PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“EEUU no está preparado para Bernie Sanders”

H

 

Son jóvenes, tienen dinero y, sobre todo, no quieren a Donald Trump: así es parte de la generación que quiere a Bernie Sanders

Rafa Martí

09 Marzo 2016 10:41

*Imagen vía An0maly

Raphael Bejarano espera el ferry del East River en el embarcadero de Dumbo, debajo del puente de Brooklyn de Nueva York. Son alrededor de las 4 de la tarde y el sol está cubierto por las nubes de la tarde. El frío es casi insoportable para alguien de San Francisco, como él.

Está pasando unos días en la ciudad, visitando a unos familiares.

Nació en San Francisco, pero su madre no. Ella llegó a Estados Unidos desde la República Dominicana con una mochila a la espalda, literalmente. Raphael creció con su madre en una minúscula habitación de un barrio mayoritariamente habitado por inmigrantes latinos.

Raphael tiene 29 años, es Project Manager de una startup en San Francisco, tiene un salario superior a los 50.000 dólares anuales y votará Sanders en las elecciones de noviembre si gana las primarias

29 años después es Project Manager de una startup en San Francisco, tiene un salario superior a los 50.000 dólares anuales, un título universitario, viaja a menudo por el mundo y votará Bernie Sanders en las elecciones de noviembre si este gana las primarias del partido Demócrata.

Bejarano es el vivo reflejo del sueño americano. La imagen del hombre hecho a sí mismo. “En este país, quien no sale adelante es porque no quiere —dice—. Es el país de las oportunidades".

Sería alguien a quien Donald Trump usaría para presentar en un escenario para después gritar: “¡A este hombre, que se lo ha ganado todo él solo, ¿vamos quitarle su esfuerzo con más impuestos?!”. La multitud histérica respondería al unísono: “¡Nooo!”.

Pero Bejarano les interrumpiría y diría un simple “Sí” que dejaría en silencio a todo el auditorio.

En la comunidad latina los padres quieren que los chicos comiencen a trabajar de chiquitos para traer ingresos a casa. Si hubiera servicios públicos de calidad no habría esa necesidad constante de sobrevivir

“Quiero a Sanders porque creo que Estados Unidos necesita un cambio cultural. Como sociedad, y sobre todo los latinos, necesitamos dejar de pensar de manera individualista y a corto plazo, y mirar más allá. Mucha gente sigue en la pobreza porque es imposible acceder a la educación. Yo pude ir a la universidad pero la mayoría de gente de mi comunidad no va a la universidad. Los padres quieren que los chicos comiencen a trabajar de chiquitos para traer ingresos a casa. Si hubiera servicios públicos de calidad no habría esa necesidad constante de sobrevivir”, dice Bejarano.

En Estados Unidos, una familia de clase media tiene que endeudarse con varias decenas de miles de dólares para llevar a la universidad a sus hijos para que estos puedan tener un futuro digno. Tiene que tener trabajo en una compañía para tener un seguro médico en caso de que les pase algo. O pagar cuantiosas sumas para no depender de un empleo que les garantice la atención sanitaria. También tiene que comprarse un coche porque apenas hay transporte público...

Una familia de clase media en Estados Unidos tiene que pagar por absolutamente todo

En resumen, una familia de clase media en Estados Unidos tiene que pagar por absolutamente todo. Y, precisamente por eso, Sanders, “el socialista” que quiere subir los impuestos, da miedo.

“Este país no está preparado para Bernie Sanders —dice Bejarano—. Estamos aún muy lejos de eso. Cuando un político habla de tocar el bolsillo de la gente, la gente aquí se asusta. Pero no entienden que alguien como Bernie Sanders quiere usar ese dinero para garantizar la sanidad y los servicios públicos”.

"Yo no soy socialista, soy práctico"

A las 8 de la tarde, Matthew (nombre ficticio) y Luis han quedado para cenar en un restaurante indio del Midtown de Manhattan.

Matthew es un emprendedor que participa en un congreso en Nueva York sobre sanidad digital. Su compañía es una de las más punteras del país. No quiere dar más detalles para evitar que le vinculen políticamente. Él también vive en San Francisco.

Luis, de Philadelphia, ha vivido varios años en España y ahora trabaja en uno de los grandes bancos de Manhattan.

Tanto Matthew como Luis votarán a Sanders si gana las primarias. Tienen 27 y 28 años, respectivamente.

“Siendo honesto, a mí me interesa Sanders para los negocios. Estoy metido en el mundo de las apps médicas y que la sanidad se universalice supondrá un boom para mi compañía”, reconoce Matthew.

Un sistema público genera nuevas oportunidades y surgirán maneras innovadoras para hacer dinero —Matthew, emprendedor

“Al contrario de lo que pudiera parecer, una sanidad pública en EEUU traería muchos beneficios económicos. Con el sistema actual, las compañías privadas hacen dinero. Pero con un sistema público aparecerán maneras innovadoras para hacer dinero, porque un nuevo entorno genera nuevas oportunidades, además de lo más importante, que es que todo el mundo pudiera acceder a la salud”, continúa Matthew.

“A mí me interesa Sanders para que no gane Trump”, dice Luis. “Yo no soy socialista, soy práctico. Trabajo en un banco y me dedico a hacer que el dinero crezca, nada más. Pero tener a un Berlusconi dirigiendo cualquier país del mundo es un peligro. Sigo dudando entre Hillary o Sanders, pero creo que la gente joven es consciente de que Sanders es quien realmente puede parar a Trump y yo le votaría en caso de que ganara las primarias”.

No solo es el 1%

Al día siguiente, alrededor de las 5 de la tarde, Chen Lee sale de trabajar de uno de los edificios del Rockefeller Center. Lleva 9 meses en la ciudad. Tiene 31 años, es de Hawaii, de origen asiático y vive en Queens, lejos del centro de la ciudad.

“Sanders no ganará, pero ojalá no fuera así. Pero aquí un socialista lo tiene realmente difícil. ¿Tienes que pagar por todo y encima te viene un tipo a decirte que tienes que pagar aún más? Eso es lo que piensa mucha gente. Yo le votaría, pero no creo que sea posible aún”, dice Lee.

El aborto, el matrimonio gay... Son cosas que en Europa ni se discuten pero aquí todavía sí. Trump toma ventaja de esto

Para Lee, más allá del asunto económico, de más intervención o de más liberalismo, el verdadero problema al que se enfrenta Sanders está en el terreno de los derechos sociales (civiles, en EEUU):

“Es obvio que mucha gente no quiere el sistema que beneficia al 1%, pero aquí se tienen en cuenta más cosas: el aborto, el matrimonio gay... Son cosas que en Europa ni se discuten pero aquí todavía sí. Y gente que le votaría por su programa económico no lo hará por motivos religiosos o morales. En este sentido, Trump toma ventaja de esto”.

Unas calles más hacia el Este, anochece en Times Square. Entre la multitud, un predicador levanta una pancarta de fondo florescente con letras negras pintadas con rotulador: “JESUS IS THE ANSWER (Jesús es la respuesta)”. Se dirige a un hombre mayor que parece borracho, con ropa ancha, gorro, barba larga y aspecto descuidado que se ha detenido en la acera con mirada escéptica. El predicador le dice: “Jesús te ama, él perdona tus pecados y tus vicios”...

¿La prueba de que EEUU no está preparado para un mensaje como el de Sanders?

Bernie is the answer



share