Columnas

Celebrealities: Polvo de estrellas

Los buenos datos de audiencia de 'Alaska y Mario' y la longevidad del formato (ya ha entrado en su tercera temporada) nos animan a repasar casos precedentes en los que los famosos han vendido su día a día en televisión

El estreno de la tercera temporada de “Alaska y Mario” ha reactivado la fascinación y adicción a los reality shows protagonizados por estrellas de la música, el cine, la televisión o el entretenimiento. Sobre todo porque en la mayoría de casos estas estrellas han dejado de serlo y su vida resulta mucho más atractiva desde un punto de vista televisivo cuando se ésta se ve sometida al scanner público. A continuación repasamos diez celebrealities memorables, para lo bueno y para lo malo.

Hasta la llegada de “Alaska y Mario” a nuestras pantallas, en España no disponíamos de un celebreality como mandan los cánones. No dejaba de ser curioso que en un país tan obsesionado con la vida privada de los famosos y tan pendiente de los reality shows televisivos nunca se hubieran conjugado ambas circunstancias en un programa, sobre todo si tenemos en cuenta la larga tradición existente en Estados Unidos a la hora de mostrarnos todos los rincones personales y existenciales de las celebridades. Es interminable la lista de realities que se han emitido en nuestras cadenas, muchos de ellos con audiencias millonarias, y no creo que haga falta apuntar aquí el interés que despierta en la gente el papel couché y los cotilleos, de ahí la sorpresa ante la falta de un referente que se amoldara a los tiempos que corren. “Alaska y Mario” es un magnífico ejemplo de cómo se puede materializar este formato en nuestro país, quizás porque la pareja resulta ideal para llevarlo a cabo, quizás porque el programa está brillantemente ejecutado y planteado, seguramente por todo a la vez; en cualquier caso se ha convertido en uno de los momentos más agradecidos de la semana desde un punto de vista televisivo. El primero de su especie por estos lares, pero esperemos que no el último.

Mientras, para avivar la nostalgia catódica de tiempos pasados o, quién sabe, para descubrir títulos que quizás el lector desconocía, nos parecía buena idea rememorar diez celebrealities que han hecho historia en la pequeña pantalla, diez referentes sin los que probablemente no existiría “Alaska y Mario” y que han servido de clara fuente de inspiración. Han hecho historia para bien y para mal, claro que sí, pero la cultura popular de finales del siglo XX e inicios del XXI no sería lo mismo sin ellos. Quizás sería mejor, pero no igual. En la presente selección se han quedado fuera los realities con famosos, es decir, formatos como “Supervivientes”, “Splash!” o “The Surreal Life”, y los realities con famosos como anzuelo pero sin vísceras ni interioridades: desde los programas de citas –el mejor, “Flavor Of Love”, en el que Flavor Flav, de Public Enemy, buscaba novia– a los talent shows –conservamos buen recuerdo de “Making The Band”, con P- Diddy, de “The Money And The Power”, de 50 Cent, o incluso de aquel freak y decadente “Ru Paul Drag’s Race Season”. La lista aquí incluida solo alberga programas en los que las celebrities han abierto las puertas de su casa, de su vida y de sus conflictos domésticos, conyugales, familiares y personales. Voyeurismo kitsch: placeres culpables de la postmodernidad.

1. “The Osbournes” (2002-2005)

Parece difícil discutirle a “The Osbournes” su condición de líder supremo de este subgénero televisivo. No fue el primero, pero sí el que consiguió definir con más gracia, energía, ritmo y personalidad la idea de celebreality. Y es que el programa lo tenía absolutamente todo para convertirse en un hito: un protagonista incomparable –ese Ozzy destrozado por el ácido, semizombi, excéntrico y tierno–, una familia acorde con el personaje –al final tenías la sensación de que él era el que estaba más cuerdo– y unos hilos argumentales delirantes en los que se enseñaba prácticamente todo cuanto sucedía en esa casa de locos.

2. “Being Bobby Brown” (2005)

Uno de los momentos más sórdidos y fascinantes de la historia reciente de la televisión: el seguimiento de la vida diaria de Bobby Brown y Whitney Houston, con celebraciones, juicios, discusiones, días de compras, apariciones en medios de comunicación o situaciones domésticas como hilo argumental. El testimonio de un matrimonio en crisis pero también de dos estrellas de la música negra en el inicio de su tortuosa e hiriente decadencia. Tintes premonitorios en un reality que, si bien contenía momentos de sorprendente comicidad, parecía más un documental sobre la cara más amarga del éxito y la popularidad.

3. “Hogan Knows Best” (2005-2007)

Como todo luchador de wrestling que se precie, Hulk Hogan se ha ganado la vida fingiendo, mintiendo y teatralizando encima de la lona. De ahí que el reality “Hogan Knows Best”, que nos permitía adentrarnos en su vida familiar y, sobre todo, en las tensas relaciones paterno-filiales con su hija Brooke, despertara más interés del que se le podía suponer al personaje. Era indudable el morbo que podía despertar la rutina familiar de un tipo que había hecho de la impostura su modus vivendi. En la práctica, el programa parecía demasiado pendiente del guión y demasiado estático, pero dejó claro que la decadencia del personaje no solo se manifestaba en su trabajo sino también en su vida fuera del circo.

4. “The Simple Life” (2003-2007)

En la actualidad Paris Hilton parece una celebrity venida a menos, pero en 2003 era una de las personas más famosas del planeta. Y “The Simple Life” fue su confirmación. Aunque la idea del formato no era el de celebreality al uso –ella y a su íntima amiga Nicole Richie, hija de Lionel Richie, para más cachondeo, viajaban a un entorno agrícola y rural para desarrollar tareas diametralmente opuestas a su rutina de fiestas, reservados en clubs de moda, photocalls, viajes en primera clase y hoteles de cinco estrellas–, en realidad el programa se convirtió en una elocuente, delirante y muy divertida radiografía personal, neuronal y emocional de Paris.

5. “Newlyweds: Nick And Jessica” (2003-2005)

Este es un ejemplo de celebreality que nace con un objetivo pero acaba consiguiendo otro diametralmente opuesto del que perseguía su protagonista: “Newlyweds…”, que se centraba en las aventuras hogareñas y conyugales de los cantantes Nick Lachey y Jessica Simpson, pretendía ser una plataforma de promoción y posicionamiento de ambos, pero a medida que se sucedían los episodios y comprobábamos las pocas luces de la vocalista este acabó convertido en un producto kitsch y dantesco que dejaba al descubierto todas las carencias de la pareja. A nadie cogió por sorpresa que pocos meses después de la emisión del último episodio el matrimonio anunciara su separación.

6. “Ice Loves Coco” (2011- )

De “Cop Killer” a padre de familia entregado a los caprichos de su esposa y los dos perros de ésta. Si para algo sirven programas como “Ice Loves Coco” es para desmitificar por completo a personajes que han marcado nuestra infancia. Ice-T era algo parecido a Dios cuando publicó “O.G. Original Gangster”, un gangsta temible que imponía respeto. Hoy, en cambio, resulta desternillante y casi gratificante comprobar cómo aquel aguerrido rapper que hablaba de pollas, coños, trapicheos, Uzis y asesinos de policías es un empresario acomodado que se dedica a complacer las excentricidades de la neumática Nicole ‘Coco’ Austin.

7. “Keeping Up With The Kardashians” (2007- )

La quintaesencia del celebreality, la demostración de que es posible triunfar en televisión desde la nada más absoluta hasta límites inimaginables: ingresos multimillonarios, blanco diario de paparazzis, noviazgos con Kanye West y un largo etcétera. Antes de la emisión de “Keeping Up With The Kardashians” a Kim Kardashian se la conocía por su proximidad con Paris Hilton y, sobre todo, por los revolcones que en 2003 grabó su por entonces novio Ray J. Pocos meses después, y aprovechando el revuelo causado por la cinta, se estrenó este reality show en que se seguía de cerca las andanzas de ella, su madre y sus hermanas con una propuesta absurda a medio camino entre “Sexo En Nueva York” y “Mujeres Desesperadas”.

8. “Braxton Family Values” (2011- )

Definidas como la versión afroamericana de las Kardashian, las hermanas Braxton, con Toni a la cabeza, revalorizaron su popularidad con la primera temporada de “Braxton Family Values”, un show de perfil típico y previsible que combinaba los aspectos de tipo artístico con los asuntos familiares, casi siempre tratados desde un enfoque ligero y cómodo. Pero a medida que se fue desarrollando el reality este se fue convirtiendo en la crónica de una rivalidad –entre Toni y su hermana Tamra– cuyas consecuencias tienen incidencia directa en la familia y sus conflictos emocionales.

9. “Run’s House” (2005-2009)

A priori, la idea de seguir los pasos familiares de Rev Run, o lo que es lo mismo, Run, de Run D.M.C., no era tan seductora como seguir las peripecias de Bushwick Bill o DMX, pero tampoco pensábamos que el reality del que fue miembro de toda una leyenda del hip hop se parecería más a “Bill Cosby” o “Cosas de Casa” que al día a día de una antigua estrella del rap. Lecciones morales, problemas frívolos, imagen cuidada y protegida y vocación de documento positivista marcaban el contenido de un espacio que obtuvo suficiente éxito para mantenerse cuatro años en antena pero al que le sobraba azúcar, sermones y buenismo.

10. “Snooki & Jwoww” (2012- )

Rizar el rizo: un celebreality protagonizado por dos chicas que se convirtieron en celebrities gracias al éxito de otro reality, “Jersey Shore”. Spin off de aquél, práctica muy habitual en Estados Unidos, “Snooki & Jwoww” es una escatológica, inconsciente y muy thrash aproximación al nacimiento de Lorenzo, hijo de Snooki. Una sucesión inagotable de palabras malsonantes, pedos, comentarios soeces y situaciones dantescas dan lustre a la última manifestación del género tal y como lo conocemos: famosos sin pasado ni legado convertidos en iconos populares low cost dispuestos a vender a su propia madre a cambio de share y apariciones en perezhilton.com

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar