Columnas

Cosas que ver en el cine si no haces vacaciones

Recomendamos algunos de los próximos estrenos que aterrizarán en las pantallas españolas durante el mes de agosto: Pixar, Seth McFarlane, la saga Bourne y mucho más

A la espera de que se estrene “Prometheus” el 3 de agosto, te recomendamos el otro cine del verano, con lo nuevo del estudio Pixar, el estreno como director de Seth McFarlane, el regreso de la saga Bourne y algunas comedias locas.

La fuerza y la omnipresencia de “The Dark Knight Rises”, estrenada la semana pasada, hace palidecer los estrenos de este viernes. Hay poca cosa destacable, así que proponemos varias películas de visión obligatoria este verano. Si no está “Prometheus”, de Ridley Scott, es porque será la estrella invitada de la semana que viene. Ahí van unas pistas de la cartelera de este verano.

“El Skylab”, de Julie Delpy

Estreno: viernes 27 de julio

La actriz y cantante Julie Delpy no está mal como directora. Mordaz aproximación a la crisis de los 30, “2 días En París” (2007) era sólo correcta, pero “The Countess” (2009), su fría aproximación a Erzsébet Báthory, más conocida como La Condesa Sangrienta, era interesante y muy curiosa, y “Le Skylab”, la comedia coral que se estrena este viernes, es más de lo que parece. Por el póster (una especie de versión mainstream y redicha del de “Los Tenenbaums. Una Familia De Genios”), puede pasar por otra amable comedia francesa coral. Pero no es exactamente eso. Contada desde el recuerdo de una madre de familia estresada, “Le Skylab” es un agradable ejercicio de añoranza, ambientado en el verano de 1979, sobre las tribulaciones de una familia media numerosa en su casa de veraneo. Tiene encanto, emoción y una banda sonora nostálgica tremendamente eficaz (con canciones de, entre otros, Dalila, Gilbert O’Sullivan y Joe Dassin). Y habla con lucidez y sin exprimir los tópicos de locuras infantiles y adultas, de reuniones familiares que terminan como el rosario de la aurora, del descubrimiento del amor y del sexo y de los primeros actos de rebeldía. Pero también tiene un extrañísimo humor negro, unas huidas inesperadas al absurdo y alguna situación de doble filo que la distinguen de otras propuestas en su línea y le dan unicidad.

“Brave: Indomable”, de Mark Andrews y Brenda Chapman

Estreno: 10 de agosto

Después de “WALL·E: Batallón De Limpieza” (2008), “Up” (2009) y “Toy Story 3” (2010), por no retroceder más en el tiempo, es normal recibir con cierto escepticismo una película sobre una princesa. A priori, parecía que Disney-Pixar, expertos en la búsqueda de nuevos personajes, historias y situaciones y empeñados en explorar nuevos caminos en la animación para todos los públicos, cedían esta vez a la pereza para armar una película más sencilla y convencional. Pues bien: apriorismos absurdos. Sobre una princesa peleona que se niega en rotundo a casarse por poderes, “Brave (Indomable)” es tan increíble y poderosa como los títulos citados. Además de ser visualmente apabullante (como ocurría en “Up”, la influencia del cine de Hayao Miyakazi vuelve a ser evidente), tiene una protagonista maravillosa, única y carismática, un guión rico en matices y un sentido del humor extraordinario. Con algunos pasajes deliciosamente extraños (la protagonista en las ruinas del castillo), destaca entre otras razones por la habilidad y la frescura con la que sus responsables rompen con los clichés de las princesas de los cuentos y las actualizan con mimo y sin recurrir al cansino distanciamiento irónico. Una curiosidad: Russian Red canta dos temas de la película en su versión en castellano.

La otra película de animación importante de la temporada es “¡Piratas!” (estreno, 17 de agosto), lo nuevo de los célebres estudios británicos Aardman, creadores de Wallace & Gromit y responsables de maravillas como “Chicken Run: Evasión En La Granja” (2000) y “Wallace & Gromit. La Maldición De Las Verduras” (2005). Animación en plastilina y 3D, promete personajes para el recuerdo, el delicioso humor marca de la compañía y una parodia de lujo de los tópicos del cine de entretenimiento actual más perezoso.

“Ted”, de Seth MacFarlane

Estreno: 10 de agosto

Éxito brutal en Estados Unidos y una de las comedias con mejores críticas en años. Es el primer largometraje de Seth MacFarlane, entre otras cosas creador y productor de la serie de animación “Padre De Familia”, una de las propuestas más incorrectas, hilarantes e insólitas vistas en televisión, y gira en torno a la amistad entre un adulto y su oso de peluche, que cobró vida debido a un deseo que formuló cuando era niño. Combinación de imagen real y animación digital (la del plantígrado), esta suerte de buddy movie desquiciada, en la que el peluche parece llevar a la práctica los instintos más bajos y los deseos más dudosos de su dueño, “Ted” promete ingenio, descaro y grosería de los buenos y una provocación tan lúcida como necesaria. Mark Wahlberg, que como prueban “Noche Loca” (2010), “Los Otros Dos” (2010) y sus intervenciones en la serie “El Séquito” cada vez es mejor actor de comedia, encarna al humano. Mila Kunis da vida a su interés romántico y, en la versión original, la voz del oso es la del propio MacFarlane, que también suele poner sus voces en las series de las que es creador.

La otra comedia del verano es “Los Tres Chiflados” (estreno, 17 de agosto), el homenaje de los hermanos Peter y Bobby Farrelly al mítico grupo cómico estadounidense The Three Stooges. El proyecto, acariciado desde hace años por el dúo, parecía ideal para los directores de “Algo Pasa Con Mary” (1998) y “Yo, Yo Mismo E Irene” (2000): ¿quién iba a reproducir mejor que ellos el humor físico y el amor por el gag visual del terceto? Pero los tráilers despistan; son tan extraños, comatosos y ariscos que o es una maravilla o es un despropósito. Apuesto por lo bueno. Hasta sus películas menos aplaudidas brillan en varios (en muchos) momentos.

“El legado de Bourne” de Tony Gilroy

Estreno: 17 de agosto

Otro hit del verano es “El Legado De Bourne”, cuarta entrega de una de las sagas de acción más sólidas de las últimas décadas. No es una continuación stricto sensu: la película retoma el entorno, el perfil de situaciones y a algunos personajes secundarios de la serie pero cambia de protagonista. Encarnado por Jeremy Renner, visto hace nada en “Misión Imposible: Protocolo Fantasma” (2011) y “Los Vengadores” (2012) y sobre el que hay un empeño un tanto excesivo de convertirlo en nuevo héroe de acción, el agente secreto Aaron Cross toma el relevo en la saga a Jason Bourne, a quien dio vida con maravillosa solemnidad Matt Damon. Dirige Tony Gilroy, guionista de las tres entregas anteriores y director de una película extraordinaria, el thriller judicial “Michael Clayton” (2007), y otra no tanto: “Duplicity” (2009), un híbrido con actitud pero algo destartalado de espionaje y romance. Releva a Paul Greengrass, director de las dos anteriores entregas ( “El Mito De Bourne” y “El Ultimátum De Bourne”) de la serie abierta con “El Caso Bourne” (Doug Liman, 2002), y el señor sabe lo que se hace. Por lo que se advierte en los tráilers, parece estar a la altura y haber respetado el concepto y la atmósfera de los capítulos anteriores.

De la acción a la no acción, a la no acción física, mejor dicho, aunque se trate de una película de samuráis. El mismo día se estrena en España la soberbia “Hara-Kiri” de Takashi Miike, algo así como el reverso introspectivo y tremendamente sentido de su no menos alucinante “13 Asesinos” (2010). Relato de la trágica historia de un samurai, esta historia de linajes familiares, férreos códigos de honor y pérdidas insalvables es de una belleza e intensidad emocional arrolladoras. Adaptación de la misma novela de Yasuhiko Takiguchi que inspiró el clásico homónimo de Masaki Kobayashi, la película de Miike es en 3D. Pero soy incapaz de descifrar el porqué.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar