Columnas

Artista a seguir: Kisses

El dúo angelino formado por la pareja sentimental Jesse Kivel y Zinzi Edmundson factura un synth-pop cristalino con influencias del sonido balearic

Kisses empezaron a darse a conocer en 2010 con una música disco algo naíf pero lo suficientemente refrescante como para alegrar muchas tardes de verano. Tres años después vuelven con un álbum coproducido por Pete Wiggs de Saint Etienne en el que optan por un synth-pop más decidido y de halo nocturno.

Miembros: Jesse Kivel, Zinzi Edmundson

Origen: Los Ángeles

Sellos: This Is Music, Cascine

Web oficial: http://blowkisses.info/

Facebook: https://www.facebook.com/blowkisses

Twitter: https://twitter.com/blowkissess

Soundcloud: https://soundcloud.com/kisses

Kisses se inició primero como el proyecto paralelo del angelino Jesse Kivel, que por entonces era más conocido por liderar Princeton junto a su hermano gemelo, Matt. La música de esa banda parecía la respuesta de Costa Oeste de Vampire Weekend, pero con Kisses practica junto a su novia Zinzi Edmundson un disco de aromas 70 que a muchos recordaba a artistas como Jens Lekman, The Avalanches o Arthur Russell. Con su chica, aparte de sueños musicales también comparte una pasión por la escritura. Ella es bloguera de moda y él periodista de viajes. De ahí que el single con el que se dieron a conocer se titulase “Bermuda”, para capturar la sensación de libertad que resulta de escapar a destinaciones lejanas y el simultáneo sentimiento de aislamiento y distancia respecto a los seres queridos y la casa. Según cuenta Kivel, Kisses nació por su deseo de centrarse en hacer música de baile. “Estaba interesado en el sentimentalismo y la sinceridad, hacer algo que esperas que afecte sinceramente a la gente, sin que sea demasiado hortera. Y traté de hacer eso produciendo música inspirada en largas duraciones disco y mis grupos indie dance new wave suecos”.

Unas palabras que no parecen dichas por capricho si le das una escucha a su álbum de debut, “The Heart Of The Nightlife”, editado en 2010. Ya desde el título sabemos más o menos qué nos vamos a encontrar, canciones aparentemente sencillas, desenfadadas, con melodías brillantes, teclados bordeando el horterismo y una sensación veraniega muy agradable. La manera en la que canta Jesse Kivel sin duda recuerda a Jens Lekman o a un muy relajado Bernard Sumner y musicalmente están muy cerca de esa corriente balearic sueca que por aquel entonces tan fuerte estaba pegando. Hay un optimismo en sus letras, como si fueran propias de un inocente adolescente embriagado por su primer amor (no olvidemos que la banda se llama Kisses). En definitiva, se trataba de un disco muy refrescante y divertido ideal para echar unos bailes en tus terrazas preferidas.

Después de dos años de un silencio que algunos fans interpretaron como la disolución de la banda, el pasado febrero anunciaron un segundo disco, “Kids In L.A.”, editado apropiadamente por Cascine, que supondría algunos cambios respecto a su predecesor. Era la primera vez que grababan en un estudio en condiciones. Además, esta vez lo hacían con dos productores de recorrido, Pete Wiggs de Saint Etienne y Tim Laracombe. En la nota de prensa explicaron que mientras que “The Heart Of The Nightlife” llevaba a los oyentes en un viaje de tonos neón a través de Palm Springs en temporada alta, “Kids In L.A.” invierte esa idea temática, optando por explorar el vacío y el ligero embrujo del mundo de las vacaciones fuera de temporada. Las relucientes fiestas y las experiencias sociales fáciles del primer álbum dan paso a una tranquilidad inquietante y a vacuos silencios en sillas de playa abandonadas, piscinas cubiertas y papel de pared pelándose. En este sentido, el LP sigue teniendo un halo nocturno, pero se ha quitado de encima ese halo naíf que impregnaba el debut. Se trata, pues, de un disco de synth-pop mucho más decidido, con unas buenas guitarras y un mejor uso de los sintetizadores. Incluso se atreven en el último tema, “Adjust Glasses”, con un corte completamente pop y cantado por primera vez por Zinzi Edmundson, algo que algunos podrían interpretar como un cambio de aires para próximas entregas. El tiempo lo dirá.

Han dicho de ellos: “La manera en que canta Jesse Kivel ha propiciado comparaciones con Jens Lekman, pero la canción [“Bermuda”] también nos hace pensar en Bernard Sumner improvisando con Belle And Sebastian en el balearic melancólico de ‘Technique’, o cuando New Order se volvieron todo italo disco en ‘The Perfect Kiss’” (The Guardian)

Te gustará si te gusta: The Avalanches, Jens Lekman, New Order, Arthur Russell

Discografía seleccionada: “The Heart Of The Nightlife”, “Kids In L.A.”

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar