Columnas

Faking It: la serie que rompe tabúes sobre la sexualidad adolescente

Amy y Karma son las primeras reinas del baile lesbianas... aunque en realidad una de ellas está fingiendo

Cuando tienes 15 años le das demasiada importancia a todo: a cómo te miran, a cómo caes a la gente del instituto, a cómo puedes rebelarte y demostrar a tus padres que eres adulto, y a cómo piensa tu corazón, o lo que es lo mismo, tu sexo.

Así, mientras intentas proyectar al mundo una imagen de seguridad, en tu interior todo son nervios y dudas, ¿cómo vas a decirles quién eres, si ni siquiera tú lo sabes?

Por ser tan mágica, veloz y cambiante, la adolescencia y todo lo que la rodea — el descubrimiento del amor, la violencia, las drogas, el sexo, la identidad, etc.— es uno de los temas preferidos de muchos escritores o guionistas, e incluso hay espectadores que esperan ansiosos para ver cuál será la nueva serie que alimente sus ojos de ese deseo de juventud.

Faking It trata el descubrimiento de la sexualidad en la adolescencia como ninguna otra serie para adolescentes

Freaks & Geeks, Skins, My Mad Fat Diary, Gossip Girl, Awkward, Misfits… La lista es amplia y variada, y en cada una de ella podríamos ver una parte de la adolescencia que las otras no abordan, como puede ser la pobreza, los problemas psicológicos o el suicidio.

Por eso, cuando echamos un primer vistazo Faking It (Las impostoras en español), uno de los últimos éxitos de la MTV, podría parecer que se trata de una serie más, en donde los protagonistas tienen los mismos problemas de siempre.

Sin embargo, en seguida nos damos cuenta de lo que la ha hecho tan exitosa y especial : su trato del tema LGTB, normalmente silenciado en este tipo de programas.

Faking It es la historia de dos mejores amigas que sienten que no encajan en su instituto, porque aunque quieren ser populares no saben cómo hacerlo.

Hasta aquí, el guión podría ser absolutamente normal, en otra serie o película las heroínas se enamorarían de algún chico, lucharían con las animadoras, se harían populares después de mucho esfuerzo y lágrimas, y acabarían yendo a clase en un flamante coche acompañadas de sus novios deportistas con los que perdieron la virginidad después de un baile de fin de curso.

Pero no.

Resulta que si ni Amy ni Karma habían logrado que los demás les prestaran toda su atención era porque su instituto de Austin, Texas, es el más extraño y progre de todos los Estados Unidos.

Allí, por algún motivo, las animadoras han sido sustituidas por los artistas, los deportistas por los que practican yoga, y los reyes del baile ya no son rubios, heteros y perfectos, sino que se ganan su puesto por lo raritos y especiales que sean a ojos de los demás.

Imaginad un instituto en el que los populares sean los marginados, y viceversa

En este panorama, Amy y Karma no destacan por nada, hasta que un día el chico más popular del instituto —Shane, homosexual y sin pelos en la lengua— y su mejor amigo —Liam, aprendiz de artista y mujeriego— las confunden con una pareja de lesbianas y las invitan a una fiesta a la que sólo va la gente que mola.

Las dos adolescentes están tan emocionadas que no se dan cuenta de que las han confundido y cuando se dan cuenta del error ya es demasiado tarde: ahora todo el mundo piensa que son pareja, y Shane ha empezado una campaña para convertirlas en las primeras reinas del baile lesbianas de la historia.

(CUIDADO: A PARTIR DE AQUÍ HAY SPOILERS)

Cegada por la popularidad y abrumada por toda la atención que ha empezado a recibir de chicos guapos como Liam, Karma le pide el favor a Amy de seguir fingiendo.

El problema es que Amy descubre que en verdad ella no está mintiendo a nadie, y que aunque no se había dado cuenta hasta ese momento, lleva enamorada de su mejor amiga toda la vida.

En este momento, Faking It recuerda mucho a la serie británica Sugar Rush, en la que una adolescente descubre en el instituto que lo que a ella le gusta son las chicas, y acaba enamorándose perdidamente de una que no le corresponde.

Mientras que en la serie británica las protagonistas aún tienen miedo de salir del armario, en Faking It lo que da verdaderamente asusta es volver a él. 

Una serie que puede quitar el miedo a los adolescentes a hablar de su orientación sexual

Lo más difícil de todo, sin embargo, será poder seguir siendo amigas después de todas las peleas, celos y lágrimas a las que Amy y Karma van a tener que enfrentarse.

En realidad, lo que Faking It viene a demostrar a sus espectadores es que tengan la orientación sexual que tengan, su vida no va a dejar de ser absolutamente normal: al final, la sexualidad de los personajes no tiene tanta importancia como el hecho de que todos ellos son adolescentes, y de que lo único que les hace sufrir es no saber aceptarse a sí mismos.

Quizá por eso uno de los personajes más interesantes de la serie no sea ni Shane, ni Liam, ni Karma, ni tampoco Amy, sino más bien la hermana política de esta; una chica rubia, republicana, convencional y más bien irritante, que hacia la mitad de la segunda temporada acaba convirtiéndose en un verdadero icono.

El secreto de Lauren hace que la pija se convierta en uno de los personajes más fuertes

Lauren es la típica pija que ha llegado al instituto y se ha sentido horrorizada al ver que todo está lleno de hipsters, de hippies, de góticos, de frikis y de todo tipo de tribus urbanas entre las cuales jamás podría ser aceptada.

Ella no entiende cómo en un instituto público se puede permitir que sus alumnos hablen de sexo con libertad, o sustituyan ciertas asignaturas por asambleas, talleres dedicados al arte y manifestaciones. 

La personalidad de Lauren es fuerte, y de eso nos damos cuenta en un momento dado de la serie, en el que por primera vez su personaje se muestra débil debido a un secreto que llevaba guardando toda su vida.

Resulta que desde que cuando cumplió 5 años, sus médicos se dieron cuenta de que es intersexual, es decir, de que aunque tenga genitales femeninos, no tiene útero, y además tiene que tomar unas hormonas para poder ser quien es.

Es la primera vez que el tema de la intersexualidad se aborda así en un canal como MTV

Lauren siempre ha querido ser la chica perfecta, quizá para poder corregir este "defecto" del que tanto se avergüenza.

No quiere decepcionar a su padre, que desde siempre ha intentado potenciar su feminidad llevándola a concursos de belleza que en lo más hondo de sí ella detesta, o tratándola como una princesa.

En una entrevista para The Hollywood Reporter, el productor de la serie, Carter Covington, se muestra orgulloso de la repercusión de Faking It, pues reconoce que esta es la primera vez que la televisión da un contenido así a un público tan joven, y con un éxito tan grande como el que está teniendo.

El pasado 31 de agosto, tras un parón veraniego, se estrenó la última parte de la segunda temporada, en la que los protagonistas están dejando de ser tan niños, y de pronto tienen que enfrentarse a la vida de una manera un poco más adulta.

Ahora está en la mano de Lauren, Shane, Liam, Karma y Amy si quieren seguir siendo unos farsantes, o si al fin quieren arrancarse la máscara, superar sus miedos más profundos y adolescentes, y de una vez por todas, crecer. 

Quién quere ser popular, pudiendo ser mejor uno mismo

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar