Columnas

Abrazos y zancadillas

Hip hop desde la barrera

Abrazos y zancadillas David Broc David Broc

–A falta de grandes lanzamientos que llenen este arranque de año, el universo del hip hop se ha esmerado a la hora de ofrecernos noticias extramusicales que han podido desviar la atención de una actualidad poco provechosa desde un punto de vista puramente artístico. Enero y agosto son los agujeros negros del calendario en este sentido, productividad más bien escasa y muy pocas ganas de lanzarse a la piscina en unas semanas de contención y reposo económico. Pero este microcosmos es tan fascinante y delirante que podemos decir, sin miedo a que nos miren raro, que no hace falta disponer de nueva música para mantener en activo, y a pleno rendimiento, el runrún mediático. Cuatro noticias sobresalen en el periplo informativo de estas últimas semanas. Éstas:1.-La primera, por supuesto, es que Pharrell Williams se ha dejado crecer de forma notoria un bigote irónico que ya querrían para sí muchos lectores fieles deVice. Conste que se trata de la variación mexicana del irónico, que consiste en un bigote más guarro, moreno e irregular, más explícito que el que ya lució hace un año y medio por primera vez. ¿Asunto frívolo? No tanto. Es muy significativo que el señor P luzca un mostacho de esa guisa precisamente ahora, cuando estamos asistiendo a la colisión definitiva entre el rap y el circuito indie, terreno en el que se ha proclamado con mayor ahínco el amor a esta tendencia capilar y estética que mediante el efecto retroactivo del rechazo y la post-ironía ya se ha asentado como una de las modas del siglo XXI. Con ese look el productor y cantante podría pasar como el bajista o cantante de un grupo new wave de Williamsbourgh, y su estética se acerca al aspecto cerdo y dejado de la mano de Dios que tanto gusta en la actualidady que causa furor en el planeta i ndie. Si en el campo de la moda se dice que el lila es el nuevo negro, en el del hip hop ¿hay que pensar ya que el look Vice es el nuevo metrosexual?

2.-El que vive en otro planeta es Jim Jones, ex amigo, socio y compañero de grupo de Cam’Ron. En la que es la noticia más desternillante de lo que llevamos de año, el rapper anunció en su Twitter que había utilizado el metro. El integrante de Diplomats decidió coger el metro por primera vez en mucho tiempo, y digo mucho tiempo a tenor de su reacción cuando bajó al subsuelo: gracias al pequeño vídeo que grabó dentro del vagón para dar fe de su aventura, uno no puede evitar llorar como un idiota cuando el artista, como si fuera un niño en el Zoo, se queda alucinado cuando comprueba que ahora, y desde hace ya un tiempo, se anuncia la próxima estación en los marcadores de los trenes urbanos. Y ojo a la euforia que muestra cuando se da cuenta de que todavía se pueden atravesar los vagones a pie. ¿Noticia prescindible? Alto. Sirva este ejemplo para demostrar con pelos y señales la desconexión absoluta de muchos rappers con el mundo real, la distancia cada vez más larga que ellos mismos toman con las calles, esas mismas calles de las que hablan y vacilan, sin respiro, en cada una de sus canciones. ¿Puede alguien alardear de sus trapicheos, de su vida como perro callejero y de su autenticidad y credibilidad si no ha pisado un vagón de metro en cinco o seis años? 3.-La revista XXL ha anunciado el que es el lanzamiento editorial de 2010. No es un libro, ni tan solo una nueva revista de rap o R&B. Se trata del nacimiento de Juicy, el equivalente negro y urban de In Touch, People o nuestra Cuore. Lo pedíamos a gritos y nos extrañaba que todavía nadie hubiera salido a la palestra con esta idea. Básicamente consiste en una revista de cotilleo enfocada única y exclusivamente a las celebridades afroamericanas. Si cada semana acudimos con puntualidad a nuestra cita con estas publicaciones, con todas las ganas del mundo de leer especiales sobre celulitis, juanetes, pezones díscolos, bragas juguetonas, caras de resaca y borrachera o estilistas tuercebotas de las actrices patrias y de los ídolos televisivos de la piel de toro, no hace falta expresar el regocijo y la erección con la que recibimos este anuncio. Como si lo viéramos: una foto de Rihanna enseñando celulitis acompañada de un bocadillo con alguna frase hiriente; una imagen de Kanye West vestido de leopardo con algún fotomontaje humillante. El primer número no saldrá hasta mayo, así que paciencia y buena reserva de uñas. Al margen del morbo evidente que suscita este libelo, el trasfondo es todavía más relevante: atendiendo a las numerosas webs de gossip negro que habitan por la web, faltaba una revista de estas características y entidad para acabar de asentar el modelo urban negro en el entorno mainstream blanco. ¿Para cuándo un “Sálvame” negro?

4.-Atlanta es la ciudad más gay de Estados Unidos. No lo digo yo, lo dice un estudio de la web advocate.com, que ha encumbrado a la capital de Georgia como la población que más aceite pierde de todo el país. Si tenemos en cuentaque el hogar de los Hawks es una de las diez ciudades con mayor índice de población afroamericana, y que se mueve en unas cifras de un 60% de habitantes negros, no es muy difícil hacer un cálculo a vista alzada y darse cuenta de que, por una regla de tres, más de uno, dos y diez rappers procedentes de la zona deben ser homosexuales. Las matemáticas no mienten, qué queréis que le haga. El rap, lo sabemos todos, es como el fútbol: no hay ni un solo gay, y si lo hay se queda encerrado en el armario de por vida. Tampoco lo digo yo lo del fútbol, sino la revista Zero, que hace unas semanas hablaba de todo ello en un artículo fascinante del que se hicieron eco numerosos medios. En el ámbito del hip hop existen varias referencias dedicadas a ello, la última es el libro “Hiding in Hip Hop: On The Down Low In The Entertainment Industry”, en el que se habla sin citar nombres de algunos artistas que, por miedo ypresiones de sus mánagers, discográficas o entorno, no se han atrevido a confesar sus tendencias sexuales. La polémica estalló con este libro cuando alguien filtró que el rapper del que se habla con mayor insistencia en sus páginas era Asher Roth, rumor que el propio afectado desmintió poco después, aunque bien es cierto que era uno de los nombres que aparecía en las quinielas de muchos. No deja de tener guasa que los únicos casos más o menos públicos en relación a este tema sean femeninos, como Da Brat o Queen Latifah, quizá porque una MC lesbiana puede tener más credibilidad en el entorno hip hop que un rapper gay. El caso es que si Atlanta es una ciudad manifiestamente homo, no cabe duda de que en la escena crunk y en el cómputo global del dirty south pulula más de uno y dos artistas con predilección por las almohadas. Ah, y Trey Songz, una de las estrellas del R&B del momento, de quien se ha dicho estos últimos días que le gusta la carne y el pescado a partes iguales y que frecuenta a un mozo bien fornido, no es de Atlanta, sino de Pittsburgh, por si alguien pregunta. ¿ Gay is the new black?–¿Pero esto no es una columna de música?, se preguntarán algunos. Lo es. También es una columna sobre cultura afroamericana y sobre la actualidad extramusical que mantiene relación directa con el entorno del hip hop. Resumiendo: es una columna que parte de la fascinación por todo lo que se cuece en el universo negroide. No homo. Y ahora turno para la música, claro. Porque a pesar de las semanas de abstinencia a la que nos ha sometido la industria, la verdad es que han seguido apareciendo discos, canciones y mixtapes que merece la pena abordar, recomendar o destripar según convenga. De mixtapes va la cosa, de momento. En primer lugar, una oficial, con buena calidad de sonido y publicada por un sello con cara, ojos y registro mercantil. Se trata de “Game Of Breath”, algo así como el debut para el público del MC de Boston Jaysaun. Compañero de fatigas de Edo G. y Slaine en el supergrupo Special Teamz, a este personaje le gusta el sonido gordo, estridente y poderoso. Apadrina, mezcla e incluso scratchea en casi todos los cortes el siempre ponderado DJ Revolution, gurú intachable del circuito underground que donde pone el oído y la aguja acostumbra a acertar de pleno. No por previsible y ortodoxo hay que dejarlo pasar, pues con la ayuda de Pete Rock, el propio Revolution y el revelador Explicit One en los beats Jaysaun sale del envite y la faena con uno de esos discos que da oxígeno, alas, fuerza y mucha vitalidad al neo boom bap. Más de lo mismo, pero con argumentos notables, lírica de guerrilla y una admirable catadura conceptual y artística. En otra esfera, pero sin movernos del terreno de la mixtape, Ludacris ha aprovechado el lanzamiento de su propio coñac para calentar motores con material nuevo, algún refrito y diversos freestyles de regalo. El brebaje en cuestión se llama Conjure, “The Hustler’s Spirit”, como bien anuncia el propio rapper en la intro, y probablemente se convertirá en un multiventas en las mejores licorerías del gueto, sobre todo en la zona de Atlanta (bromas, comentarios soeces o irónicos, dobles sentidos gays, por favor, aquí: _____). Confieso que me interesa más la bebida en sí que la selección de canciones aquí incluida, pero a diferencia del perfume de 50 Cent, cuya muestra todavía huele, será difícil hacerse con una botella de Conjure en la bodega de mi barrio. Preguntaré en el badulaque de la esquina, quién sabe. En cualquier caso, los fans de Ludacris y, en general, del dirty south más nítido y accesible tienen una cita indispensable, y gratis, claro, con esta “The Conjure Mixtape” que encontraréis con facilidad en vuestro buscador de Google.Más, más, más. Drake ha entregado el cuarto volumen de su serie “Heartbreak Drake”, un capítulo más destinado a preparar el terreno a su debut largo, uno de esos lanzamientos que generará tanta bilis como esperma, pero que a buen seguro no pasará desapercibido en la cosecha de 2010. La mixtape en cuestión sirve para conocer un par de canciones nuevas, o hasta hoy nunca editadas, y recuperar algunos clásicos polvorientos de su dilatadísima discografía no oficial. “My New Shit” y “Where” no descubren nada excepcional, aunque la primera, con un sonido al más puro estilo 9th Wonder, y la segunda, prima hermana de A Tribe Called Quest, invita a la esperanza y la confianza plena en su puesta de largo.Por su parte, el sello Duck Down ha repartido por la red una excelente mixtape de homenaje al disco conjunto que publicaron hace unos meses KRS-One y Buckshot, titulada “Survival Kit” y auspiciada por Mick Boogie, en la que primeras espadas del circuito underground versionan y revisitan clásicos de la discografía de Boogie Down Productions, Black Moon y de sus respectivas trayectorias en solitario. Por este tributo esplendoroso se asoman Torae, Skyzoo, Tanya Morgan, Ruste Juxx o los propios homenajeados, que aparecen en dos nuevas canciones, con beats de Havoc y 9th Wonder, que le dan un aire más singular y necesario a la mixtape. También tiene nuevo CD callejero Gucci Mane, concretamente una selección de remezclas de canciones suyas a cargo de gente como Memory Tapes, Flying Lotus o Diplo, padrino de este proyecto, y como es de esperar es una descarga obligada para cualquier amante de los latidos urbanos. Hablaremos largo y tendido de ella en breve en la sección de críticas, pues el concepto, la propuesta y el resultado merece un análisis en detalle y con tiempo por delante.Y acabamos este repaso a los mejores lanzamientos street de estos días con el penúltimo volumen de la serie BJ Mixtapes, la “Exclusive Tunes Vol. 19”. Cuando leáis estas líneas es probable que ya haya aparecido en la red la edición número 20, pues el objetivo de este proyecto es el de publicar una por semana. Elijo la número 19 por dos motivos: en primer lugar, porque puedes comprar dos canciones de la mixtape en iTunes, concretamente “Haiti Mon Amour” y “Redemption Song”. Ambas salen de la maratón televisiva para recaudar fondos para Haití que congregó a infinidad de artistas, entre ellos Jay-Z, U2 y Rihanna, los tres protagonistas del primer tema. La protuberante cantante también es la intérprete, en solitario, de la segunda canción. Descargas solidarias. En segundo término, porque incluye “Latitude”, con Drake, Kanye West y Lupe Fiasco, que samplea el piano emo de “Sigur 3”, del disco “()” de los islandeses Sigur Rós, y nos ofrece otra colisión espectacular entre rap y background indie. Es alucinante, no hay mucho más que añadir. No quiero ser excesivamente pesado con este tema, pero cada día tenemos más evidencias de esa unión, la evolución de ese modelo de fusión está destinada a consolidarse por completo este año. De propina os podéis calzar material exclusivo de Juelz Santana, Snoop Dogg, Lupe Fiasco, Common, Method Man y el primer single del álbum que han cocinado al alimón Nas y Damian Marley. Incluso os adjuntamos el link para darle a download sin tener que pensar. Es lo mínimo si habéis llegado hasta aquí. Cortesía obliga.–A la tercera va la vencida. Aquí acaba esta columna. No sin antes dejar caer tres recomendaciones más, de diversa índole y variado pelaje. La primera es el nuevo álbum del productor Statik Selektah. Si alguien ha ido siguiendo esta sección en meses anteriores sabrá de mi obsesión enfermiza por este productor de Boston afincado en Brooklyn. No hay para menos. Cada disco que saca es un bombazo. Un bombazo dentro de su microgénero, el neo boom bap, pero siempre con un elenco de invitados que quita el aliento (esta vez se dejan ver Fashawn, Evidence, Wale, Kool G Rap o Skyzoo y repiten Termanology, Styles P, Bun B o Talib Kweli) y con una selección de beats inapelable, firme candidata a acomodarse en el iPod durante meses. El contenido se explica por sí mismo: idóneo contrapunto a la sofisticación indie de las corrientes más post-modernas, tremendamente válidas y fascinantes, que conste, esta es la esencia más primaria, musculosa y contundente del género. Por lo pronto, el mejor disco de hip hop de enero. Y que dure. Segundo round: puedes encontrar en la red, y si no lo encuentras nosotros te lo volvemos a poner fácil ( dale aquí), el DVD “A Thing Of The Seasons”, de Drake. No hay obsesión sexual detrás de tanta insistencia en el rapper y cantante canadiense, sólo fascinación por una figura que sabe moverse como nadie entre distintas aguas estéticas y expresivas, y siempre con acierto y talento. Este DVD es un ejercicio de egocentrismo exaltado, un 24 horas con Drake que está destinado, fundamentalmente, a agitar la entrepierna de su público femenino y a incrementar la envidia de su targetmasculino. Adicto al gimnasio, follador nato, estrella emergente y aun así tipo con dos dedos de frente, inteligencia y sensibilidad, este sujeto va camino de llevárselo todo y a todas de calle. Tiempo al tiempo. Last but not least: “All Gone 2009” es la nueva edición de este almanaque de la cultura streetwear internacional. Es la Biblia en verso de las nuevas tendencias relacionadas con el arte, las zapatillas, la ropa o el diseño de carácter urbano. No solo es un libro impresionante desde un punto de vista de concepto y ejecución, con un refinadísimo diseño que desmorona los intentos de cualquier publicación española de supuesta ambición creativa, sino que además hace gala de un criterio a la hora de seleccionar los ítems más relevantes del mercado le otorga un carácter referencial, una indiscutible aureola de guía fundamental y concluyente. En estos momentos en que una parte de la comunidad rap muestra sus inquietudes en múltiples ámbitos más allá del musical y el crematístico, entre ellos los que abarca este libro, no está de más ampliar el círculo de influencias, referencias y puntos de unión colaterales para estar al día. Es una publicación exclusiva de la tienda parisina Colette y, si sois de los que os gusta invertir euros en libros de calidad, lo podéis encontrar aquí. Volvemos el mes que viene, con las pilas cargadas y con el All Star Game que se celebrará en Texas ya en nuestra memoria.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar