Columnas

“Los Amantes Pasajeros”, el feliz viaje de Pedro Almodóvar a sus orígenes

La nueva película del director manchego rompe con la tendencia al drama de sus últimas obras y regresa a la comedia para crear un despropósito a propósito con más puntos a favor que en contra

Tras una serie de películas con un trasfondo agridulce, Pedro Almodóvar ha regresado a la comedia en “Los Amantes Pasajeros” en lo que es un amable y bien resuelto regreso a los orígenes de su cine. No es lo mismo que en los ochenta, pero hay cosas que vale la pena tener en cuenta.

Uno.

Dice John Waters que Pedro Almodóvar es el mejor director del mundo. Obviamente, un director puede ser fan de otro que se mueva en una tesitura distinta a la suya, que haga un tipo de cine muy diferente. Pero éste no es precisamente el caso. Ambos cineastas tienen personalidades únicas y abrumadoras, pero comparten muchas cosas. Tienen en común su manera decidida y garbosa de tumbar los tabúes, su celebración colorista de la cultura popular, su actitud provocadora, su extrañísima habilidad para encontrar la emoción en el delirio y, por encima de todo, su forma de entender el cine: hacer siempre lo que les da la gana. Precisamente por estas coincidencias, esa afirmación del director de “Pink Flamingos” (1972) lleva implícita una celebración de la absoluta libertad de las películas de Almodóvar, de su espontaneidad, de su fascinante insensatez. El autor de “Mujeres Al Borde De Un Ataque De Nervios” (1988) siempre ha hecho lo que le ha dado la gana y nunca ha ido sobre seguro. Es cierto que sus obras más radicales, atrevidas y ácidas están en la primera etapa de su filmografía. “Pepi, Luci, Bom Y Otras Chicas Del Montón” (1980), “Entre Tinieblas” (1983) o “¿Qué He Hecho Yo Para Merecer Esto?” (1984) sorprenden aún hoy por rematadamente punk, controvertidas (dicho como un cumplido) y transgresoras. Underground de pura cepa y avanzado a su tiempo… A varios tiempos, de hecho. Pero esa libertad y tendencia a saltar al vacío es la base de toda su filmografía. Sus películas se han estilizado paulatinamente, y algunas han cedido a una pausa y a una postura cerebral impensable en sus primeros trabajos. No hay que rascar demasiado la superficie depurada y, de alguna manera, solemne de películas como “Todo Sobre Mi Madre” (1999), “Los Abrazos Rotos” (2009) o “La Piel Que Habito” (2011) para detectar en ellas el atrevimiento y la fascinante enajenación del Almodóvar que abrió los 80 con una radial.

“Los Amantes Pasajeros” tiene la esencia del Almodóvar más atrevido, el que más me gusta, el que se mueve con garbo entre lo obsceno y lo divino.

Dos.

No sólo se trata de que las películas más accesibles y, por extensión, populares del autor guarden en las entrañas al Almodóvar más puro. Algunas de sus propuestas más aplaudidas y, en teoría, convencionales, son en realidad filmes extrañísimos que se mueven en una dimensión casi paralela sin dejar de interactuar puntualmente con el cine que les es contemporáneo. El caso más claro es “Hable Con Ella” (2002), uno de los melodramas más atrevidos, radicales y arriesgados (su ambigüedad es aterradora) de la década pasada. De alguna manera, las películas de la etapa más reciente de su filmografía, la que abrió “Todo Sobre Mi Madre” y ha acabado de consolidar a Almodóvar como uno de los cineastas internacionales más importantes y personales, tienen varios niveles de lectura. Y fondear hasta llegar al más profundo supone reencontrarse con el director de “Laberinto De Pasiones” (1982). En relación a todo esto, “Los Amantes Pasajeros” no es, para nada, una rara avis en la obra de Almodóvar. Si descoloca no es por insólita en la filmografía del director, sino porque llega en un momento en el que, salvo por algunos avisos como su corto “La Concejala Antropófaga” (2009) y los brotes más locos de “La Piel Que Habito”, el cineasta parecía haberse instalado en la elegancia (formal y emocional) y relegado la excentricidad, existente en todas sus películas, al fondo.

Tres.

“Los Amantes Pasajeros” es un paréntesis coherente. Paréntesis, porque rompe con el tono de las últimas películas de Almodóvar. Coherente, porque es un festival de constantes de su filmografía. No es una rareza aislada, sino un divertimento pasajero con el que el director de “Volver” (2006) desea claramente pararse a coger aire. Sobre las ocurrencias, a cuál más absurda y disparatada, de la tripulación y los pasajeros que viajan en primera de un avión rumbo a México, “Los Amantes Pasajeros” tiene mucho de ejercicio de nostalgia. Almodóvar se cobija, suponemos que para reponer fuerzas, en el modelo de comedia y en el tipo de personajes, situaciones y diálogos de sus películas más locas. Malentendidos en espiral, personajes a vueltas con la histeria y el desquiciamiento, bromas, acciones y comentarios chiflados a costa del sexo y las drogas se amontonan en “Los Amantes Pasajeros”, un despropósito a propósito. Como sucede con muchos otros intentos de revival, la película de Almodóvar es imperfecta por pensada, porque no responde a un impulso, porque su descaro y su espíritu provocador no son espontáneos como en las comedias más atrevidas de su autor. Y, esto es así, no tiene la extraordinaria mala leche de aquéllas (las ingenuas referencias a la coyuntura de “Los Amantes Pasajeros” están a años luz de las contundentes bofetadas del primer Almodóvar). Pero, aun en una versión algo artificial, “Los Amantes Pasajeros” tiene la esencia del Almodóvar más atrevido, el que más me gusta, el que se mueve con garbo entre lo obsceno y lo divino. Sólo un añadido: Almodóvar sale del avión para contar una extraordinaria historia de amor interpretada por Blanca Suárez. Puede leerse esa huida como no saber encerrar toda la película en un interior, pero personalmente creo que ahí hay una decisión clarísima de subrayar que “Los Amantes Pasajeros” no es una chifladura aislada. En esa historia conviven la locura irreal del avión con la locura (de amor) real del exterior, tema constante en la última etapa de la filmografía del director.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar