Columnas

9 maneras incómodas de alcanzar la felicidad

Amélie Nothomb publica en España 'La nostalgia feliz', un libro muy íntimo que termina por convertirse en una guía para la supervivencia humana

Imágenes de Lukasz Wierzbowski

Natsukashiies un término japonés que se utiliza para designar la nostalgia feliz. Esa que tan pocas veces experimentamos, y esa que tanto hace falta en la cultura occidental. Solemos asociar la nostalgia a cosas muy tristes. Para nosotros alguien nostálgico es una persona más bien deprimida, un soñador con tendencia a vivir anclado en el pasado. Natsukashii es otra cosa, es otra filosofía. ¿Por qué no iba a ser feliz recordar algo que quedó en el pasado? ¿A qué viene ese empeño nuestro por quejarnos de que las cosas bonitas quedaron atrás?

Amélie Nothomb es una profesional de estos sentimientos. Quizá la escritora de bestseller belga haya conseguido alcanzarlos gracias a su peculiar biografía. Hija de diplomáticos, creció viajando de país en país y estuvo siempre muy ligada a la cultura japonesa. Quienes hayan leído sus memorias o sus novelas lo saben muy bien. Metafísica de los tubos, Estupor y temblores o Ni de Adán ni de Eva son algunos de los títulos que desvelan esa relación. Hoy la editorial española Anagrama ha publicado su penúltimo título francés, titulado, precisamente La nostalgia feliz.

Puede que leer a Nothomb hoy resulte difícil. De un tiempo a esta parte sus libros han comenzado a ser cada vez más personales, y en ocasiones se hace imposible acceder a ellos sin haber leído el anterior. Su literatura se ha convertido en un dominó. Si uno cae, caen todos. Si lees uno, has de leer los demás. Nothomb es una verdadera adicción porque su literatura es profundamente sincera, ¿y qué engancha más a un lector que un relato personal y sincero? Esa pasión y esa intimidad es la que le ha llevado a escribir obras tan crudas, en donde consigue vencer sus miedos y, así, también acaba con los del lector.

Parece imposible, o como escribiría la propia Amélie: la felicidad parece hasta indecible. Sin embargo ella mira hacia arriba, atiende a la cima de la montaña más alta y trepa sin problema hacia ella: me estrello contra la pared de lo indecible. No sé si hay que rasparla para ganar una minúscula porción o si vale más  que empiece a cavar directamente un túnel. Nothomb rompe así todas las paredes, cava todos los túneles, sobrevive. Por esa razón, nosotros hemos seleccionado otros 8 libros suyos que, de una u otra manera, nos ayudaron a vencer el miedo, a salir del paso, a alcanzar la felicidad… incluso si esta está impregnada de nostalgia:

1. Estupor y temblores

La vida laboral es un asco, especialmente en una empresa en la que ser joven está tan mal visto como ser mujer. Nothomb encuentra varias maneras de dejarse llevar: la primera es mirar desde el cristal de una planta altísima el skyline de Tokio y soñar con tener alas. La segunda es marcharse, dejarlo todo. ¿Por qué estar deprimido en tu lugar de trabajo, si ahí fuera hay tantas cosas hermosas por hacer?

2. La metafísica de los tubos

Los traumas de infancia son aquellos que se quedan como señales en nuestra memoria. Son marcas, pecas, manchas, cicatrices, las tenemos ahí desde nuestro nacimiento. En este libro, Nothomb rescata su memoria de los tres años, la de una niña que se cree Dios y que ha de superar la timidez que la caracteriza para convertirse en la niña que todos quieren que sea.

3. El sabotaje amoroso

¿Puede una niña enamorarse de otra niña? Sí. ¿Y puede una niña odiar a otra niña? Por su puesto. ¿Y puede alguien tan pequeño, tan minúsculo, tan insignificante, descubrir lo que es el amor? Amélie Nothomb descubre lo que es la crueldad y lo que es que se te parta el corazón en mil pedazos. Luego los recoge, los limpia, vuelve a construirlos, ¿y acaso no es ya más fuerte?

4. Diccionario de nombres propios

Hay adolescentes que se enfrentan a la vida con una mirada distinta. Eso es lo que hace Plectrude, la protagonista de esta novela que a ratos recuerda a películas como Cisne negro. Plectrude es bailarina y se tortura y se castiga como todas esas chicas que tienen un sueño irreal. Sólo el amor de la familia logrará que se salve. Tenemos que darnos cuenta de que el apoyo de los demás es fundamental.

5. Ni de Adán ni de Eva

El miedo al compromiso es una de las cosas que invaden los corazones de los jóvenes enamorados. Eso es lo que le ocurre a la propia Amélie Nothomb en su segunda estancia en Japón, cuando mantiene una idílica relación con Rinri. Probablemente él sea el amor de su vida, y ella tomó la decisión de abandonarlo. ¿Cómo habría sido la vida si hubiera continuado con su amor de los veinte años? A veces hay que elegir entre la comodidad y la aventura. Ella eligió la aventura y, visto desde hoy, esa fue para ambos la decisión más cómoda.

7. Biografía del hambre

El hambre es algo que no conocemos realmente, es un impulso que en occidente nos llega como un despertador. Nothomb reflexiona sobre esto pues en su adolescencia sufrió anorexia y ella sabe mejor que nadie cómo ciertas convenciones sociales pueden destrozarnos en ciertas etapas de nuestra vida. Como Plectrude, ella también sobrevivió.

8. Antichrista

Esto va de ser estudiante y ser rara. Esto va de cuando no sabes quién eres pero sí sabes lo que quieres ser… aunque no te convenga. Esto va de cuando quieres morir y entonces tanteas el suicidio porque la adolescencia es ese momento tan determinante y extremo para la personalidad de uno. Para curar las heridas y las obsesiones malignas hace falta dedicación. Quizá este sea el libro más oscuro de Amélie, porque es muy real, y porque demuestra que la envidia y la desilusión son dos pequeñas enfermedades que hay que tratar con mucho cuidado si se quiere hacer que desaparezcan. Aquí desaparecen. Como en toda su literatura, la escritora nos alivia.

Natsukashii: el momento en que el recuerdo hermoso regresa a la memoria y la llena de dulzura

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar