Columnas

Grandes éxitos en mi casa

Juan Manuel Freire

Fish Tank

Quienes aseguran que no debe juzgarse un libro por su portada deben decir lo mismo, me imagino, en cuanto a los discos. Pero pocos deportes más excitantes y arriesgados que comprar discos de los que no sabes nada, tan solo que sus portadas pueden contigo. En una temporada de mi vida –una posadolescencia que todavía colea, para qué engañarnos– me hice con todos y cada uno de los discos con torres de electricidad en la portada existentes en el mercado. Después me pasé a las portadas con polaroids difuminadas de exnovias de músicos colgados. Y hoy todavía no puedo resistirme a algún retrato en perfecto blanco y negro de alguna chica guapa: me habría comprado el álbum de God Help The Girl aunque no hubiera sabido que Stuart Murdoch estaba por medio.

La sobreinformación de Internet está impidiendo que esta práctica absurda –pero encantadora– siga su curso con peligrosa normalidad. Es raro no conocer el disco de una tienda. Y si haces tu exploración en la red siempre tienta reproducir algún sample de ese disco ignoto; tampoco está el asunto económico para dar triples saltos mortales de consumo. La verdad es que casi dan ganas, en un absurdo juego romántico, de encerrarse a cualquier estímulo del exterior durante tres o cuatro años y luego salir, una mañana de sábado, a comprar discos de los que, con suerte, no sabrás nada. Si es que por entonces todavía existen las tiendas. Definitivamente, queridos amigos, la era digital es trágica para el romanticismo.

Por cierto, por si se lo preguntan, la foto que ilustra esta columna es de " Fish Tank", la nueva película de Andrea Arnold, que hace años me perturbó con ese thriller egoyaniano llamado "Red Road". Todavía no la he visto, pero poco importa. La película merece el tributo aunque tan solo por esas imágenes de prensa con la joven promesa Katie Jarvis bailando como loca en un piso vacío. Esto, ¿cómo has dicho? ¿Que no juzgue una película por sus imágenes de prensa?

Prefab Sprout: "Ride" [de "Let's Change the World With Music"; Kitchenware - [PIAS] Spain, 5/10]

La decisión de Sony Music de no publicar "Let's Change the World With Music" en su momento tan solo puede calificarse de inmoral. De sacrilegio, si quieren, dado que al parecer su principal preocupación era la imaginería religiosa en las letras. Paddy McAloon asegura en las notas interiores de esta obra maestra resucitada –una colección de maquetas de entre 1992 y 1993 terminadas de cocer por el ingeniero Calum Malcolm– que su afán era hablar de la trascendencia; de la trascendencia a través de la música. Una idea, quizás, poco cool en 1993, por no decir en 2009, con la posironía campando a sus anchas. Pero el caso es que el álbum está obteniendo ventas estimables –sobre todo en Noruega, curiosamente–, la crítica lo ama y pocos se atreven, por ahora, a meterse con Paddy y sus nuevos-viejos temas celestiales. El mejor de ellos podría ser, quizá, "Ride", electro-funk y superclase.

Lake Heartbeat: "Mystery" [de "Trust in Numbers"; Service, 9/11]

Lake Heartbeat . Mystery.mp3
Fleetwood Mac pero, sobre todo, con Prefab Sprout, a los que he visto recientemente en Stars, The Postal Service, The Changes, Junior Boys y, por último, al menos por el momento, Lake Heartbeat. Nunca he escuchado a Ben Gibbard soltar prenda sobre Paddy, pero con este dúo sueco no me equivoco, dado que Prefab aparecen los primeros en su lista de influencias en MySpace; justo antes de Nabakov [sic], Polanski y Genet, entre otros. Son gente con clase, eso está claro: seguramente vistan de Filippa K y, aleluya, sepan dar las gracias o pedir perdón cuando toca. Su álbum de debut es la promesa de un mundo mejor, además de un contenedor de hits que no te lo acabas. Para iniciarse, nada como esta "Mystery".

Memory Tapes: "Stop Talking" [de "Seek Magic"; Acéphale]

Memory Tapes . Stop Talking.mp3
New Order con The Tough Alliance, parece una misión poco menos que imposible, Dayve Hawk supera el desafío en esta odisea dance-pop en ochenta mil partes que responde al nombre de "Stop Talking"; una orden fácil de cumplir ante música tan apasionante. Esto es la suma realmente ideal de sus vaporosos Memory Cassette con sus danzones Weird Tapes, sobre todo a la altura de ese final posrockero. El disco se publica, esencialmente, en vinilo –de colores: la primera tirada es en azul claro, con algún que otro entre el blanco y una neblina azulada–, pero Rough Trade vende en exclusiva una edición en CD con música adicional en un segundo disco: un instrumental de 30 minutos. ¡Me lo llevo!

The Pains of Being Pure at Heart: " Higher Than the Stars (Saint Etienne Visits Lord Spank Mix)" [del EP "Higher Than the Stars"; Slumberland]
Justo a tiempo para escapar del contragolpe anti-shitgaze – Vivian Girls se han llevado unos cuantos varapalos con su nuevo disco–, los autores, pese a quien pese, de uno de los discos de debut del año han querido dar nuevos aires a su música: abrir las ventanas y dejar que entren los rayos de sol y el oxígeno sintético de The Field Mice, New Order o los primeros Saint Etienne. Sus nuevos temas saben a gloria, pero la remezcla que los mismos Saint Etienne se han marcado de "Higher Than the Stars" es el no va más: una revisión tirando a disco-dub que nos recuerda que ellos fueron grandes cultivadores del sonido baleárico. Últimamente todas las noticias del trío son buenas noticias. Bueno, lo del "Foxbase Alpha" remezclado por Richard X es, de hecho, Noticia del Siglo.

Mew: "Beach" [de "No More Stories / Are Told Today / I'm Sorry / They Washed Away / No More Stories / The World Is Grey / I'm Tired / Let's Wash Away"; Sony] Igual ya no es momento –hace frío– para recomendar una canción que remite claramente, ya desde el título, a las playas, las hogueras nocturnas y la eterna adolescencia, pero no puedo dejar de hacerlo. Debí sacarla en la anterior columna, antes o después del "Monsoon" de Delorean, que no de Tokio Hotel. Pero nunca es tarde si la dicha es tan infinita: una melodía de carga emocional casi insoportable, guitarras ligeras y aéreas, luces de neón… Tocado, hundido y, a la vez, reparado.

A Sunny Day In Glasgow: "Passionate Introverts (Dinosaurs)" [de "Ashes Grammar"; Mis Ojos Discos]
A Sunny Day In Glasgow . Passionate Introverts (Dinosaurs).mp3
A Sunny Day In Glasgow es pop abstracto y delirante, despegado al 200% de la realidad. Por momentos recuerdan a grupos shoegazer como Seefeel. Pero eso era, sobre todo, en los días de "Scribble Mural Comic Journal" (2007); en el reciente "Ashes Grammar" (2009) apenas recuerdan a nada que no sea ellos mismos. Su música se ha vuelto (todavía) más enigmática, además de rítmica: el bombo les sienta tan bien. "Passionate Introverts (Dinosaurs)" organiza el caos de niebla ambiental y melodías sobre un ritmo insistente y deviene así una pieza pop extrañamente emotiva, interiorista pero extrovertida, o como sugiere el título, introvertida a la par que apasionada. Uno se quedaría dentro de ella para siempre –en particular, en el momento 3'40", prospecto de Julianna Barwick remezclada para baile–, pero también impele a poner los cinco sentidos en lo que te rodea.

Au Revoir Simone: "Another Likely Story (Neon Indian Remix)" [mp3]

Au Revoir Simone . Another Likely Story (Neon Indian Remix).mp3
Alan Palomo –autárquico, sí– hace temblar todo lo que toca. Y aquí toma la contenida apertura de "Still Night, Still Light" (2009) para convertirla en una combinación caótica pero fascinante de pío-píos sintéticos, líneas de sinte y baterías marca Jan Hammer, y voces, si cabe, más gaseosas que en el original. En diciembre veremos a Palomo con banda en el Primavera Club. Traigan biodramina.

Washed Out: "You'll See It" [de "Life of Leisure EP"; Mexican Summer] Con sus melodías en voz baja, su baja fidelidad de brillo superior o su visión nublada del disco-pop ochentero, Ernest Greene se presenta como un hermano espiritual de Alan Palomo. Y de Toro y Moi –amigo además de hermano–, Small Black, SALEM y todos esos grupos de pop electrónico entre la vigilia y el sueño que tantas vidas están mejorando este año. Greene suele cantar como adormecido, no se le entiende: sus temas podrían hablar de cosas terribles de forma terrible y mientras tanto, nosotros seguiríamos en feliz estado hipnagógico. Pero en "You'll See It", cierre de su gran EP "Life Of Leisure", algo se pilla ("you're so fine", por ejemplo) y todo indica que sí, que el chico está a favor de la nostalgia y también del optimismo, de las cosas hermosas, en fin.

Banjo or Freakout: "Breathe Out" [del 7" "Left It Alone"; Half Machine, 19/10]

Banjo or Freakout . Breathe Out.mp3
Alessio Natazilia no es solo uno de los productores de dormitorio más hábiles escuchados en los últimos tiempos, sino también un gran compositor pop; en él reluce tanto el soundwriting como el songwriting. Sí, su inminente single "Left It Alone" debe ser la mejor prueba posible de esta teoría, pero el número algo más atmosférico que le sirve de cara-b, "Breathe Out", se ha ganado mayor número de escuchas en mi casa, quizá porque es, sobre todo, un bucle maravilloso y, una vez iniciado, duele pararlo. Es la dicha y el éxtasis en rotación constante. ¿Para cuándo una Buddha Machine – Banjo or Freakout Edition?

Taken By Trees: "My Boys" [de "East of Eden"; Rough Trade–¡Popstock!]

Ahora que se aproximan las listas de fin de año, me hago una pregunta: ¿se puede votar la misma canción dos veces, interpretada por dos artistas distintos? La versión de "My Girls" ( Animal Collective) a cargo de Victoria Bergsman no es, como el original, la canción del año, pero se acerca. Directa y concisa, mágica y perfecta, tropical y sufí, con encantadora inversión de géneros y un riff que parece tomado del "I'll Believe In Anything" de Wolf Parade. Tres minutos en el paraíso.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar