con un famoso, por eso saca disco. No quiero abogar por la discriminación positiva, pero no puedo dejar pasar toda la misoginia latente en tantos comentarios recogidos en las calles o las redes sobre Anni B. Sweet, La Bien Querida, Linda Mirada –esta ni siquiera con guitarra a la vista–, la propia Russian Red… Cháchara de saldo que hace pedregoso el terreno a propuestas como The Big Head Troubled Boy, una chica con guitarra como hay pocas. Mireia Pascual hace folk de arreglos jazz con la clase –imposible para su corta edad– de la Joni Mitchell de "Court and Spark" (1974). En "Stoke Newington", quizá el mejor tema de su debut, también puede escucharse a Vashti Bunyan. Ustedes eligen, o la tachan sin más o preservan el sentido común.

McEnroe: "Los valientes" [de "Tú nunca morirás"; Subterfuge]

McEnroe . Los Valientes.mp3
McEnroe, la banda de Getxo, no el tenista gruñón con Larry David como ocasional chófer. Si en "El sur de mi vida" (2004) y "Mundo marino" (2008) resultaban prometedores por su elegancia y saber llorar, en este nuevo disco se imponen como una realidad asombrosa, crecidos, brillantes en su búsqueda quijotesca del pop más triste del mundo. Todo en estas canciones es perfectamente frágil: de la voz y letras de Ricardo Lezón a una banda majestuosa como The Blue Nile, pasando por la producción sutilmente postista de Abel Hernández (ex Migala, El Hijo). La primera, en la frente: "Los valientes", llamada de auxilio desde el abismo con una melodía que parte del más tarareable Sr. Chinarro y, a la altura del estribillo, decelera y se agrieta en dolor importante: "Si pudiera abrazarme tan fuerte / Consiguiera quedarme dentro para siempre / Moriría por ti / Moriría por ti / Como mueren los valientes". Esto es muy serio. Port O'Brien: "My Will Is Good" [de "Threadbare"; Bella Union–Nuevos Medios]

La hoja de prensa nos cuenta que "Threadbare" iba a ser un disco más ligero que introspectivo o denso, pero la trágica muerte del hermano pequeño de Cambria Goodwin lo cambió todo. Si buscan canciones para levantar el puño en alto, Jägermeister en vena, lo tienen claro. Ahora, si lo que quieren es indie folk de rara tensión, Threadbare será su disco de cabecera. En su primer single, el grupo intenta –cito hoja de prensa– "describir la liberación que sigue a la estela de hacer cambios activos en la vida de uno después de la tragedia". Su ritmo es casi hip hop, pero cuesta bailarla, sobre todo tras conocer su origen. Lo que no cuesta es admirarla, como pasa con su videoclip.

Laura Veirs: "July Flame " [de "July Flame (Overture)"; Raven Marching Band, 12/1]

Laura Veirs . July Flame.mp3
Laura Veirs, como banda sonora. Creo que con "July Flame", el tema titular de su próximo disco, también podrían hacerse maravillas en el cine o, claro, la televisión: no me cuesta imaginarlo, en un momento de bajón de Friday Night Lights, su tristeza nervuda ejerciendo de reflejo sonoro de alguna tensa espera. O, por qué no, en Mad Men, si deciden volver a ponerse anacrónicos, como cuando usaron The Decemberists o Peggy dijo haber oído a Dylan en la radio. Pero no, Laura Veirs en Anatomía de Grey, no, ya no, por favor. Kid Harpoon: "Stealing Cars " [de "Once"; Young Turks–¡Popstock!] Antaño, durante el repaso a los créditos de un disco, encontrarse con Trevor Horn como productor avisaba que habría brillo y pompa. Luego llegó el "Dear Catastrophe Waitress" de Belle and Sebastian (2003) para demostrar que Horn podía ser, también, un tipo discreto; sacar brillo pero limitarse con la pompa. Y eso justamente ha hecho en el primer álbum de Kid Harpoon, esperado desde el 2006 pero solo desde hace poco más de un mes en las tiendas. El trovador pop australiano desechó su primer prospecto de álbum y calló, pero, por suerte, no para siempre: en este brillante, y nada pomposo, Once renace a lo grande con una colección de canciones sin bajones y con dos picos gemelos: la dylaniana Burnt Down House y la nuevaolera Stealing Cars. Con esta última dan ganas, desde luego, de robar coches, o aunque sea, qué sé yo, algunos cartones de leche.

Vampire Weekend: "Horchata" [de "Contra"; XL–¡Popstock!, 11/1]

Vampire Weekend . Horchata.mp3
Vampire Weekend sonando a Vampire Weekend, pero de manera diferente, desde un lugar diferente –una playa de cocoteros, digamos–, con instrumentos diferentes –kalimba y marimba contra guitarras–. Progresan adecuadamente sin dejar de ser los encantadores e ingeniosos pijos de siempre.

Bear In Heaven: "Lovesick Teenagers" [de "Beast Rest Fort Mouth"; Hometapes]

Bear In Heaven . Lovesick Teenagers.mp3
Bear In Heaven: para algunos será complicado, si no imposible, librarse del adolescente enfermo de amor que lleva dentro; estará ahí, dice esta canción, "incluso cuando seas demasiado viejo / y creas que sabes más". Parece una idea, en cierto modo, hermosa. El grupo, cerca de Yeasayer en su combinación de pop, electrónica y ademán progresivo, nos asegura que envejecer no tiene por qué volvernos ajenos al amor. Pero tal y como lo cuentan, da miedo. La voz es arrastrada, quieta, callada, al menos hasta el estribillo, cuando sube un ápice de intensidad; y todo el tema tiene ritmo de marcha militar ominosa. Intrigante, en fin, como todo el material de "Beast Rest Fort Mouth". Si quieren saber a qué responde ese título de disco, digan este, oeste, norte y sur en inglés, pero con la boca llena de bolas de chicle.

Thom Yorke: "Hearing Damage" [de "La Saga Crepúsculo: Luna Nueva: Banda sonora original"; Atlantic]

Thom Yorke . Hearing Damage.mp3
Kanye West y disco favorito de aquel año para Ellen Allien, quien remezcló su tema titular–, el 12" Feeling Pulled Apart by Horses / The Hollow Earth resultó una ligera decepción: si se parecían a algo de ese disco, era a "Skip Divided", su único tema prescindible. Pero llega la banda sonora de la segunda parte de Crepúsculo y, sorpresa, con ella regresa el mejor Yorke, el del glitch-pop casi épico con vistas al país de las últimas cosas. Esa maravilla se llama "Hearing Damage" –o sea, Daño auditivo, lo que estoy logrando a base de escucharla a todo volumen en bucle– y duele pensar que comparte disco con pestiños de Muse o The Killers y, en España, agárrense, No Way Out. Pero veamos el lado bueno y pensemos que, quién sabe, quizá algún adolescente fan de la franquicia vampírica acabe suscrito a la newsletter de Bleep gracias a la escucha de este Yorke increíble.

Syntaks: "Sudden Dream" [del "Mistral Moon EP"; Ghostly–¡Popstock!]

Syntaks . Sudden Dream.mp3
Cocteau Twins, pero sonando fresco en todo momento, tan solo una palabra puede salir de mi boca: Dios. Syntaks es Dios, Jakob Scott es Dios –Jacob, de Lost, también–, su cantante Cecilia es Dios, esta música es Dios. Si creen que me he vuelto loco, esperen a escuchar "Sudden Dream", del EP "Mistral Moon", aperitivo gratuito del álbum "Ylajali". Y recuerden que no soy el único: todos estamos un poco locos al menos durante un tercio de nuestras vidas, mientras soñamos. Felices sueños.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar