Columnas

Abrazos y zancadillas

Hip hop desde la barrera

–Para qué andarse con rodeos: el momento más kitsch y delirante de lo que llevamos de 2010 se lo debemos a los autores y protagonistas del remake de “We Are The World” que se grabó hace unas semanas con el objetivo de recaudar fondos para enviar ayuda humanitaria a Haití. El hecho de que sea una noble causa no lo deja libre de culpa ni le exime de ser juzgado con toda la severidad y dureza que requiere un invento de estas características. Cuando el videoclip de la canción –dirigido, además, por Paul Haggis, autor de la conservadora y emocionante “Crash”: cine de derechas del bueno–, salió a la luz, fuimos muchos los que así de primeras detectamos una gran ausencia: en el elenco de rappers que formaban parte del paripé, entre ellos Kanye West, Lil Wayne, LL Cool J, Snoop Dogg, Busta Rhymes o T-Pain (denominarle rapper es muy generoso, pero aceptamos cantante de autotune como animal de compañía), no se veía a Jay-Z. Raaaaarooooo, Raaaaarooooo, Raaaaarooooo. A priori, ese encuentro era un must para cualquier artista que presuma de estatus, ego, ambición y proyección popular. También para todo aquel con anhelos de inmortalidad y longevidad. En el mismo momento en que nos percatamos de su ausencia entendimos que el viejo Jigga, zorro astuto y hábil donde los haya, había decidido escaquearse de semejante infamia. A la francesa, con premeditación y alevosía. El crédito también es eso: saber elegir el momento adecuado para anteponer el prestigio a las ganas de figurar, para anteponer la credibilidad a cinco minutos de fama solidaria y de conciencia libre de culpa. El de Brooklyn ha sido elegante para justificar su decisión, escudándose en el argumento de que no la parecía buena idea hacer un remake de una canción como “We Are The World”, de la misma forma que no concebía un remake de “Thriller”. Excusa políticamente correcta y fuera, a otro tema y a salvar el cuello. En realidad, el autor de “The Blueprint”seguro que piensa para sus adentros que ese engendro es uno de los instantes musicales más penosos de los últimos años, una sobredosis de vergüenza ajena en la que la mayoría de rappers que disponen de protagonismo rapean con autotune, en la que se comparte micro con Zac Brown, los Jonas Brothers, Nicole Richie o Celine Dion y en la que Paul Haggis se permite el lujazo de insertar las imágenes y el audio de Michael Jackson de la versión original para firmar un estelar pegote emocional junto a Janet Jackson. Un desaguisado histórico, con grandes momentos para la posteridad del ridículo (ojo a Wyclef Jean poniendo acento haitiano, a Kanye West con una chaqueta napoleónica a lo Jacko, a Snoop haciendo ver que canta pasando un mal trago…), del que Jay-Z ha salido escopeteado sin mirar atrás. ¿Insolidario? Y un cuerno: más listo que el hambre.–De la fuga afrancesada de Jigga se ha hablado y mucho estos días, con opiniones para todos los gustos. Aquí tiene a un defensor acérrimo. La verdad es que todas las iniciativas solidarias con coartada artística albergan siempre un punto de ridículo y de vergüenza ajena que prefiero ahorrarme. O las cosas se hacen bien –el caso de la serie de recopilatorios de Red Hot, por ejemplo– o es mejor ceñirse a los códigos más tradicionales de la ayuda desinteresada. Decía que ese ha sido uno de los temas candentes estos días. Pero ha habido otras noticias y anécdotas que también han copado las charlas, tertulias y gossip con denominación de origen gueto. Las repaso a continuación, de manera tipográfica y a uña de caballo.1.-Decíamos el mes pasado, a raíz de un estudio bastante riguroso, que Atlanta era la ciudad más homo de Estados Unidos. Seguimos en esa línea de investigación, porque estas semanas el runrún gay apuntaba vertiginosamente hacia una imagen que, nunca mejor dicho, vale más que mil palabras: Usher en plan reinona queer. La foto no engaña a nadie, y ha convertido al cantante en el hazmerreír de la comunidad afroamericana. No hay para menos. Para más choteo, el artista optó por estrenar modelito drag en el All Star Game. Casi nada. Como si no tuviera otra cita para llevarlo a cabo, puro recochineo. Y claro, a esto debemos sumarle un factor importante: Usher es de Tennesse, que casualmente es estado limítrofe con Georgia, cuya capital es, tachán, Atlanta. Llorando, gracias.2.-Siempre he dicho que los negros son los humanos que más veces tropiezan con la misma piedra. Lo llevan dentro, en la sangre. ¿Cuántos casos conocemos de rappers, jugadores de baloncesto o fútbol americano o actores que han sido detenidos por posesión de armas o por tenencia ilegal de drogas en varias ocasiones? La lista es infinita. Mystikal es otro ejemplo de esta perseverancia en el error. Recién salido del trullo, donde se ha tirado seis años encerrado, el MC de Nueva Orleans vuelve a ser noticia por la misma razón por la que fue encarcelado. No es broma. En 2004 fue sentenciado a estos seis años de prisión por forzar a su peluquera a ingerir, contra su voluntad, parte de su rabo tieso y del de su guardaespaldas. El caso no tendría más miga si no fuera porque el muy idiota lo grabó en vídeo, dejando para la posteridad una cinta que se acabaría convirtiendo en prueba concluyente de su culpabilidad en el juicio. Media década después la noticia es que circula una nueva sex tape del amigo y que ésta ya obra en manos de una productora importante del mundo del porno. Aplausos, por favor.3.-Hasta hace poco el concepto de beef en el rap estaba muy claro: el de rapper-ataca-a-rapper-para-darse-publicidad, el de rapper-ataca-a-rapper-para-fomentar-una-guerra-entre-costas-entre-sellos-o-entre-colectivos o bien el de rapper-ataca-a-rapper-para-hacer-públicas-viejas-rencillas. Pero hay que adaptarse a los tiempos, y de ahí que Nas nos haya sorprendido a todos recientemente con un diss o dardo envenenado a su ex mujer, la cantante Kelis. Esta modalidad es nueva: parejas rotas que dirimen sus diferencias en público. El meollo del problema, además, no es emocional ni sentimental, tan solo económico. Al rapper le ha sentado como un tiro tener que aflojar un buen fajo de billetes al mes en concepto de pensión alimenticia para su hijo, supuestamente de 51 mil dólares mensuales. Rabioso, hundido, Nas no ha podido evitarlo y le ha lanzado el primer diss en una versión no publicada del primer single de su disco conjunto con Damian Marley, “Strong Will Continue”. El gran Nasir Jones no se corta un pelo y le dedica varias frases de la canción: “How in the hell am I supposed to stay comfy/ When I pay child support, alimony monthly…." o “So I've stuck with some married women so fine, cheating while their husband rushing on the 40-yard line/ Wonder if this is what my ex did the whole time….”. Poco importa que la dejara tirada cuando le empezó a crecer el bombo, que ya no le apeteciera seguir conviviendo con toda una mumma: si a Nas le tocas la cartera el de Queensbridge te salta a la yugular. Por cierto, todo hace pensar que la negativa de rappers famosos a pagar las pensiones alimenticias de hijos desperdigados es tendencia. A Nas se le suma Flavor Flav, acusado hace unos días de deber más de 60 mil dólares de pagos pendientes de tres de sus siete hijos. El viejo Flavor, fiel a su vis cómica, afirmó que desconocía la existencia de esa deuda. 4.-Acabamos el repaso a las noticias más delirantes del mes con un acontecimiento histórico: la primera pareja negra de la historia que ha competido en la prueba de patinaje sobre hielo de unos Juegos Olímpicos de Invierno. Se trata del dúo formado por el francés Yannick Bonheur y la canadiense nacionalizada francesa Vanessa James, que han protagonizado otro momento dorado de la historia del deporte negro participando en una competición históricamente ligada a los caucásicos y los asiáticos. Después de ver el atuendo Mad Max meets Freddie Mercury meets Maîtresse que se gastó Usher en el All-Star Game, aquí tenemos una nueva idea de estilismo para que el cantante acabe de salir del armario definitivamente. –Musicalmente la escena anda algo revolucionada estas semanas con la aparición vía mixtape de Cyhi Da Prynce; un lanzamiento por lo bajini que viene avalado por grandes popes de la escena y de muy diversa índole: de Greg Street, el mayor coleccionista de sneakers del mundo y uno de los DJs que sientan cátedra, a Kanye West, pasando por DJ Drama, Green Lantern o Funkmaster Flex, el arco de fans que le han salido a este rapper de Atlanta es de los que ayudan a crear más expectación de la que ya había desde que se anunció su fichaje por Def Jam. La salida a la luz de la mixtape The Prynce Of Jacks hace tan solo unos días ha confirmado todo lo que ya apuntaron los dos volúmenes de la serie “What Da Dec Been Missing”: aquí tenemos a uno delos mejores rappers de nuevo cuño de los últimos cinco años. Punto. Solo es necesario escuchar lo que hace en “Scudda” para darse cuenta de lo que tenemos entre manos, una canción en la que Prynce se pone en la piel de un tartamudo y rapea como tal para crear un portento lírico con flow entrecortado. Cuando surgió el vídeo del tema, en el que aparecen los propios Drama y Street, muchos realmente creyeron que el tipo es tenía problemas en el habla y la duda pululó por la red unos días, pero la gracia del invento es que no lo es. Uno de los highlights de 2010, la mejor carta de presentación callejera de lo que llevamos de temporada y quién sabe si el germen de una nueva corriente underground, ladel rap trapajoso. Espero que este ejemplo sirva para responder a la pregunta que algunos escépticos se están haciendo desde que se empezó a armar tanto revuelo: ¿hay para tanto? Hell yeah.No nos movemos del ámbito street, pues de momento el intríngulis del hip hop de este año hay que seguir buscándolo en las esquinas. A falta de grandes lanzamientos oficiales (hablaremos de algunos de ellos a continuación), hay que dejar que el olfato se empape de buena mierda con los nuevos movimientos fuera de la industria. Si decía que Cyhi Da Prynce ya es el nuevo gato de moda en la zona sureña, en la West Coast llevamos unos meses en los que solo se habla del californiano Nipsey Hussle. Ya ha sido fichado por Sony Music, que lanzará su debut a lo largo de este 2010, pero a modo de calentamiento estamos teniendo noticias suyas desde hace un año largo, desde la aparición del primero de los tres volúmenes de mixtapes que ha publicado, “Bullets Ain’t Got No Names”, y del primer single de un álbum que nunca llegó a salir a la venta, un “South Central State Of Mind” que se ha ido retrasando y retrasando hasta quedar en el limbo de los lanzamientos pendientes. Hussle es noticia estos días porque ha sigo elegido por la revista XXL para formar parte de su anual presentación de nuevas promesas y porque le podemos escuchar, esta vez de forma oficial, en el último álbum de Snoop Dogg, quien le invitó a participar en la canción “Upside Down”. Para los que todavía no hayan catado el discurso de Hussle, aquí tenemos algunas muestras para pensar que, en efecto, Nipsey oposita con convencimiento para erigirse en el relevo natural de Snoop.

Y como no hay dos sin tres, redondeamos este apartado dedicado a las nuevas promesas de las calles con un MC que ha armado algo de ruido en Nueva York. Si Cyhi Da Prynce representa al dirty dirty y Nipse Hussle a la W, no podíamos dejar de lado la Gran Manzana. Fred Da Godson es un rapper del Bronx que se mueve cómodo entre diversas aguas estilísticas, unas veces de clara tendencia boom bap y otras de ascendencia sureña. En esta mixtape de presentación, que incluye el bombazo “King Kong”, una roca que provocó conmoción entre la parroquia a finales del año pasado, Fred Da Godson cuenta con el apoyo de popes como Clark Kent, 9th Wonder o Sean C & LV, nombres poco sospechosos de apadrinar a mindundis. Por características físicas, flow y maneras, hay algún valiente que ya le compara con Notorious B.I.G. Palabras mayores, claro, pero hay que seguirle la pista con mucha atención.

–Finalizamos este repaso con una mezcla de discos oficiales y mixtapes de artistas ya consagrados que merecen la pena ser recomendadas. Empezamos por tres álbumes que ya se pueden encontrar en tiendas seleccionadas. La criba empieza con el notable disco que han cocinado al alimón el MC de Filadelfia Freeway y el productor de Seattle Jake One. Freeway, autor del indispensable “Philadelphia Freeway”, llevaba una racha creativa más que discutible, básicamente por una pésima elección de productores y por una pérdida de luz e inspiración global que parecían haberle condenado a un ostracismo inmerecido teniendo en cuenta su talento natural para esto de la rima. Todo indica que “Stimulus Package” llega para enmendar estos errores. La solución era muy fácil: contactar con un beatmaker fiable, con pegada y buena mano para darle empuje a rappers de calle, dejarse de monsergas y colegueo sin sentido e ir de cara a puerta. El resultado es magnífico, Freeway vuelve a sonar enérgico, motivado y bien acoplado a un beat, y eso se nota con una diferencia abismal en comparación a sus recientes grabaciones. Sin levantar mucho la voz ya se ha convertido en uno de mis discos favoritos de los últimos meses.

Otra novedad pequeña de la que es necesario hablar también viene firmada en pareja. Styles P y Green Lantern dan vida a “The Green Ghost Project”, un álbum en estudio mayoritariamente producido por Lantern que, además, contiene beats de Statik Selektah, The Alchemist, Scram Jones o el gran Buckwild. Aquí un servidor siente predilección total por Styles P, miembro de D Block y habitualmente infravalorado en beneficio de su colega y amigo Jadakiss. Pero cuando a P le das beats gordos, loops poderosos y ambientación street éste triplicasus enteros y se convierte en uno de los MCs más fascinantes del gangsta neoyorquino. Después de alguna mala experiencia discográfica, este es un retorno por la puerta grande.Por último, otro rapper por el que este humilde columnista siente pura fascinación. Canibus es uno de los pocos artistas que pese a tener una carrera llena de mierda líquida en su historial sigue despertándome el mismo interés y pasión encendida. No saca disco bueno desde hace seis o siete años, vive perdido en una clandestinidad miserable que le obliga a pagar beatsde baja calidad y solo le hacemos caso los cuatro gatos fieles y entregados a su causa que seguimos pasando por caja aun a sabiendas que estamos comprando basura. Es por ello que “Melatonin Magik” supone una alegría doble: el álbum es bueno. Por fin. Ya era hora que el MC más infravalorado que uno es capaz de recordar juntara una sólida colección de producciones y se dejara acompañar con cierto criterio. Cuando Canibus escupe en el micro muy pocos pueden pararle los pies; pero cuando lo hace con beats poderosos custodiándole las espaldas, entonces la maquinaria es un portento. “Melatonin Magik” es rap crudo en la mejor tradición posible. Facha no, lo siguiente. Ni una sola concesión comercial o melódica en todo el recorrido. Sonido opresivo y mala leche sin respiro. Y encima, con la trampa más desternillante y dantesca de la temporada: en “Air Strike”, un contundente diss a Eminem, el viejo Canibus ha añadido versos de D12, el grupo de Slim Shady y sus colegas, para hacer creer a la opinión pública que sus amigos le estaban lanzando un ataque directo. Por lo visto, Canibus pagó a D12 por unas rimas de batalla sin avisarles ni informarles de cuál sería su destino y utilidad. La genialidad llegaría en el estudio, pegando esos versos –que podrían encajar en cualquier canción con intenciones de beef, pues no aluden a nadie en concreto, son neutros y puro encargo a ciegas– entre estrofas del MC poniendo a Eminem a caer de un burro. Si Canibus no es Dios, que baje DJ Premier y lo vea.

–Y me despido por este mes, con tres rápidas recomendaciones más, estas en formato mixtape y accesibles a todo el que quiera música gratis y no sienta la llamada de la mala conciencia. Nada, tres consejos a salto de mata. En primer lugar, Avenging Eagles Mix, que no es otra cosa que una mixtape de calentamiento, de avance casi, del disco que publican a finales de marzo Method Man, Ghostface Killah y Raekwon, “Wu-Massacre”. En esta mixtape podemos encontrar algunos adelantos del álbum así como unas cuantas exclusivas idóneas para completistas del clan.Segundo: los creadores de “El séquito” tienen nueva serie en antena. En HBO, claro. Se llama How To Make It In America, y en Estados Unidos ya se han emitido algunos capítulos. Para celebrar el estreno la cadena encargó a Green Lantern, Broke Mogul y Kid Cudi, que participa en la producción en calidad de actor, una mixtape con algunas canciones que harán acto de presencia en la serie. Con buen gusto y criterio, la representación rap es una espléndida panorámica del momento, con invitados como Nipsey Hussle, Cyhi Da Prynce, Freddie Gibs o Aloe Blacc, entre otros.Y para amantes de lo indie, también circulan por aquí Phoenix, Yacht, Wave Machines o Dan Black. Último: Reks es uno de los MCs más consistentes del rap de Boston y uno de los mejores exponentes del neo boom bap. Sus discos son auténticas Piedras Pómez, y en breve podremos saborear una nueva entrega que promete más de lo mismo, mierda seria que no está para muchas historias. Para ir preparando al iPod nada mejor que In Between The Lines (The Mixtape), auspiciada y mezclada por Green Lantern y Statik Selektah. Como es de esperar, beats obesos de Selektah y DJ Premier, sus dos productores fetiche, y cameos de los sospechosos habituales, entre ellos Termanology, El Da Sensei, Insight o, mucho ojo, Ron Artest. Una vez más, os facilitamos todos los links de descarga de las mixtapes citadas para que no tengáis ni que mover un dedo. Bon appétit.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar