PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Carta abierta a la autora de "75 consejos para sobrevivir al colegio"

H

 

“Trasladar las complejidades del mundo adulto y con sentido del humor a los niños es un ejercicio muy bueno y que requiere de destreza. A Roald Dahl le salió bien. Presentar esas complejidades en forma de guía de autoayuda, sin embargo, ayuda poco”  

Rafa Martí

27 Julio 2016 14:53

Hola:

He leído algunos fragmentos de tu libro “75 consejos para sobrevivir al colegio”, que en los últimos días ha levantado bastante revuelo.

En tu libro, Sara, una niña, da una guía con varios consejos para que las niñas como ellas sobrevivan al colegio.

Sara dice cosas como esta:“Inconvenientes de tener novio: no puedes fijarte en otros chicos delante de él, porque se pone celoso. Aunque eso, alguna vez, es bueno… No puedes vestir mal por si acaso no le gustas… Sal con alguien, con quien sea. La gente popular siempre tiene novio… Siempre tiene que haber alguien con quien meterse, mejor que ese alguien no seas tú… ¿Acaso es culpa mía que ella sea fea y no tenga novio?”.

En este tuit compartían algunas de esas páginas:




Al libro lo han tildado de machista y de hacer apología del bullying. A mí esas etiquetas ya me dan un poco igual. Creo en la libertad de expresión y en tu derecho a ofender cualquier sensibilidad. Tú misma has defendido tu obra ante el linchamiento al que te ha sometido la policía de las redes sociales. A tu juicio es una novela de ficción que habla de las situaciones reales y cotidianas de un patio de colegio desde el humor, y cuya finalidad es ensalzar el valor de la amistad.

Esto es algo que puede sonar tramposo: una niña de 12 años no tiene por qué saber que un libro escrito punto a punto, con 75 consejos bien claros y definidos, se trata de una novela. Una niña de 12 años no tiene por qué saber que lo de no vestirse “mal” para no dejar de gustar a un hombre es un chiste malo. Tampoco tiene por qué entender que una historia que afirma promover la amistad vaya y diga que es una pena que le hagan bullying a tu mejor amiga, pero que mejor eso a que te lo hagan a ti…

Valoro tu intención de hablar del colegio como lo que es: el entorno más hostil en la vida de muchos niños, al que hay que sobrevivir. Y, precisamente, la manera de sobrevivir no es con el dibujo de un mundo de plastilina, donde reinan la igualdad, el respeto y la solidaridad. Claro que tampoco creo que la manera de sobrevivir sea diciéndoles a las niñas que se quieran poco a sí mismas, que se vean feas en el espejo todos los días, que sean superficiales o que sean dependientes de los hombres. O diciéndole a los niños que ellas tienen que ser como Sara, la protagonista de tu libro, les aconseja que sean.

Como eres psicóloga clínica, he llegado a preguntarme si toda esa legión potencial de adolescentes con problemas de autoestima terminará algún día en la puerta de tu consulta. Y me pregunto si les cobrarás 80 euros para decirles que se busquen un novio, el que sea.

Desde luego, no voy a pedir que retiren tu libro. Confío en que los padres ya sabrán cuál es la mejor decisión.

Trasladar las complejidades del mundo adulto con sentido del humor a los niños es un ejercicio muy bueno y que requiere de destreza. A Roald Dahl le salió bien. Presentar las complejidades de la realidad en forma de guía de autoayuda, reforzando estereotipos en cerebros plásticos, ayuda poco.

share